El Gobierno desvela que no se creyó la renuncia de Iglesias a estar en el Consejo: ‘Nunca fue real’

El Gobierno en funciones ha insistido este miércoles en responsabilizar a la oposición y especialmente a Unidas Podemos de la repetición electoral, llegando incluso a cuestionar que la renuncia de su líder, Pablo Iglesias, a estar en el Ejecutivo de coalición que demandaba al PSOE fuera un paso "real". En cuanto el martes por la noche se confirmó que no habría investidura y que el país tendrá que votar de nuevo el 10 de noviembre, se pudo constatar también que Unidas Podemos va a ser blanco de buena parte de los ataques socialistas durante la campaña.

Pedro Sánchez tuvo palabras muy duras desde la Moncloa para los líderes de los principales partidos, pero muy especialmente para Iglesias. No habían pasado ni veinticuatro horas y en los pasillos del Congreso, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha señalado que el paso atrás que “dijo” haber dado Iglesias para facilitar un acuerdo “nunca fue real” porque al final no facilitó que el “equipo negociador tuviera un ámbito de negociación que permitiera llegar a un acuerdo”. “Desde que supo que no estaba dentro del gobierno no facilitó que el Gobierno se pudiera constituir”, ha asegurado.

Minutos antes, dentro del hemiciclo la vicepresidenta Carmen Calvo también había señalado que desde Unidas Podemos han tenido un problema durante los meses transcurridos desde las elecciones de abril y es que Pablo Iglesias “o estaba en el Gobierno o se rompía la baraja”. “Bastó un solo segundo para que su líder dijera que no a un Gobierno de coalición”, le ha espetado Calvo a la portavoz adjunta de Unidas Podemos, Ione Belara, después de que esta recordar la renuncia de su líder.

Preguntada por el enfado con el que los ciudadanos han recibido la nueva convocatoria electoral, Montero ha admitido que los partidos tienen que “tomar nota” de ese “cabreo”, pero se ha afanado en exculpar al PSOE de la situación cargando la responsabilidad en la oposición. De hecho, la única “autocrítica” que ha hecho sobre la actuación de su partido es que han sido “incapaces” de conseguir que Unidas Podemos “se sentara a hablar de programa en primer lugar” para entrar después es cómo debía estructurarse el Gobierno. “No hemos tenido capacidad de convencerles de que era esa era la fórmula”, se ha lamentado.

Sobre si la repetición de los comicios puede llevar a la misma situación, Montero se ha mostrado convencida de que la ciudadanía, que es “muy inteligente”, “tomará nota de lo que ha ocurrido”. “El PSOE recibió el encargo y el resto de formaciones ha impedido formar gobierno; por ahí hay que insistir pedagógicamente en este periodo”, ha reconocido, augurando que “habrá un mandato claro” para que se haya nuevo gobierno lo antes posible.

Cambiar la Constitución para evitar ‘chantajes’

Respecto a la necesidad de reformar la Constitución para evitar situaciones de bloqueo como la actual, Montero se ha mostrado partidaria de tomar medidas para evitar que algunas “minorías” se crean con “capacidad de imponer vetos o chantajes”.

Por su parte, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha dicho esperar que el próximo 10-N los ciudadanos tengan en cuenta la posición que, según su relato, ha tenido cada partido en este periodo. En su opinión, deberían recordar que el PSOE ha hecho “todo lo posible” para que España tuviera un Gobierno “estable, serio y creíble”, Ciudadanos sólo ha hecho cálculo “puramente electoral” y en Unidas Podemos fueron “incapaces” de apostar por un Ejecutivo progresista. “Todo el mundo debería hacer una reflexión de cómo se ha bloqueado la estabilidad de este país”, ha apuntado Robles, quien ha responsabilizado exclusivamente a los ‘naranjas’ y morados’ y quien ha evitado la autocrítica.

Según ha defendido, el Gobierno ha intentado “por todos los medios” y “hasta el final” que hubiera Gobierno. “Lo que no va a hacer es, simplemente por tener unos sillones, vender a España y tener en cuenta únicamente intereses personales, como han tenido Iglesias, o intereses electorales, como ha tenido Rivera”, ha insistido.