Salvini abre la puerta al M5S para volver a gobernar Italia

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, abrió este jueves la puerta a su exsocio en el Gobierno de Italia, el Movimiento Cinco Estrellas, y dijo que si ambos superan las discrepancias pueden volver a dirigir el país, "sin rencores".  Salvini compareció ante los medios tras dialogar con el presidente de la República, Sergio Mattarella, que está consultando a los partidos políticos si es posible formar un Ejecutivo en Italia con la composición actual del Parlamento o la única solución a la crisis política es ir a nuevas elecciones. 

La Liga y el M5S han dirigido Italia desde el 1 de junio de 2018, pero el pasado 8 de agosto Salvini dio por finalizada su alianza y presentó una moción de censura contra el primer ministro, Giuseppe Conte, que no se ha votado, ya que éste decidió dimitir.  Su intención era que se celebraran elecciones inmediatas, pues los sondeos le dan la mayoría absoluta en coalición con la conservadora Forza Italia, de Silvio Berlusconi, y Hermanos de Italia; pero no contaba con que su órdago se le diera la vuelta.

Y es que actualmente no tiene mayoría en el Parlamento y de hecho el M5S y el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) tienen escaños suficientes para formar otro Ejecutivo alternativo sin pasar por las urnas.

El PD ya ha confirmado que está negociando con el Cinco Estrellas y Salvini, en un gesto desesperado – según interpretan varios analistas – ha intentado conservar los ministerios que mantenía con el Gobierno de Conte, quien el martes presentó su dimisión al jefe del Estado italiano.

“Si alguno de los que ha estado siempre diciendo que no (en referencia al M5S) dice ahora que sí, que formemos un equipo, que tengamos un objetivo, que construyamos, que hagamos cosas buenas para el país… Yo siempre he dicho que soy una persona coherente, no guardo rencor, miro hacia adelante”, ha dicho tras reunirse con Mattarella.

Salvini reconoció que “Luigi Di Maio (líder del M5S) ha trabajado por el bien del país” y celebró haber provocado la crisis porque “ha servido para aclarar las cosas”, como que varios de los miembros del Cinco Estrellas, que eran reticentes a aprobar unos Presupuestos Generales para 2020 “valientes”, ahora “habrían dicho que sí”.

Salvini se refirió a unas cuentas que incrementen el gasto público y también contemplen una drástica bajada de impuestos con una tasa única al 15 % a todas las rentas, promesa de la Liga a sus votantes.

Si esta hipótesis no se concreta, Salvini argumentó que la única alternativa deben ser las elecciones porque “la soberanía pertenece al pueblo”.  “Las elecciones darían la palabra a nuestros jefes, que son los italianos. Me encuentro en la calle a mucha gente que me dice ‘seguid adelante, no os parezcáis a la vieja política’. Un gobierno del M5S y el PD sería volver a la vieja política”, apuntó.

Por su parte, Di Maio, que ha sido el último en reunirse este jueves con Mattarella, ha abogado por emprender las “interlocuciones necesarias” para lograr una “mayoría sólida” que garantice la estabilidad de Italia, para lo cual ha presentado un programa de diez puntos que coincide en algunos aspectos con las ideas del PD.

El líder del M5S ha explicado ante los medios que ha trasladado a Mattarella su “preocupación” por la situación política italiana y ha repasado una serie de prioridades políticas, entre las que destacan el recorte del número de parlamentarios, la reforma del sistema bancario o una nueva ley sobre conflictos de intereses, según la agencia Adnkronos. Sin embargo, Di Maio no ha especificado quién podría ser su socio de coalición.

Ahora, Mattarella debe tomar una decisión, basada en las conversaciones que ha mantenido durante dos días con los distintos partidos políticos.