Moreno no dimitirá “bajo ninguna circunstancia” a pesar de las protestas

Correa aprovecha la crisis del país para pedir al presidente elecciones, en las que se presentaría como candidato

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha recalcado que no dimitirá “bajo ninguna circunstancia” a pesar de las fuertes protestas registradas en el país y ha asegurado que el Gobierno esperaba “parte de lo que ha visto” en las calles, pero no “actos delictivos contra el Estado de Derecho y la democracia”.

En una entrevista a la cadena Telamazonas, el dirigente ecuatoriano ha estimado que ya hay cerca de 700 detenidos “relacionados con actos delincuenciales” en todo el país. Moreno, que ha visitado la noche de este martes el puente de la Unidad Nacional, en Guayaquil, donde hay desplegado un amplio dispositivo de seguridad, ha insistido en que “los principios no se claudican”.

“Lo que ha pasado durante estos años es que la gente más pudiente y los delincuentes se han beneficiado del subsidio de los combustibles”, ha alertado en relación con el ‘paquetazo’, una serie de medidas de ajuste exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Estas decisiones siempre fueron pensadas en beneficio de los más pobres. Hemos realizado un gran plan para el agro, que contempla un fideicomiso, bonos, herbicidas, maquinaria, centros médicos y escuelas rurales mejoradas“, ha explicado.

Sobre su posible dimisión ante los disturbios registrados desde que anunció las medidas el pasado 1 de octubre, Moreno ha afirmado que “bajo ninguna circunstancia he pensado en renunciar”. “Me iré si los ecuatorianos lo deciden, pero no por los que quieren volver. Estoy tomando las medidas más adecuadas y decisiones correctas”, ha manifestado.

En este sentido, ha aprovechado la ocasión para criticar a los correístas, y ha insistido en que su traslado a Guayaquil tiene como principal motivo poder ejercer sus funciones con mayor facilidad. “No voy a dejar de ir a Quito”, ha dicho sobre la capital, donde se encuentra la Asamblea Nacional en la que han irrumpido los manifestantes indígenas.

“Recorrí las calles de Guayaquil y verdaderamente hay bastante tranquilidad. Las acciones adoptadas han logrado calmar la situación, los mismos ciudadanos de Durán han puesto en orden su cantón”, ha sostenido.

Sobre una posible solución a la crisis, el mandatario ha destacado que agradece “la participación de todos aquellos que practican la mediación” y ha expresado que “sin duda alguna, es difícil poner de acuerdo a todas las organizaciones”.

Para concluir, Moreno ha lanzado un mensaje de “paz, de mano extendida para que la recojan los hermanos indígenas” y ha apuntado que las autoridades no conversarán con los “deshonestos, con los que se robaron la plata”. “Con ellos no”, añade.

Correa pide elecciones y dice que se presentaría

Por otro lado, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa rechazó este miércoles las acusaciones de golpismo por las protestas en su país y pidió a Moreno convocar elecciones en las que afirmó que se presentaría como candidato “si fuera necesario”.

“Si hay elecciones me presentaría si fuera necesario. Me inhabilitaron para ser presidente, pero de vicepresidente para abajo” podría ocupar un cargo, dijo Correa en una rueda de prensa convocada en el Parlamento Europeo.

Correa consideró no obstante que las actuales autoridades en Ecuador “se inventarán cualquier cosa para no dejarme participar”.

El exmandatario, que reside en Bélgica, recordó que durante el Gobierno de Moreno le han abierto “sin pruebas” más causas judiciales que “a Al Capone, Pinochet y el ‘Chapo’ Guzmán juntos“, y que si regresa a su país será encarcelado.

Que me metan preso, pero que me dejen inscribirme. No, me van a meter preso primero y no me van a dejar inscribirme”, lamentó.

Sobre una posible participación electoral, dijo no estar “seguro de que ganaría”, aunque consideró que tiene “confianza en el pueblo ecuatoriano”.

Correa rechazó las acusaciones de que está detrás de las marchas indígenas y las protestas en contra de las medidas económicas adoptadas por el Gobierno, entre ellas la eliminación del subsidio a los combustibles. En cambio, pidió “que la gente siga defendiendo sus derechos con firmeza, pero en paz. Porque buscan cualquier excusa para la represión”.

En ese sentido, denunció que hay “represión brutal” en Ecuador que ya ha causado “muertos”. “Y por qué no (van a salir los manifestantes a la calle hoy). Tienen que cuidarse, pero tampoco se van a dejar amedrentar” por el temor a la represión, indicó.

Afirmó que “el relato” de Moreno es que “Correa y los correístas están generando violencia, buscan desestabilizar al Gobierno”, un extremo que negó, al igual que él esté instigando las movilizaciones junto al Gobierno venezolano.

“Tengo el don de la ubicuidad, estoy aquí en el Parlamento y a la vez en Venezuela”, ironizó, y agregó que “nadie está desestabilizando a Lenín Moreno que no sea el mismo”, dijo sobre el mandatario, al que acusó de “robar la Constitución”.

Correa aseguró que, “por el contrario, estamos dando salida” a la crisis, ya que la Carta Magna de 2008 establece medidas como el adelanto electoral en caso de graves disturbios.

Por lo que respecta a la mediación que ha ofrecido la ONU y la Iglesia católica en la crisis, dijo “desconfiar” de los interlocutores concretos que estarían implicados.