Conte asegura que no volverá a gobernar Italia con la Liga

El primer ministro en funciones no ha querido asegurar si gobernará un eventual Ejecutivo entre el Cinco Estrellas y el PD

El primer ministro italiano en funciones, Giuseppe Conte, rechazó en Biarritz (Francia) que pueda volver a gobernar Italia con una alianza entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, que ha causado la crisis política en la que está sumida el país.

“Fui muy claro en mi intervención en el Senado, (gobernar con la Liga) ha sido una experiencia política de la que no reniego, porque podría haber dado soluciones positivas para el país. Se ha llegado a un cierto punto y para mí esta posibilidad está cerrada“, afirmó a los medios italianos a su llegada a Biarritz, donde participará en la reunión del G7 hasta el 26 de agosto.

Conte presentó su dimisión al presidente de la República el pasado 20 de agosto y horas antes compareció en el Senado para acusar al ministro del Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, de oportunismo político y de irresponsabilidad institucional, al haber causado una crisis en agosto, solo dos meses antes de que Roma tenga que presentar unos Presupuestos Generales para 2020 a Bruselas.

El primer ministro italiano, que sigue en funciones, fue preguntado por las actuales negociaciones entre el Cinco Estrellas y el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) para intentar formar un Ejecutivo de coalición y evitar elecciones en otoño.

El mandatario italiano no opinó sobre los posibles avances y se limitó a señalar los problemas que el país necesita afrontar, como fomentar una economía circular o trabajar para que Italia “sea menos permeable a la corrupción”.

No respondió tampoco sobre si encabezará un eventual Ejecutivo entre el Cinco Estrellas y el PD, y subrayó que “lo importante es el programa, las personas son ahora secundarias”.

El presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, ha dado a los partidos hasta el 27 de agosto, fecha en la que escuchará sus avances en una segunda ronda de consultas, para que intenten la formación de un Gobierno.

Mattarella quiere que la crisis se supere con celeridad y, por eso, el jueves pidió a los grupos responsabilidad institucional para no alargar la parálisis, ya que en dos meses Roma tendrá que elaborar unos Presupuestos Generales para 2020 y enviarlos a Bruselas.