El Banco de España y las grandes empresas piden estabilidad y acabar con la incertidumbre

El gobernador del Banco de España (BE), Pablo Hernández de Cos, ha afirmado que cuanto antes se resuelva la incertidumbre política en España, más favorable será para la economía. Una opinión con la que coinciden los máximos ejecutivos de Enagás, Bankia, Repsol y Ferrovial, que han manifestado que ellos no tienen que opinar sobre qué deben hacer los partidos políticos, pero sí han subrayado la importancia de que haya estabilidad política para atraer inversiones y que la economía española sea competitiva.

Hernández de Cos ha ofrecido una conferencia sobre la rentabilidad en el sistema bancario español, en una jornada organizada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), y ha opinado así sobre cómo afectará la convocatoria de elecciones a la evolución económica. Cos ha dicho que la incertidumbre no es buena para la economía, ni la incertidumbre económica internacional ni la política, y ha insistido en que cuanto antes se resuelva la incertidumbre política en España, más favorable será la evolución económica.

Mientras tanto, el presidente de Enagás, Antonio Llardén; el de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri; el de Ferrovial, Rafael del Pino, y el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, han participado en una mesa redonda sobre “Tendencias económicas globales”, dentro del Foro Tendencias 2020, organizado por el diario El País y la consultora de comunicación Kreab.

Llardén ha recordado, al ser preguntado por la situación política y la nueva convocatoria electoral, que “vivimos en un mundo muy incierto”, en el que hay tendencias contrarias al multilateralismo y dentro de las cuales hay unos que se quieren independizar y otros salir de la Unión Europea (UE). El presidente de la gasista ha añadido que lo que sí se puede pedir a los gobiernos es que “no aumenten la incertidumbre”, y ha afirmado que los empresarios van a seguir trabajando y a esperar a que, tras las próximas elecciones, se forme gobierno y “podamos funcionar”. Antes de participar en la mesa redonda, Llardén ha dicho a los medios de comunicación que los empresarios “buscamos la estabilidad, pero tenemos que trabajar con todos los escenarios y, si nos sorprendiéramos ahora, seríamos malos empresarios”.

Por su parte, el presidente de Bankia ha manifestado que los directivos de empresa no tienen ningún título especial para opinar de cuestiones políticas, pero eso no significa que él no dé importancia a la estabilidad política. Por ello, Goirigolzarri ha recordado que, incluso, en Italia, donde había crecimiento económico pese a la inestabilidad política, ahora ya no es así porque, a diferencia de los que ocurría en tiempos del político Giulio Adreotti, primer ministro (1972-1973, 1976-1979, 1989-1992), el mundo actual está en un cambio radical.

El consejero Josu Jon Imaz ha dicho que él no opina sobre lo que deben hacer los gobiernos, pero sí pide que en el centro del debate y de los acuerdos que alcancen los partidos políticos esté “la apuesta por la España productiva, por la competitividad y la educación”, pues “los jóvenes necesitan un país moderno que les dé oportunidades”. El presidente de Ferrovial ha destacado también la importancia de contar con un marco político estable, pues es lo que permite crear un clima de inversión, que es lo que hace que la economía crezca y haya mayor bienestar social.

Respecto a otros retos a los que se enfrenta el mundo, como la transición energética, el consejero delegado de la petroquímica Repsol ha apostado una vez más por la neutralidad tecnológica, y ha dicho que en la descarbonización hay que actuar más de lo que se habla. En este sentido, ha apuntado que mientras Estados Unidos ha bajado un 13 % sus emisiones de dióxido de carbono (C02), sustituyendo el carbón por el gas en la generación de electricidad, Alemania sólo las ha reducido en un 4 %.

Por su parte, el presidente de Bankia ha insistido en que la banca debe tener una conducta “irreprochable” desde el punto de vista ético, porque durante la crisis ha habido comportamientos incorrectos que ahora están dilucidando los tribunales. Ha avanzado que Europa afronta una larga etapa con tipos de interés negativos y considera que la continuidad de las políticas expansivas de los bancos centrales es el gran cambio del último año, al tiempo que ha señalado que las tendencias que se apuntaban hace un año en el panorama internacional (proteccionismo, freno en la economía internacional, tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, “brexit” y desequilibrios en países emergentes) se han agudizado.

El presidente de Enagás ha señalado, por su parte, que la transición energética tiene que ser inclusiva y ha mostrado su preocupación por la “inquietud social” que observa en el mundo, a la que ha atribuido el crecimiento de los populismos y problemas como el ‘brexit’. También el presidente de Ferrovial ha señalado que hay que estar atentos a corregir desequilibrios económicos graves y ha mostrado su preocupación por el fraccionamiento europeo y la salida del Reino Unido de la UE, que hará que Europa pierda peso en el mundo.

La falta de acuerdos entre los partidos políticos con representación parlamentaria ha provocado que ningún candidato tenga la mayoría suficiente para ser investido presidente del Gobierno y que, por ello, España se encamine a sus segundas elecciones generales del año, tras las del 28 de abril.