Dorian pierde fuerza al dirigirse a EEUU tras golpear Bahamas y dejar al menos 7 muertos

El huracán desciende a categoría 2 y avanza a la costa de EEUU con vientos de más de 175 km/h

El número de muertos por el paso del huracán Dorian por el archipiélago de Bahamas ha ascendido a 7, según ha informado este martes el primer ministro del país, Hubert Minnis.

"Tenemos siete personas muertas confirmadas, pero esperamos más muertos (...) Estamos atravesando uno de los momentos más terribles de la historia de nuestro país, hemos visto la magnitud de la devastación y sabemos que se va a requerir una cooperación enorme para reconstruir las localidades afectadas", ha manifestado Minnis.

Todas las víctimas han fallecido en las islas Ábaco, las más afectadas por el momento por el temporal. Medios locales aseguran que la cifra de fallecidos podría ser mucho mayor.

El dirigente ha sobrevolado las islas Ábaco, que recibieron la mayor parte del impacto del huracán de categoría 5, que se ha debilitado ahora en su avance hacia Estados Unidos.

EEUU se prepara para la llegada de Dorian

Dorian se encamina lentamente hacia Estados Unidos, cuya costa sureste se prepara con evacuaciones obligatorias y declaraciones de "estado de emergencia" para intentar atajar el impacto de los vientos y las inundaciones que aún puede causar este huracán rebajado a categoría 2.

De acuerdo con el boletín de las 8 de la noche hora local (00:00 GMT) del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), Dorian se encuentra a 108 kilómetros al este de Cabo Cañaveral (Florida). El meteoro está moviéndose al noroeste a una velocidad de 6 millas por hora (9 km/h) y se espera un movimiento un poco más rápido hacia el noroeste o norte-noroeste esta noche, indica el NHC.

En esta trayectoria, se espera que el núcleo del huracán se mueva peligrosamente cerca de la costa este de Florida y de la costa de Georgia, hasta el miércoles en la noche, advierte el parte del NHC.

Por otra lado, se formó en el Atlántico oriental la octava depresión tropical, que se mueve hacia el noroeste a una velocidad de cerca de 8 millas por hora (13 km/h), y este movimiento general con cierto aumento en la velocidad de avance está previsto durante los próximos días.

Tras ensañarse con categoría 5, la mayor en la escala Saffir-Simpson, contra las Bahamas, donde hasta el momento son siete las víctimas oficiales, Dorian se aleja del archipiélago de Bahamas en dirección noroeste a unas 5 millas por hora (7 km/h), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Los últimos pronósticos de esta agencia federal han aliviado al sur de Florida, que este miércoles reanudará las clases en las escuelas y universidades, así como la operatividad plena de sus aeropuertos, pero mantiene en alerta al resto del estado y a sus vecinos del norte.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, insistió este martes en "no subestimar" los impactos de Dorian, entre ellos "inundaciones, daños estructurales, marejadas ciclónicas y graves erosiones de playas en nuestras comunidades costeras".

En su trayectoria, paralela a la costa sudeste de Estados Unidos, Dorian tiene bajo "aviso" de huracán a gran parte de la costa de Florida, así como a una parte de la costa de Carolina del Sur. Esta alerta, según los meteorólogos, significa que es "inminente" que se sientan los efectos del ciclón en un periodo de 36 horas. Aunque se ha descartado que Dorian golpee directamente Florida, la tormenta sigue afectando varios destinos turísticos de la región.

Los parques temáticos de Walt Disney World tienen previsto cerrar este martes antes de que empiecen a llegar los fuertes vientos y lluvias de Dorian.

De igual forma, el ciclón, al que ahora acompaña la tormenta tropical Fernando, que se formó este martes en el golfo de México, obligó a suspender hasta el miércoles las operaciones del Aeropuerto Internacional de Orlando, transitado cada año por más de 49 millones de pasajeros.

Tanto el Gobierno estatal de Florida como los de Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur han declarado el "estado de emergencia" para responder con mayor agilidad a los posibles estragos de Dorian, que avanza con vientos de 110 millas por hora (175 km/h).