Conte presenta su dimisión como primer ministro italiano con reproches a Salvini

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afirmó este martes en el Senado que presentaría su dimisión este martes ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, tras la crisis de Gobierno abierta por el líder de la Liga, Matteo Salvini, al dar por rota su alianza con el Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Luigi di Maio. La renuncia de Conte deja en manos de Mattarella los siguientes pasos. El jefe de Estado debería abrir consultas con los líderes de los distintos partidos políticos para ver si hay posibilidad de formar un gobierno alternativo o de lo contrario es necesario el adelanto electoral, como desea Salvini

“La crisis en curso socava la acción de este Gobierno que se detiene aquí (…) Aprovecho para comunicar que presentaré mi dimisión como jefe de Gobierno ante el presidente de la República”, dijo Conte, en una intervención en el Senado, después de que Salvini presentara una moción de censura en su contra.

Durante su intervención, Conte ha criticado duramente a Salvini, al que ha acusado de “irresponsable” por haber desencadenado una crisis de gobierno en un momento delicado para el país y de perseguir exclusivamente fines personales y de partido. En opinión de Conte, la decisión de Salvini de romper la coalición entre la Liga y el M5S es “una decisión objetivamente grave, que comporta consecuencias muy relevantes para la vida económica y social del país”.

“El ministro del Interior ha demostrado perseguir intereses personales y de partido”, ha denunciado el primer ministro. Sus palabras han sido recibidas con desaprobación y protesta por los miembros de la Liga, a los que el propio Salvini ha hecho gestos para que mantengan la calma. A juicio del jefe de Gobierno, “los comportamientos del ministro del Interior revelan escasa sensibilidad institucional y grave carencia de cultura constitucional”.

En este sentido, ha expresado su sorpresa por el hecho de que tras abrir la crisis de gobierno no optara por sacar a los ministros de la Liga del Gobierno y ha opinado que el hecho de que la ruptura se produjera tras la aprobación del decreto de seguridad que el propio Salvini había promovido demuestra “oportunismo político”.

Además, ha sostenido que aunque “hacer votar a los ciudadanos es la esencia de la democracia, solicitarles votar todos los años es irresponsable”, en referencia al hecho de que Salvini buscaría forzar elecciones anticipadas dados los buenos resultados de su partido en los sondeos.

Salvini: “Lo volvería a hacer”

Tras la intervención de Conte fue el turno de Salvini, quien también habló en tono duro en una bronca sesión parlamentaria y reiteró que “volvería a hacer lo mismo”.  “No tengo miedo de la opinión de los italianos. Quien tiene miedo de la opinión de los italianos no es un hombre libre”, dijo, nada más comenzar.

Salvini aseguró que su partido no teme unas elecciones en otoño y tampoco a una posible alianza entre el Movimiento 5 Estrellas y el PD), que podrían unirse y formar un nuevo Ejecutivo, pues juntos tienen mayoría parlamentaria.

Pero aprovechó para lanzar un mensaje al M5S y desearle “suerte” si quiere volver a colocar en el Gobierno al ex primer ministro italiano Matteo Renzi, actualmente senador del PD pero que ya no ocupa ningún cargo de responsabilidad en la formación.

Salvini, en un tono de campaña electoral, dijo que quiere hacer de Italia un país “libre y soberano”, que “no tenga que defenderse continuamente de las decisiones” de Bruselas.

Posible alianza de PD y el M5S

Analistas y expertos coinciden en que el deseo de Salvini de forzar elecciones anticipadas con el fin de capitalizar los buenos datos de su partido en los sondeos y erigirse así en primer ministro, se ha topado con dificultades. El M5S, un partido antisistema, y el PD, principal fuerza opositora, están barajando la posibilidad de aunar fuerzas y dejar a la Liga fuera del poder.

La idea sería evitar elecciones anticipadas en las que el partido de Di Maio y el PD probablemente no saldrían bien parados y evitar una crisis política que distraiga a los legisladores de cuestiones críticas en materia presupuestaria. Italia necesita elaborar un presupuesto para 2020 que mantenga su enorme deuda pública controlada y evitar una fuerte subida del IVA que se producirá de forma automática en enero si no se encuentran medidas alternativas.

El PD confirmó este martes su disposición a dialogar con el antisistema M5S la posibilidad de un nuevo Gobierno en Italia, después de que Conte anunciara su dimisión.  “Sí a un diálogo con el Cinco Estrellas. Después veremos si se dan las condiciones para dar vida a un Gobierno”, afirmó el portavoz del PD en el Senado, Andrea Marcucci, al margen del debate parlamentario que se está celebrando.

El PD se abre así a conversaciones con el M5S, después de que en las últimas semanas en sus filas se hayan registrado divisiones sobre si apoyar un eventual Ejecutivo con el Cinco Estrellas o acudir a elecciones en otoño. El Partido Democrático obtuvo en los comicios generales del pasado año cerca de un 19 % de los votos y, si se uniera al M5S, juntos tendrían mayoría parlamentaria para evitar la celebración de elecciones anticipadas.

En su intervención en el debate parlamentario, el ex primer ministro Renzi adelantó que no tiene intención de participar en un hipotético gabinete entre el Cinco Estrellas y el PD.

Todas las opciones están abiertas. Ya que Conte podría volver a ser nombrado primer ministro para liderar una coalición entre el M5S y el PD. También podría mantener el puesto en el caso poco probable de que Salvini y Di Maio hagan las paces, quizá por la vía de una remodelación del gabinete.

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, quien ya ha admitido la dimisión Conte, ha anunciado la apertura de un periodo de consultas con los distintos partidos para estudiar cómo solventar la actual crisis política, según la jefatura de Estado. La ronda de contactos comenzará el miércoles a las 16.00, aunque la Presidencia no ha aclarado el calendario exacto de un diálogo que servirá para determinar si hay opciones de constituir un gobierno alternativo o es necesario convocar elecciones anticipadas, tal como ha solicitado la Liga de Salvini.