Los Mossos utilizarán gas pimienta y vallas de metro y medio en las manifestaciones

Los Mossos d’Esquadra utilizarán gas pimienta como medida antidisturbios y contemplan usar vallas de metro y medio de gran peso para atajar altercados, coincidiendo con un otoño que prevén tenso por las movilizaciones tras las sentencia del Tribunal Supremo en el “caso procés”.

La sentencia a los líderes independentistas en prisión preventiva por el 1-O se prevé que se haga pública en octubre, y tanto partidos como entidades soberanistas ya han hecho reiterados llamamientos a la movilización y a la “desobediencia” civil si la resolución del Tribunal Supremo es condenatoria.

En este escenario, la policía autonómica catalana prepara desde hace tiempo medidas para hacer frente a posibles altercados, como los que han protagonizado en anteriores ocasiones los Comités de Defensa de la República (CDR) o Arran, la rama juvenil de la CUP.

Entre estas medidas, los Mossos d’Esquadra utilizarán gas pimienta específico (OC) como medida antidisturbios, que se dispara con un espray a una distancia de metro y medio y no con una pistola, es unidireccional, es decir, se dirige a una persona en concreto, y cuyos efectos duran unos 20 minutos.

Según los Mossos, es una medida disuasoria, más efectiva y menos lesiva que otras como las cargas policiales en momentos de mucha tensión, y que es utilizada por las policías de otros países europeos.

Además, la policía autonómica quiere tener el menor contacto posible con los manifestantes en aquellas movilizaciones que puedan derivar en disturbios.

Si se emplea esta medida, deberá ser autorizada por los mandos del CECOR, y antes se avisará por megafonía a los manifestantes.

La otra medida que prevén los Mossos son unas vallas específicas, de metro y medio y de gran peso, de manera que los manifestantes no las podrán derribar.

Los Mossos ya han contactado con una empresa, que se ha comprometido a colocarlas en menos de 24 horas para proteger edificios donde puedan producirse altercados, como ha sucedido en varias ocasiones en la Delegación del Gobierno en Cataluña, un lugar que no se descarta como posible escenario de disturbios.

La policía catalana estudia también otras medidas como las redes que usan las fuerzas de seguridad en Suecia, si bien sobre éstas no se ha tomado ninguna decisión.

De momento, sin embargo, los Mossos no han planificado el dispositivo concreto para el día que se haga pública la sentencia.