El buque ‘Audaz’ traerá a España a 15 de los inmigrantes rescatados por el ‘Open Arms’

España va a acoger a quince inmigrantes de los más de cien rescatados por el barco Open Arms y desembarcados en la isla de Lampedusa (Italia), y los traerá en el buque de la Armada Española Audaz, que está previsto que llegue mañana para recogerlos y completar la misión encomendada por el Gobierno. La cuota de quince migrantes es la cifra fijada en el reparto inicial hecho por la Comisión Europea, en el que también participan Alemania, Francia, Luxemburgo y Portugal, ha explicado este jueves la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.

Además de conocerse el reparto de las personas migrantes, este jueves el grupo Unidas Podemos, junto con ERC y Compromís, ha anunciado que va a solicitar la comparecencia de Calvo para hablar sobre la crisis del Open Arms. Petición que se suma a la hecha el miércoles por PP y Ciudadanos para que comparezca de forma urgente el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez para que explique la gestión del Ejecutivo ante los problemas de migración que acontecen en el Mediterráneo y el Open Arms.

Los migrantes, que han vivido 20 días hacinados en la cubierta del Open Arms tras ser rescatados en el Mediterráneo entre el 1 y el 10 de agosto, esperan su reparto en un centro de acogida de Lampedusa, aunque podrían ser trasladados a otro en Sicilia hasta que se resuelva su distribución.

Calvo ha considerado que lo más útil y eficiente es que el Audaz termine su ruta, traiga al cupo de migrantes que corresponda y complete la “respuesta humanitaria” que inició el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando envió el buque.

Ha recalcado que, de acuerdo a lo establecido por el Ministerio de Defensa, se ha entendido que era “mucho más seguro hacer el traslado por mar que por aire” y ha subrayado que España tiene “una sociedad solidaria” y prueba de ello son los ayuntamientos y comunidades que se han ofrecido ayudar a estas personas.

“España va a recoger a los migrantes en el cumplimiento más estricto de los acuerdos alcanzados con la Comisión Europea”, ha remarcado también la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, que ha defendido el envío del buque Audaz. Según Robles, es “la decisión correcta y desde el punto de vista humanitario ha venido ratificada por la posición clarísima de la Fiscalía italiana, que entendió insostenible la situación”.

Ninguna de las dos ministras han hecho referencia a la advertencia hecha el miércoles por el Ejecutivo sobre la posible multa de 900.000 euros a la que podría enfrentarse el Open Arms por no tener permiso para rescatar personas.

Algo sobre lo que el coordinador federal de Izquierda Unida y portavoz adjunto de Unidas Podemos, Alberto Garzón, ha remitido una pregunta por escrito al Ejecutivo.  Garzón pregunta a cuánto ascendería la multa si en lugar de salvar la vida a más de 160 personas, esta ONG las hubiera abandonado.

También se ha referido al asunto el jefe de misión de Open Arms, Ricardo Gatti, quien ha insistido en que no han cometido “ninguna ilegalidad” y ha confiado en que no se les multe.

En cualquier caso, el barco seguirá en Lampedusa porque, además de la incautación durante dos semanas que decretó la Fiscalía de Agrigento (Sicilia) para analizar pruebas, la Guardia Costera ha anunciado a última hora de este jueves que queda inmovilizado por una serie de “anomalías graves”, relacionadas con la seguridad de la navegación, el cumplimiento de la legislación sobre protección del medioambiente marino y la capacitación y familiarización de la tripulación con los procedimientos de emergencia proporcionados a bordo.

La crisis humanitaria del Open Arms ha generado este jueves un menor enfrentamiento político, aunque la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, ha asegurado que “Calvo no puede intentar esconder sus incompetencias en una sanción para el Open Arms”, ya que el tema “está en otro ámbito y hay que dilucidarlo”. Para Gamarra se ha puesto en evidencia cuál es la política del Gobierno ya que su actuación el año pasado con el Aquarius estuvo cargada de “demagogia” y con el Open Arms de “constantes bandazos”.

Mientras que el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha remarcado que con el Gobierno socialista “ha vuelto la política migratoria”, ya que “ha reducido la entrada de inmigrantes en un 40 %”, y ha considerado que afirmar lo contrario es fruto de la “ignorancia”, la “temeridad” o “la mala fe”.

En cuanto a la denuncia interpuesta por Vox contra la oenegé Proactiva Open Arms por supuesto tráfico de seres humanos, la Fiscalía General del Estado la ha remitido a la Audiencia Nacional “para su estudio y a fin” de determinar su eventual trascendencia penal.

Y mientras el Open Arms aguarda su futuro, el presidente de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), Íñigo Mijangos, ha anunciado la intención de que el barco humanitario Aita Mari zarpe el próximo 27 de agosto con el permiso de poder rescatar migrantes.

A una distancia equidistante entre Italia y Malta se encuentra el barco humanitario Ocean Viking de la ONG SOS Méditerranée, que opera junto con Médicos Sin Fronteras (MSF), y que ha pedido una solución “rápida” para desembarcar a los 356 inmigrantes que lleva a bordo.