Los socios del PSOE calientan la cumbre del G-7 y tensan aún más la relación con Sánchez

Unidas Podemos participa activamente en las protestas contra la cumbre, aunque desde la dirección nacional guardan silencio

A tan solo un mes de la fecha límite del 23 de septiembre en la que si no hay presidente investido los españoles se verán abocados a unas nuevas elecciones y con los partidos en unas posiciones inamovibles, la cumbre del G-7 que se celebra este fin de semana en Biarritz (Francia) es un nuevo punto de tensión en un panorama político ya de por sí complicado. Y es que, la contracumbre de Irún en la que participan los ‘socios’ del presidente en funciones, Pedro Sánchez, deja patente las posiciones contrapuestas de aquellos a los que el PSOE necesita para poder gobernar, a la que contribuye el hecho de que el líder socialista participe el domingo en la cita, a la que llega invitado por su homólogo, Emmanuel Macron.

Es significativo sin embargo que aunque en las protestas participen ERC y Bildu también lo haga Unidas Podemos de una forma muy distinta. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, sabe que ahora mismo un mal gesto puede ser mortal para sus remotas aspiraciones de meter ministros en el Ejecutivo de Sánchez. Eso se traduce en que solo cuatro diputados de Podemos, todos vascos, participarán en las ponencias y foros de la contracumbre, pero no irán a la manifestación que se celebra el sábado por “problemas de agenda”, lo que puede traducirse en una orden de la dirección nacional para que no se impliquen demasiado en un momento clave.

Tras retomar este jueves la agenda pública con una visita a Gran Canaria en la que ha hecho declaraciones sobre el compromiso del Estado con los damnificados por el incendio y la cooperación entre administraciones, Sánchez eludió pronunciarse sobre la actual situación política o la propuesta de Podemos. Sin embargo, sus ministros ya se han encargado en recalcar en los últimos días la “desconfianza” hacia la formación morada, a la que de momento cierran la puerta a una entrada en el Ejecutivo, desechando la posibilidad siquiera de estudiar el documento con propuestas programáticas y de competencias para un Gobierno de coalición.

La siguiente actividad pública en la agenda del presidente en funciones pasa al domingo cuando participará en Biarritz en la cena oficial de la cumbre del G-7 tras presidir este viernes del Consejo de Ministros. Queda pendiente la reunión con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, que en principio estaba fijada para principios de esta semana y que, de momento, no tiene fecha aunque Sánchez podría aprovechar el viaje a Biarritz para contactar con los nacionalistas vascos.

La próxima semana sí está previsto que Sánchez finalice las reuniones con los colectivos sociales y arranque el calendario de encuentros con fuerzas políticas a quienes trasladará su acuerdo programático para construir un gobierno progresista.

Pero antes, el Gobierno estudia un informe del Ministerio del Interior sobre actuaciones en seguridad, tráfico y otros campos relacionados con la celebración de la cumbre del G-7. En la reunión del Consejo de Ministros de este viernes, presidida por Sánchez, se analizarán cuestiones técnicas para la cita que reunirá en la localidad francesa a los mandatarios de los siete países mas importantes del mundo. Preocupan mucho al Gobierno las protestas, en las que participan partidos a los que necesita para una hipotética y nueva investidura, y que se vea públicamente un movimiento en contra de Sánchez de cara al exterior que pueda dejarle en evidencia frente a los líderes más poderosos.

La Policía Nacional, en colaboración directa con la Policía Nacional Francesa, ha incrementado en frecuencia y en efectivos los controles transfronterizos oscenses en los ejes de Somport y Portalet entre los días 19 y 28 de los corrientes, incidiendo especialmente durante los días de celebración de la cumbre. Hay que tener en cuenta que ante el cierre del paso fronterizo de Irún, donde se celebra la contracumbre, se prevé un incremento del tráfico por las carreteras fronterizas de la provincia de Huesca y el Ejecutivo no quiere ningún tipo de problemas en este sentido.

El sábado se prevé una gran manifestación que parte desde Hendaya y que acabará en Irún y el domingo hay programadas siete concentraciones en la zona más próxima posible al lugar de celebración de la reunión, Bellevue y Hotel du Palais.

Representantes de las plataformas organizadoras, así como de movimientos sociales, como los ‘chalecos amarillos’, pensionistas vascos, asociaciones feministas y ecologistas, del buque Aita Mari, sindicatos como ELA, LAB y ESK o miembros de los Artesanos de la Paz, entre otros, dieron inicio el miércoles al programa de la contracumbre, que cuenta con un centenar de conferencias, foros, talleres y actividades en diversos escenarios de Hendaia y en el recinto irundarra de Ficoba. Arnaldo Otegi, líder de Bildu, será este viernes uno de los grandes protagonistas de las conferencias.

Todos ellos, junto a ERC, participarán activamente en las protestas, más allá de las conferencias, a las que sumarán miembros de IU, pero no Unidas Podemos. Roberto Uriarte, Miren Gorrotxategi, Pilar Garrido y Juantxo López de Uralde, todos vascos, han descartado su presencia. Y es que, el silencio desde la dirección nacional, a sabiendas de que Sánchez participa en la cumbre, no es más que una prueba de que no quieren subir el tono de cara a un hipotético pacto.

RELACIONADO