Budó ve imposible un Govern de concentración pero no descarta otro referéndum

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha dicho este martes que la propuesta de ERC de formar un gobierno de concentración para responder a la sentencia del 'procés' "no tiene recorrido" porque los comunes y la CUP "se han autoexcluido", pero no ha descartado un nuevo referéndum de autodeterminación.

Tras la reunión semanal del Govern, Budó ha explicado que los partidos y entidades independentistas siguen “trabajando” en busca de un consenso sobre cómo responder a las posibles condenas a los líderes del ‘procés’, una respuesta unitaria que no ha querido avanzar si el presidente catalán, Quim Torra, revelará en el debate de política general de la próxima semana en el Parlament.

Recogiendo las palabras de Torra en su discurso institucional con motivo de la Diada, Budó ha subrayado que una “mayoría de la sociedad catalana” quiere que Cataluña se pueda “autodeterminar, cuando sea el momento y de la manera que se concrete”, si bien en estos momentos este asunto “no está resuelto, cerrado ni acordado”.

“No de manera inmediata nos estamos planteando este escenario”, ha puntualizado Budó, que sin embargo ha recalcado que, “cuando sea el momento, la mayoría de la sociedad catalana dice que el futuro de Cataluña debe resolverse votando”.

Ante las reiteradas preguntas sobre si el Govern contempla impulsar un nuevo referéndum sobre la independencia de Cataluña, Budó ha insistido en que “no se ha tomado la decisión” porque aún no hay “ninguna propuesta concreta sobre la mesa”.

Y ha añadido que, “en este sentido, nada es descartable pero tampoco nada es anunciable todavía”.

Tampoco ha querido pronunciarse sobre la convocatoria de un “paro de país” como respuesta ciudadana a la sentencia, pero lo que sí ha descartado Budó es la propuesta planteada por ERC para responder al Supremo configurando un Govern de concentración en el que, al lado de JxCat y ERC, se incorporen los comunes y la CUP.

La consellera de la Presidencia ha puesto de relieve que tanto Catalunya en Comú como la CUP “se han autoexcluido” ya de este hipotético gobierno unitario, por lo que la idea “no tiene recorrido ahora mismo”.

Las palabras de Budó contrastan con las declaraciones de ayer del nuevo coordinador nacional de ERC y vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, que dijo que su partido será “perseverante” en el proyecto de negociar un Govern de concentración para después de la sentencia.

En cambio, Budó sí ha salido en defensa de la llamada “ley Aragonès”, una “ley de contratación que fomenta que empresas del tercer sector, con responsabilidad social”, puedan “concurrir con igualdad de condiciones en la contratación pública”, ha destacado.

Justamente esta mañana, cerca de un centenar de personas se han congregado frente al Palau de la Generalitat para presentar una plataforma contra la “ley Aragonès”, que según denuncian busca “privatizar los servicios públicos”, y han anunciado varias movilizaciones de protesta.

Por otra parte, en relación con las conversaciones contrarreloj para la investidura de Pedro Sánchez, Budó ha avisado de que no habrá “estabilidad” en España hasta que se dé una “respuesta política” al conflicto catalán.

“La política catalana está en el centro de la política española y no habrá estabilidad en forma de Gobierno hasta que se dé una solución política para Cataluña”, ha asegurado durante la rueda de prensa posterior a la reunión del ejecutivo catalán.

En este sentido, ha lamentado que el PSOE no haga “propuestas en positivo” para, “desde el diálogo”, buscar un nuevo “encaje” para Cataluña.