Más Madrid de Errejón estudia si presentarse al 10-N y Carmena se descarta como candidata

La confirmación de que el país se encamina a unas nuevas elecciones podría suponer la irrupción de una nueva formación en el panorama político nacional. Más Madrid, el partido de Iñigo Errejón que debutó en las últimas elecciones municipales y autonómicas, podría tener la tentación de lanzarse a la aventura nacional. De hecho, un sector de esa formación estaría presionando para que así sea.

Pese a que el pasado 2 de agosto el propio Errejón descartó en declaraciones a ‘El País’ que estuviera planeando su puesta de largo en unas generales, otros dirigentes del partido y personas muy próximas a Más Madrid sí han apostado últimamente por dar el salto. Hace una semana, en un artículo publicado en eldiario.es, Luis Alegre, cofundador de Podemos, y Carlos Fernández Liria, filósofo y una de las voces más escuchadas en el entorno de Errejón, criticaban la incapacidad del PSOE y Podemos para cerrar un acuerdo que permitiera un Gobierno progresista y avisaban de “la aparición de nuevos actores político-electorales dispuestos a dar el paso presentándose a las elecciones generales del 10 de noviembre para ofrecer en las instituciones, la responsabilidad, el compromiso con la democracia, los derechos sociales, la decencia y el futuro de España que demostramos los españoles el 28 de abril”.

El concejal del Ayuntamiento de Madrid, Paco Pérez, que militó en las filas de Podemos hasta que fue expulsado por figurar en la candidatura de Manuela Carmena para el 26-M, ha escrito otro artículo en el mismo medio en el que, bajo el título ‘¿Más Madrid en el Congreso? ¿Por qué no?’ , defiende que “en el caso de que finalmente no se alcance un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, en contra de lo que deseamos todas las personas que formamos parte de este proyecto y se convoquen nuevas elecciones, Más Madrid debería concurrir por la circunscripción de Madrid encabezado por sus principales referentes, con el objetivo de superar el 15% de los votos y poder formar un grupo parlamentario influyente en la Cámara”. Además, en el mismo texto consideraba que “la candidatura no restaría sino que sumaría, al evitar la abstención de muchos electores progresistas”.

Este sector que apuesta por concurrir a las generales es partidario de que la exalcaldesa Manuela Carmena lidere su lista para el Congreso por la circunscripción de Madrid. Sin embargo, la propia Carmena ha desmentido que esté barajando esa posibilidad. La exalcaldesa da por cerrada su etapa en la primera fila de la política y actualmente está centrada en la creación de una fundación, el libro que tiene previsto publicar esta Navidad, y la ONG a la que ha retornado tras salir del Ayuntamiento de la capital, ‘Cosiendo el paro’. Este jueves ha participado en el XIX Foro Acave, en Barcelona, donde le han preguntado si se descartaba para ser cartel electoral el 10-N. “No”, ha respondido. “¿No se descarta?”, le ha repreguntado la misma persona. “No, no, que me descarto, me descarto”, ha aclarado.

Mientras tanto, medio millar de personas han firmado ya una petición, activada en change.org, para que la exalcaldesa “se presente a presidenta del Gobierno”. “Necesitamos que Manuela siga el camino iniciado junto a Íñigo Errejón y encabece una lista de personas que no tengan ataduras partidistas que puedan y quieran negociar un gobierno progresista estable y con un único objetivo, mejorar la vida de las personas”, señalan en el texto con el que solicitan firmas de los ciudadanos.

Lo que también se da por descartado es presentar listas en todo el territorio nacional. Desde Más Madrid se argumenta que aún está perfilándose la estructura organizativa en la Comunidad de Madrid por lo que sería prácticamente imposible poner en marcha candidaturas en toda España a menos de dos meses de las elecciones. Y, además, Errejón estaría siendo muy cuidadoso para no reproducir el armazón jerarquizado de Podemos para lo que prefiere ir paso a paso. Sí es posible que en algunos territorios Más Madrid llegue a acuerdos con otras fuerzas políticas ya asentadas. Es el caso de Valencia, donde Compromís siempre ha mostrado una gran sintonía con Errejón. Baste recordar que el diputado Joan Baldoví llegó a sugerir este verano que el propio Errejón o Manuela Carmena serían buenos ministros independientes del entorno de Podemos para obviar la coalición del PSOE con el partido morado.

La irrupción de Más Madrid para el 10-N significaría fragmentar aún más el espacio político de la izquierda y, por lo tanto, el voto. Esta consecuencia sería ‘a priori’ especialmente dañina para Podemos, partido que ya sale perjudicado en las últimas encuestas. Sin embargo, tanto desde el partido morado como desde el Partido Socialista han asegurado no estar en absoluto preocupados por tener que contar con un nuevo competidor.

El PSOE sabrá explicar “muy bien” a los ciudadanos “nuestras razones, que son de principios políticos y conciencia”, ha afirmado a los periodistas la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, a su llegada a Ferraz donde se reúne la Ejecutiva Federal para preparar la estrategia del partido de cara al 10-N. Después, en rueda de prensa, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha manifestado que el proyecto Más Madrid representa “un espacio a la izquierda del PSOE” y que “no es el espacio en el que nosotros jugamos”, que ha definido como un espacio progresista pero destacando la “capacidad de gestión y la moderación”.

Por su parte, la portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha asegurado que no le da miedo que Más Madrid concurra a las elecciones porque, ha respondido, a su formación le preocupan “las cosas serias y no la democracia”. “A mí me dan miedo las cloacas del Estado y los intentos de los partidos tradicionales porque la democracia no se abra paso… A mí peligroso me parecen esas cosas, las cosas serias. Que una formación se presente a las elecciones me parece lo más natural en democracia”, ha considerado Montero.