El Ayuntamiento detecta fallos en el sistema de control de matrículas del 30% de los parkings de Madrid Central

No se tendrán en cuenta las sanciones impuestas a vehículos en casos de duda

El Ayuntamiento de Madrid ha detectado, y ya ha subsanado, una serie de fallos en el sistema de gestión de datos que registra las matrículas para anular las multas por entrar en Madrid Central, algo que se daba en el 30 por ciento de los parkings dentro del área de circulación restringida. Fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad han informado a Europa Press de que la base de datos ha tenido errores de diseño desde el punto de vista de su configuración y dimensionamiento, y han aparecido “en el momento en que ha tenido una utilización más intensa”.

Desde el lunes 2 de septiembre se observó un error detectado por las quejas de usuarios de los parkings, que se generalizó “de forma importante a partir del jueves 5 de septiembre”. Dicho fallo continuó hasta el pasado domingo y quedó subsanado el lunes

El problema, han precisado estas mismas fuentes, es que la plataforma para la gestión de los accesos en Madrid Central, construida alrededor de una base de datos relacional, se “cae” porque gestiona inadecuadamente los excesos de carga de datos.

Así, al intentar enviar las matrículas de los vehículos que acceden a un parking no se obtiene confirmación de los vehículos cargados o autorizados en el sistema, o a los de captación automática les aparece directamente un mensaje de error cuando en realidad las matrículas se han registrado en el sistema. El resultado es que los parkings vuelven a enviar las matrículas, generando más carga.

Tal y como ha avanzado el diario ABC, es necesaria la colaboración de los 193 aparcamientos que hay dentro del área, ya que, cuando los conductores acceden a esta, las cámaras identifican su matrícula y cruzan los datos con los del parking en el que estacionan. Los empresarios pueden optar por un sistema automatizado de captación de placas (en el que hay 67 aparcamientos) o por uno manual (el que usan 126 garajes).

Tras este nuevo escollo en el desarrollo de Madrid Central, el Consistorio ha mostrado su intención de velar por la seguridad jurídica de los ciudadanos. “Cuando se preparen las remesas de sanciones correspondientes al periodo donde se han producido estos fallos solo se incluirán las matrículas de los infractores”, han precisado.

Revisión de los procedimientos

Además, desde el Ayuntamiento se están llevando a cabo modificaciones que afectan al redimensionamiento de la base de datos, a la modificación de parámetros de configuración en la misma, a la revisión de procedimientos almacenados, y a la optimización de los procesos automáticos.

Mantienen desde Cibeles que “la acelerada implantación del sistema impidió que se pudieran realizar las pruebas necesarias para comprobar su estabilidad, sobre todo antes de que comenzara la fase sancionadora”. “Madrid Central, como de nuevo se vuelve a comprobar, no estaba listo para multar”, han señalado.

Todo ello la misma semana en la que se ha conocido que las multas impuestas por el Ayuntamiento de Manuela Carmena por el acceso indebido al área restringida a Madrid Central cayeron durante el mes electoral de mayo al registrar un total de 13.361 mientras que estas mismas sanciones administrativas se dispararon hasta las 79.908 un mes más tarde, en junio, cuando el Consistorio de la capital cambió de color.