Gibraltar se declara incapaz de incautar el petrolero iraní por orden de EEUU

La detención del buque causó un conflicto entre el Reino Unido e Irán, que calificó el hecho de “acto de piratería marítima”

Las autoridades gibraltareñas se han declarado incapacitadas para cumplir la orden de incautación dictada por Estados Unidos contra el petrolero iraní ‘Grace 1’, ahora mismo retenido en las aguas del Peñón, por estar sometidas a las leyes de la Unión Europea.

Gibraltar explica que Estados Unidos ha dictado la orden en virtud de las sanciones impuestas por Washington contra las autoridades iraníes en el marco de la disputa entre ambos países, y restauradas después de que Estados Unidos abandonara el acuerdo nuclear firmado en 2015 con la república islámica.

La orden estadounidense imponía la confiscación de “la embarcación, todo el petróleo a bordo y 995.000 dólares (unos 896.896 euros)” debido a las repetidas violaciones de la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia (IEEPA por sus siglas en inglés)”.

El documento alegaba que la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), a la que EEUU considera una organización terrorista, tiene un plan para “acceder ilegalmente al sistema financiero de Estados Unidos con el fin de apoyar los envíos ilícitos a Siria desde Irán”.

Sin embargo, la Unión Europea sigue figurando como parte en el acuerdo, por el que ha limitado las sanciones contra Irán a casos puntuales de violaciones de los Derechos Humanos.

Por ello “la autoridad central de Gibraltar está incapacitada para cumplir la orden solicitada, dadas las diferencias en la aplicación del régimen de sanciones que existe entre Estados Unidos y la Unión Europea”, según un comunicado de la colonia británica.