Moreno impone el toque de queda ante el aumento de la tensión en Ecuador

Los manifestantes tomaron el control de la Asamblea Nacional durante una hora y este miércoles está prevista una gran protesta en Quito

Miles de manifestantes ecuatorianos ocuparon este martes, por espacio de una hora, la sede de la Asamblea Nacional en Quito y exigieron la salida del poder del presidente Lenín Moreno, en el marco de una escalada de protestas contra unos ajustes económicos del Gobierno y el acuerdo crediticio con el FMI. La tensión está lejos de decrecer y para este miércoles está convocada una huelga nacional en Quito en la que se esperan a más de 20.000 personas marchando contra Moreno, que este martes decretó el toque de queda que restringe la libertad de tránsito y movimiento a partir de las 20.00 horas “en áreas aledañas a edificaciones e instalaciones estratégicas tales como edificios donde funcionan las sedes de las funciones del Estado“. También se enmarcan en esta disposición otros lugares que establezca el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas en tanto dure el estado de excepción, que quedó limitado a un plazo de 30 días desde su emisión el pasado jueves, según dictaminó el martes la Corte Constitucional.

Al grito de “¡Fuera Moreno, fuera!”, los manifestantes protagonizaron duros enfrentamientos con policías y militares que guardaban el recinto ante la inminente llegada de la protesta. Los manifestantes exigen la derogación de un decreto ejecutivo emitido por el presidente Moreno hace una semana, con el que eliminó los subsidios (ayudas estatales) que desde hace décadas permitían abaratar el coste de los combustibles.

Los manifestantes, encabezados por la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), rompieron los distintos cercos de seguridad y llegaron hasta los exteriores del edificio legislativo, primero, para luego alcanzar su interior.

El hecho se produjo en medio de un intenso forcejeo, en el que las fuerzas del orden utilizaron abundante gas lacrimógeno para intentar dispersar la protesta que, según varios dirigentes, podría dirigir su acción al Palacio de Gobierno. La sede del Legislativo, situado en el centro-norte de la ciudad, se encontraba protegido por varias vallas metálicas de seguridad que impedían el paso hacia el edificio.

Los manifestantes, a fuerza de pedradas y protegidos contra las descargas de los gases lacrimógenos, pudieron retirar las vallas de seguridad y llegar hasta la puerta que da paso al interior de la sede parlamentaria y penetrar hasta el pleno.

La policía logró finalmente desalojarlos del interior hasta el frontispicio del edificio, donde cientos de personas flamearon banderas tricolores (amarillo, azul y rojo) del país y las multicolores que identifican al Movimiento Indígena en señal de victoria y dieron paso a que un grupo de dirigentes dirigiera un pronunciamiento.

Al final, los manifestantes abandonaron el lugar y se dirigieron a engrosar otras marchas de protesta por las calles céntricas de Quito para intentar llegar al Palacio de Gobierno, en el casco histórico de la ciudad, también fuertemente custodiado por policías y militares.

También se registraron duros enfrentamientos en la céntrica Plaza del Teatro, a pocas cuadras del Palacio de Gobierno, protegida con vallas metálicas hasta unas cuatro cuadras a la redonda.

Algunos dirigentes políticos han advertido de la posibilidad de que haya un intento de ocupación de la sede del Gobierno, anuncio que no ha sido confirmado oficialmente por la Conaie, aunque en la mañana todos los edificios públicos de la zona comercial de Quito fueron evacuados ante el temor de que los indígenas trataran de tomar posesión de esos recintos.

Y en medio del ambiente de caos, la Fiscalía anunció que ha registrado las instalaciones de la emisora Radio Pichincha Universal, “para recabar información sobre el presunto delito de incitación a la discordia entre ciudadanos”. Esa emisora ha efectuado una transmisión continua de los acontecimientos desde que empezaron las manifestaciones el jueves pasado y muchos la identifican como una radio “correísta”, por defender la posición del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

Justamente, el presidente Moreno, acérrimo rival de Correa, ha culpado a su antecesor de estar detrás de lo que denominó “intento de golpe de Estado” en su contra y de supuestamente manipular la protesta indígena.

Moreno, ante la impresionante llegada de indígenas a la capital, incluso trasladó al Ejecutivo a la ciudad costera de Guayaquil, considerada como bastión de grupos de derechas, pero que igual ha sido escenario de manifestaciones populares.

De su lado, la Conaie ha aclarado, a través de sus dirigentes, que no están con Correa, pero que exigen a Moreno la derogación del decreto que eleva el precio de las gasolinas.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la central obrera más importante de Ecuador, ha convocado para este miércoles a una huelga nacional, que se concentrará con una masiva concentración en Quito, junto a la Conaie.

Dirigentes sindicales también han pedido el archivo de unas reformas laborales y tributarias que son exigidas por el FMI en el marco del acuerdo crediticio suscrito en marzo pasado por 4.200 millones de dólares, en lo que consideran un “paquetazo” contra el pueblo.

RELACIONADO