Escrache independentista en un centro médico de Barcelona por no atender en catalán

El grupo de independentistas, liderados por el activista y empresario Santiago Espot, denunciaban que una mujer y su hija fueron "humilladas" por una médico que no hablaba catalán

Nueva ofensiva del independentismo catalán contra el uso del castellano en las instituciones públicas de Cataluña. Un grupo de activistas radicales organizó el pasado 18 de septiembre un escrache en un centro de salud en el barrio de Les Corts, en Barcelona, para exigir el cese de una doctora que atendió en castellano a una madre y su hija con discapacidad psíquica, según han informado este miércoles varios medios digitales.

Según han denunciado los participantes en la protesta, las dos pacientes fueron “humilladas” por una médico interina en Urgencias que se negó a atenderlas en castellano. La madre ha asegurado que tuvo que estar toda la consulta traduciendo en castellano porque su hija discapacitada de 26 años solo comprende el catalán.

Estos hechos han vuelto a alimentar el odio al castellano del independentismo más recalcitrante. Por ello, el empresario y líder de Catalunya Acció Santiago Espot, decidió organizar un “escrache lingüístico” en el centro de Salud para exigir a su director que despidan a la doctora. Como se puede ver en un vídeo que ha difundido el propio Espot, los radicales separatistas increpan al director, el doctor Bonavent, y le reprochan que permita a médicos venir de fuera “con el fin de colonizarlos“.

En declaraciones al diario ABC, Espot considera que “alguien tiene que pagar porque se han vulnerado los derechos de una menor y se han dado explicaciones falsas”, por lo que incluso ha exigido el cese del director del centro médico o de la consejera catalana de Salud, Alba Vergès (ERC).

La Plataforma Per La Llengua, ONG que busca garantizar la presencia del catalán en todos los ámbitos, se ha hecho eco del incidente en el centro médico de Les Corts y ha advertido de un aumento de los casos “discriminación lingüística a pacientes en centros de salud catalanes”. Incluso han pedido a la consejera Vergès que implante cursos obligatorios de catalán para todos los profesionales sanitarios.

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), Jaume Padrós, ha denunciado que este tipo de escraches son “inadmisibles”. “Ni juicios paralelos ni somatenes. Si hay alquna queja, solo la paciente o su tutor, llegado el caso, son las personas válidas para vehicularlas mediante un método garantista”, ha escrito en su cuenta de Twitter.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha expresado también su indignación en Twitter y ha tachado los hechos de “totalitarismo puro”. 

El diputado de Ciudadanos en Las Cortes Valencianas, Toni Cantó, también ha ido en la misma líneas que Rivera y ha acusado al nacionalismo catalán de “totalitarismo persecutorio”. Palabras que Espot ha criticado a su vez advirtiendo de que ante doctoras “colonizadoras” volverán a repetir este tipo de protestas.