Detenido por grabar partes íntimas de más de 500 mujeres con una cámara oculta y subir los vídeos a webs porno

El arrestado utilizaba una mochila con un teléfono móvil acoplado para grabar a las víctimas por debajo de sus faldas y vestidos en lugares como el metro o supermercados de Madrid

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a un hombre acusado de grabar partes íntimas de más de 500 mujeres sin su consentimiento para después publicarlas en páginas pornográficas, lo que se conoce como ‘Up Skirting’: vídeos no autorizados grabados bajo las faldas.

El arrestado, calificado como uno de los mayores depredadores de la intimidad según los investigadores, utilizaba una mochila con un teléfono móvil acoplado para grabar las partes íntimas de sus víctimas por debajo de sus faldas y vestidos, publicando 283 vídeos en portales de pornografía que suman millones de visualizaciones.

La investigación ha permitido identificar a 555 víctimas, algunas menores de edad, y el detenido, tras ser puesto a disposición judicial, ha ingresado en prisión provisional.

El presunto autor de los hechos, que actuaba de forma compulsiva, a diario, grabando a todas las mujeres que podía, fue detenido ‘in fraganti’ mientras captaba imágenes de una mujer en el metro por debajo de su vestido.

En el registro de su domicilio, los agentes han intervenido numeroso material gráfico aún pendiente de análisis por parte de agentes especializados para precisar el alcance de la investigación.

Las pesquisas comenzaron cuando los agentes localizaron un portal dedicado a la publicación de vídeos de contenido sexual explícito y pornográfico con más de 20 millones de seguidores.

Los investigadores observaron que un perfil de dicha página estaba publicando multitud de vídeos, grabados en Madrid, en los que se podían ver zonas íntimas del cuerpo de centenares de mujeres.

Este ‘modus operandi’ se conoce con el nombre de ‘Up Skirting’ y se ha extendido por toda Europa.

Los agentes constataron que, en ocasiones, además de grabar imágenes de cuerpo entero y partes íntimas como los glúteos y/o la ropa interior, también grababa los rostros de las víctimas, con el perjuicio añadido que ello conlleva.

Del análisis del perfil investigado, los agentes determinaron que el primer vídeo de este tipo se publicó en julio de 2018, si bien se desconoce si había realizado la misma actividad con anterioridad en algún otro lugar o utilizando otra web de contenido pornográfico.

Asimismo, observaron que el detenido había ido repitiendo y perfeccionando este modus operandi, ininterrumpidamente, desde que creó el perfil hasta que fue detenido, y han identificado ya a 29 mujeres que fueron grabadas en apenas cinco días.

Actualmente, contaba con 3.519 suscriptores, 84.594 visitas y un total de 1.367.999 visualizaciones de sus publicaciones.

Tras un análisis exhaustivo de cada una de las publicaciones, agentes especializados han corroborado que el número total de vídeos subidos por el presunto autor a la página web, a través del perfil investigado, asciende a 283.

En dichos vídeos aparecen 555 mujeres, grabadas en entornos como el metro, el tren de cercanías o supermercados de Madrid.

Los agentes concluyeron que el detenido, generalmente, captaba a sus víctimas en lugares transitados como el metro; después las seguía hasta la calle, llegando a introducirse con ellas en supermercados o tiendas para poder obtener mejores tomas.

Finalmente identificaron al acusado, un varón de nacionalidad colombiana y de 53 años.

Los agentes lograron localizarle en el metro de Madrid y lo detuvieron mientras grababa a una mujer por debajo de su vestido. En ese momento portaba una mochila negra y, en uno de los bolsillos, llevaba acoplado un teléfono móvil, estratégicamente colocado, con el dispositivo de grabación activado para la obtención de las imágenes ilícitas.

En el registro de su domicilio, los policías intervinieron tres discos duros y un ordenador portátil que contenía decenas de gigas de vídeos grabados.