Casado cierra la puerta a cualquier movimiento del PP para desbloquear la investidura de Sánchez

El líder del PP, Pablo Casado ha descartado la posibilidad de que su partido haga un movimiento de últimas hora para facilitar la investidura de Pedro Sánchez y evitar que el país tenga que volver a las urnas. Casado cree que la situación en la que nos encontramos no es comparable a la de 2016, cuando Mariano Rajoy solicitó y obtuvo el apoyo del PSOE mediante la abstención de sus diputados para ser reelegido presidente.

Casado ha presentado este lunes al líder del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en un desayuno informativo al que ha asistido buena parte de la plana mayor de los populares en plena polémica por las declaraciones de Cayetana Álvarez de Toledo cuestionando el compromiso del partido en Euskadi contra el nacionalismo y la foralidad vasca y por los llamamientos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a un acuerdo entre el PP y el PSOE.

El líder popular ha recordado que en las actuales circunstancia la abstención de su grupo no sería suficiente para que la investidura de Sánchez saliera adelante. Ni siquiera lo sería sumando sus 66 escaños a los 42 de Unidas Podemos cuyo líder, Pablo Iglesias, dijo el viernes que si no hay coalición sus diputados se abstendrán. Para que las abstenciones fueran efectivas, habría que sumar también las de Cs, que no parece que esté por la labor. Entre otras cosas, ha resaltado que Sánchez “jamás ha querido el apoyo del PP” y, de hecho, ha señalado que no ha ofrecido la “gran coalición” que en su día sí que planteó Mariano Rajoy al PSOE ni le ha “interesado ningún tipo de acuerdo”. En este punto, ha recordado que en sus cuatro encuentros con el líder socialista ha puesto encima de la mesa once pactos de Estado y no ha logrado respuesta.

El líder del PP ha centrado su intervención en la crítica al presidente en funciones cuyos pasos en estos meses -tales como la derogación de leyes aprobadas por el PP o sus acuerdos en Navarra- hacen que ni cualitativamente ni cuantivativamente sea “posible ese tipo de alianza” con el presidente de Gobierno en funciones. “Podemos estar satisfechos de haber hecho lo que teníamos que hacer”, ha proclamado, para insistir después que “más no han podido hacer” y que han estado a la altura de las circunstancias”.

A la conferencia-coloquio del presidente de Castilla y León han asistido la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y los portavoces del Grupo Popular en el Congreso y el Senado, Cayetana Álvarez de Toledo y Javier Maroto, entre otros.

Por cierto que la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, ha afirmado que “la polémica innecesaria” suscitada por las declaraciones “desafortunadas” de la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha sido “estéril” y ha quedado “resuelta” con las palabras del presidente del PP, Pablo Casado, en la Convención del PP vasco. En una entrevista concedida a Onda Vasca, ha calificado de “desafortunadas” las afirmaciones de la portavoz parlamentaria y ha indicado que generaron “un importante malestar, especialmente, entre la afiliación” del PP vasco. No obstante, ha puntualizado que, “en política, como en la vida, todos nos podemos equivocar”. Asimismo, ha insistido en que “la foralidad no sólo no es incompatible con el proyecto del PP, sino que está en nuestro ADN” porque está “recogida y amparada” en la Constitución española. Por ello, ha añadido, su defensa no es “una amenaza para nadie”, sino que “es algo que suma al patrimonio comnún”.

RELACIONADO