Las autoridades italianas inmovilizan el Open Arms por “graves anomalías” de seguridad

Las autoridades italianas inmovilizaron este jueves el barco español de rescate de inmigrantes Open Arms en Sicilia  tras comprobar que hay una serie de "anomalías graves", por lo que no podrá volver a navegar "hasta que se hayan corregido"

.La Guardia Costera italiana informó en un comunicado de que tras realizar una inspección en la embarcación, que actualmente se encuentra en Sicilia, se han encontrado “anomalías graves relacionadas con la seguridad de la navegación, el cumplimiento de la legislación sobre protección del medioambiente marino y la capacitación y familiarización de la tripulación con los procedimientos de emergencia proporcionados a bordo”.

Por eso, el barco quedará retenido y no podrá salir del puerto de Porto Empedocle, donde se encuentra, “hasta que se hayan corregido las irregularidades técnicas y operativas detectadas durante la inspección”.

El barco de la ONG Open Arms llegó a Sicilia el miércoles, después de que el día anterior pudieran desembarcar en Lampedusa, por orden de la Fiscalía italiana, los 83 migrantes que todavía quedaban a bordo, en uno de los pulsos mas tensos sobre desembarco de inmigrantes mantenido con las autoridades italianas.

Ahora, estos 83 inmigrantes y el otro medio centenar que había sido trasladado anteriormente a la isla en evacuaciones médicas o había llegado a nado, esperan conocer su futuro y saber dónde serán reubicados.

El ministro del Interior en funciones, Matteo Salvini, ha criticado en una nota que el Gobierno de Pedro Sánchez solo vaya a acoger a 15 migrantes, mientras que Francia se hará cargo de 40, los mismos que Alemania, Portugal recibirá a 10 y Luxemburgo a entre 3 y 5.

Está previsto que el buque de la Armada Española Audaz llegue este viernes a Lampedusa para recoger a los salvados por el Open Arms que serán conducidos a España y completar la misión encomendada por el Gobierno español.

Mientras tanto, los inmigrantes esperan en la isla italiana en un centro de acogida para refugiados que está saturado.

El portavoz del Ayuntamiento, Antonello Ravetto, confiesa por videoconferencia a EFE que esta estructura tiene “92 camas, pero en este momento hay unas 200 personas, más del doble de lo que puede acoger”.

“Muchas veces pasa esto, que hay más gente que camas. No es la primera vez que pasa”, cuenta, mientras sostiene que Lampedusa es conocida como “la isla de la acogida”, porque por su posición geográfica es “naturalmente una puerta de Europa”.

“La gente puede salir del centro y volver por la noche para dormir. Hay una situación de tranquilidad”, dice, al tiempo que afirma que “la gente de Lampedusa es muy solidaria” y “ha hecho mucho por los inmigrantes y refugiados”.

RELACIONADO