Sánchez quiere nuevo Gobierno en diciembre para presentar un techo de gasto de los Presupuestos en enero

El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado que este fin de semana propondrá al resto de partidos políticos un plan para "vencer el bloqueo" político, consistente en que se comprometan con la formación de un nuevo Gobierno en el mes de diciembre. En una entrevista en Telecinco, Sánchez ha propuesto suspender las vacaciones parlamentarias para que los meses de diciembre y enero sean hábiles en las Cortes con el objetivo de que el nuevo Gobierno pueda presentar un techo de gasto "a principios de enero", como paso previo para contar con unos nuevos Presupuestos aprobados "cuanto antes".

“El próximo domingo voy a presentar fechas, contenidos, políticas, gobernabilidad para que los españoles no solamente sepan que con su voto van a desbloquear la situación política en España, sino que van a tener un gobierno que funcione”, ha asegurado y ha subrayado que España no puede continuar bloqueada y se ha comprometido a tender la mano a izquierda y derecha para que tenga un gobierno progresista, estable y coherente.

En relación a los pactos postelectorales, Sánchez ha vuelto a decir que un pacto con Ciudadanos es “ciencia ficción” porque el partido naranja “puso un veto al PSOE y se abrazó a la ultraderecha”. Sánchez lo que espera es obtener en las urnas “una mayoría más amplia que permita desbloquear este país” para poder tener un Gobierno “que no dependa de los independentistas para aprobar unos Presupuestos”.

“No pido más que lo que se ha hecho en Portugal”, ha dicho el secretario general del PSOE refiriéndose al Gobierno socialista de Antonio Costa que no tiene mayoría pero cuenta con apoyos externos. Sánchez se ha mostrado como la “única garantía de estabilidad” y ha rechazado la posibilidad de unas terceras elecciones. “No me cabría en la cabeza”, ha dicho, que el resto de fuerzas políticas volvieran a impedir que gobierne la opción mayoritaria y única con capacidad para hacerlo. Ha advertido además de que solo el PSOE cuenta con el equipo humano capaz de hacer frente a una posible recesión económica. “El resto de formaciones no tienen a nadie”, ha afirmado.

Preguntado sobre si mantendría el mismo Gobierno si volviera a ganar el 10-N , el presidente en funciones ha explicado que le guastaría que continuaran varios de sus ministros y ha citado en concreto a Calviño, Montero, Duque, Robles y Marlaska. Al no mencionar al resto ha admitido que se había “metido en un charco”, para añadir que está “muy contento con todos y todas”. También se ha referido a la situación económica, después de que el FMI avisara el martes de la desaceleración económica en el 90% de los países y ha asegurado que “los nubarrones vienen de fuera” para negar después la existencia de una crisis económica en ciernes en España.

Sobre Cataluña y ante la cercanía de la sentencia del ‘procés’, Sánchez ha confiado en que las fuerzas independentistas actúen de manera responsable, para advertir de que si se cometen “irregularidades o ilegalidades que quiebren el orden o pongan en entredicho la seguridad” actuará. Ha añadido que lo haría “con firmeza democrática para garantizar la convivencia y la seguridad, con proporcionalidad para no echar más gasolina al fuego, y con unidad, en el sentido de que le voy a pedir al resto de la oposición que, si me veo obligado, hagan lo que hicimos nosotros en la oposición, estar detrás del Gobierno”. “Se puede desarrollar el 155 con un Gobierno en funciones”.

Casado: que Sánchez patrocine el desbloqueo es ‘una broma de mal gusto’

El líder del PP no ha tardado en responder al presidente. Pablo Casado ha calificado este miércoles de “broma de mal gusto” que sea precisamente Sánchez quien ha anunciado la presentación de un plan para acabar con el bloqueo político cuando, según ha dicho, ha sido él quien “ha bloqueado España durante cuatro meses”. El líder popular, quien ha asistido en el Palau de la Generalitat al acto institucional por el Día de la Comunitat Valenciana, ha destacado que Sánchez podría haber pactado desde las elecciones del 28 de abril “con cuatro partidos políticos” para ser investido presidente, pero ha dejado al PP al margen de esas cuatro formaciones. Ha destacado en cambio que el secretario general del PSOE “podría haber llegado a un acuerdo de legislatura con Ciudadanos” sumando así 180 diputados, mayoría absoluta, o podría haber llegado a un pacto como el de la Comunitat Valenciana, donde el PSOE gobierna con Compromís, con Podem y con Esquerra Unida.

Casado ha indicado que esta última coalición ha sido “bendecida” por Sánchez, dado que en el acto institucional de hoy había “un ministro del Reino de España”, en alusión a José Luis Ábalos, y ha aseverado que el dirigente socialista “no quiso” pactar porque “quería elecciones para gobernar solo”. “Por tanto, yo creo que Pedro Sánchez es sinónimo de bloqueo y la única alternativa para que a partir del 10 de noviembre se forme un Gobierno en España es el Partido Popular”, ha manifestado. Es más, ha destacado que el PP sí que ha podido llegar a acuerdos en Madrid, en Murcia, en Castilla y León, en Andalucía y en “muchísimos ayuntamientos y diputaciones, pero Pedro Sánchez no fue capaz de hacerlo”, y ha augurado que en las elecciones de noviembre, “tal y como pintan las encuestas, lo tendrá aún más difícil”. “El desbloqueo pasa por el Partido Popular, la alternativa en España para un buen gobierno es el Partido Popular”, ha insistido.

La supuesta compra de votos en Andalucía: ‘No se veía desde Romanones’

Por cierto que Casado no ha resistido la tentación de utilizar una información que aparece este miércoles en ABC para seguir arremetiendo contra el PSOE. El diario cuenta que se han encontrado decenas de manuscritos en el pueblo sevillano de Huévar de Aljarafe atribuidos al que era primer teniente de alcalde socialista hasta las pasadas elecciones, que probarían una compra de votos a cambio de trabajo en el Ayuntamiento. Es lo que se ha bautizado como “Operación 1.000”, por la que responsables socialistas se habrían dedicado a “comprar 1.000 votos en un Ayuntamiento de 3.000 habitantes para conseguir ganar las elecciones”.

Casado ha dado por bueno todo lo publicado y ha pedido explicaciones a Sánchez, además de considerar que se trata de “algo terrible que no se veía en España desde la época de Romanones”. “Esto es lo que ya sospechaba toda España: que en la Junta de Andalucía, con los gobiernos de Chaves, Griñán y Susana Díaz, dos de ellos en el banquillo acusados por corrupción, había una red clientelar que compraba con dinero público los votos de sus vecinos”, ha asegurado. Ha añadido que esto se une a la Comisión de la Faffe, donde Susana Díaz tendrá que explicar “por qué los cursos de formación para parados también se utilizaron para comprar voluntades políticas”, y al “escándalo de los ERE”, que ya está siendo juzgado con dos expresidentes acusados. Y ha defendido que el nuevo presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), en apenas diez meses ha puesto en marcha una comisión de investigación parlamentaria y una agencia “para acabar con esa red de 5.000 millones de euros defraudados”, que ya afecta a cinco centenares de implicados de partidos políticos de izquierdas y fuerzas sindicales.

RELACIONADO