Un hombre mata a tiros a su exmujer, su exsuegra y su excuñada en Valga (Pontevedra)

Los dos hijos de la pareja, de 4 y 7 años, presenciaron el crimen

Un hombre de 41 años ha matado supuestamente a tiros en la mañana de este lunes a su exmujer, y a la madre y a la hermana de ésta, en el municipio pontevedrés de Valga, en presencia de sus dos hijos menores, de cuatro y siete años. El detenido, José Luis Abet Lafuente, el Moro, huyó del lugar del crimen y se refugió en casa de su madre, en Ames (A Coruña), donde residía desde que la pareja inició los trámites de separación.

El levantamiento de los cadáveres se produjo sobre la una de la tarde y los dos hijos de la pareja, de 4 y 7 años, presenciaron el crimen, según la Delegación del Gobierno en Galicia.

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, quien se ha desplazado a la zona, ha declarado a la prensa que “cada muerte es una tragedia” y, en este caso, cuando son tres víctimas mortales “de golpe, muchísimo más”. Ha añadido que el equipo de psicólogos está preparado para atender a los menores y a los familiares.

El suceso se produjo a primera hora de la mañana de este lunes en la parroquia de Cordeiro después de que la expareja del arrestado, Sandra B.J., de 39 años, preparase para ir al colegio a los dos hijos pequeños que ambos tenían en común.

El hombre, ha explicado a la prensa la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, empleó un arma corta para disparar a la víctima, que estaba al lado del coche en cuyo interior se encontraban los dos hijos. “Los dos estaban dentro del coche” y ambos se refugiaron temporalmente en casa de unos vecinos, ha explicado Larriba.

El presunto homicida disparó primero a su exesposa y después a su exsuegra y a su excuñada, María Elena J.F. y Alba B.J., de 58 y 27 años, respectivamente, que se encontraban en la finca de la vivienda. Ninguna de ellas residía en este domicilio pero era habitual que se desplazaran allí para ayudar a Sandra con los niños.

“Este es un momento terrible. Es uno de esos crímenes que te rompe por dentro”, ha recalcado la subdelegada.

Larriba ha añadido también que las autoridades tienen registrados dos casos de violencia de género en el municipio, uno de riesgo medio y otro de riesgo no apreciable, pero ninguno de ellos era el de Sandra B.J., ya que no constan denuncias previas.

Tampoco existían antecedentes ni denuncias previas por violencia de género ni en los servicios sociales ni en el Centro de Información a la Mujer de la localidad.

Este es el segundo crimen machista que se registra en Valga, un municipio de apenas seis mil habitantes, en lo que va de año. El pasado mes de marzo un hombre mató a su mujer de un tiro con una escopeta de caza, actividad habitual en el lugar, y después se suicidó.