Iberia cifra el seguimiento de la huelga en El Prat en un 8% y UGT en uno de cada dos

Iberia achaca a la lluvia los retrasos porque El Prat ha reducido su capacidad un 70%

Iberia Airport Services ha cifrado el seguimiento de la huelga del personal de tierra en el Aeropuerto de Barcelona en un 8,13%, mientras que UGT Iberia Barcelona ha asegurado que la han secundado uno de cada dos trabajadores que no están llamados a cumplir servicios mínimos.

En un comunicado este sábado, la compañía ha explicado que la jornada de huelga se desarrolla “sin incidencias” y que se están cumpliendo los servicios mínimos, mientras que el portavoz de UGT Iberia Barcelona, Omar Minguillón, los ha calificado de abusivos.

Hasta las 13.00 horas, Iberia Airport Services ha atendido 168 vuelos, 74 de llegada y 94 de salida, y Vueling ha cancelado para este sábado 46 vuelos con destino o salida del Aeropuerto de Barcelona.

La cifra de cancelaciones de Vueling asciende a 54 cancelaciones el domingo, a 54 el lunes, y es de 52 el martes, y la compañía ha recordado que la huelga es “totalmente ajena” a la aerolínea y ha recomendado a los pasajeros no ir al aeropuerto.

Meteorología adversa

Iberia también ha afirmado que el Aeropuerto de Barcelona “sufre regulaciones por meteorología, que ha reducido la capacidad de llegada al 70%“, y ha achacado los retrasos de este sábado a la lluvia especialmente en vuelos procedentes de Europa.

Minguillón ha criticado que es la tercera vez que la compañía achaca los retrasos a la lluvia, como ocurrió en julio y agosto, y ha ironizado: “Tendremos un santo que dice que llueva cuando hay huelga“.

Ha calificado de “excusas débiles” estas explicaciones de Iberia y le ha pedido que deje de preocuparse de dar cifras de la huelga y la lluvia, y se preocupe más por la falta de personal que a su juicio hay en Iberia Barcelona.

Aena ha explicado que este sábado ha habido regulaciones (espaciado en los aterrizajes) y retrasos por meteorología este sábado, mientras que Enaire ha asegurado a Europa Press que se han producido estas regulaciones por la mala meteorología en varios países de Europa.