El Gobierno podría aprobar el viernes la exhumación de Franco que el prior del Valle se niega a autorizar

La sala del Tribunal Supremo que ha avalado la decisión del Gobierno de exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos ha contestado este miércoles a la familia Franco, que le había solicitado que aclarara un aspecto concreto de su resolución, que no procede explicar nada porque "la sentencia es clara". Esto allana el camino al Gobierno que podría aprobar la exhumación el próximo viernes. Sin embargo, el prior de la basílica del Valle de los Caídos no está dispuesto a acatar la Ley, ni las resoluciones judiciales, ni los acuerdos del Ejecutivo.

Si el Consejo de Ministros aprueba el viernes la exhumación, está se llevaría a cabo de forma inminente. Teniendo en cuenta que ese día empieza a correr el reloj para que se publique la sentencia del ‘procés’ -se espera conocerla entre el 11 y el 15 de octubre, antes de que el 16 se cumpla el plazo máximo de prisión preventiva de los Jordis- tendrá que tener sumo cuidado para evitar la coincidencia de los dos acontecimientos. Si organizaciones de ultraderecha tratan de hacerse oír durante el traslado de los restos del dictador y si el independentismo sale a la calle, sea cual sea la condena a sus exlíderes, pueden confluir movilizaciones con mensajes y objetivos claramente enfrentados.

Este miércoles, preguntado en Telecinco por la fecha de la exhumación, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha querido adelantar nada alegando que el Tribunal Supremo aún debía informar a la familia del dictador de algunas de las aclaraciones que había solicitado. Pues bien, el alto tribunal ya se ha pronunciado y ha dejado claro que la denegación del prior a permitir la exhumación se da por decaída puesto que estaba condicionada a lo que resolviera la Sala, que el pasado 30 de septiembre publicó una extensa sentencia en la que se resolvían todas las cuestiones relativas a la exhumación. “La aclaración que solicitan los recurrentes no es necesaria”, dice el Tribunal Supremo en su auto.

El auto del Supremo aprovecha para desautorizar las pretensiones del juez Yusti Basterreche de frenar la exhumación apelando a un supuesto riesgo para la seguridad por el levantamiento de la lápida que cubre los restos del dictador. “Como sin duda conoce la parte recurrente, a ningún otro órgano judicial distinto de esta Sala corresponde conocer de las actuaciones del Consejo de Ministros (artículos 12.1. a de la Ley de la Jurisdicción y 58 de la Ley Orgánica del Poder Judicial ni de la ejecución de esta sentencia (artículo 103.1 de la Ley de la Jurisdicción).

Pese a todos los argumentos desgranados por el Supremo, el prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, sigue sin dar su brazo a torcer y situándose al margen del Estado de Derecho. El prior, antiguo militante de Falange, ha enviado una carta a la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, en la que advierte al Gobierno de que no permitirá el acceso a la basílica para la exhumación del dictador Francisco Franco hasta que el Tribunal Supremo responda a sus alegaciones cosa que, según afirma, no ha sucedido todavía. Cantera afirma que la “Abadía no autoriza el acceso a la Basílica con la finalidad de acceder a una ‘res sacra'”. A su juicio, sería una “vulneración de la libertad religiosa” pretender “actuar en un lugar sagrado” sin contar con la “preceptiva autorización eclesiástica”.

El prior considera que la “última palabra” corresponde al Tribunal Constitucional y después al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. “El sometimiento a lo que los tribunales decidan no significa, en modo alguno, renuncia a los recursos que el ordenamiento nos ofrece ante una violación de derechos fundamentales”, apunta y advierte de que se sigue negando a facilitar la exhumación, ya que “no existe consentimiento de la familia y se mantienen los principios religiosos y morales”.

Además, subraya que a lo largo de este procedimiento se han visto “agravadas las razones” de su negativa. “Si autorizáramos ahora la exhumación no solo dejaríamos sin finalidad legítima los recursos de amparo que sin duda se producirán sino que careceríamos de justificación para oponernos -como nos opondremos- a la exhumación -anunciada en los escritos del Estado- de los 20 monjes benedictinos que yacen en el cementerio de la Abadía”, añade.

A su juicio, el Supremo no ha juzgado la “infracción” que cometió el Real Decreto-Ley del Gobierno que ordenaba la exhumación sobre la libertad religiosa e intimidad de la Abadía y los familiares de los 20 monjes benedictinos. “Carecen de relevancia, significación política o ideológica y, sin embargo, van a sufrir su exhumación y traslado de forma desproporcionada y arbitraria”, añade. Desde la Abadía lamentan la “virulencia” con la que se ha planteado un problema que se podría haber resuelto con “diálogo, comprensión y prudencia” por parte de los afectados. “Reciba mi consideración personal más distinguida”, finaliza la carta de Cantera.

El monje benedictino se está mostrando muy activo en los últimos días ante la inminencia de la exhumación. De hecho, ha enviado otro escrito a la Sección Cuarta de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Supremo en la que denuncia una supuesta vulneración de derechos constitucionales y asegura que la “urgencia” por sacar los restos del dictador tiene fines “meramente electoralistas”.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) no ha querido valorar la carta del prior del Valle de los Caídos a Carmen Calvo ya que Cantera pertenece a la Congregación de Solesmes, monasterio benedictino situado en Francia y, por lo tanto, sobre el que la Iglesia española no tiene autoridad. En cambio, fuentes de la Moncloa han calificado de “sorprendentes” las manifestaciones del prior y han denunciado su actitud “obstrucionista” desde que el pasado mes de enero anunció públicamente que impediría el acceso a la basílica hasta que no quedara agotada toda la vía judicial.

RELACIONADO