Miles de estudiantes se concentran en Hong Kong para pedir ayuda a EEUU y Reino Unido

Miles de estudiantes pertenecientes a una decena de institutos y universidades de Hong Kong se han concentrado este viernes en el centro de la ciudad con la intención de pedir ayuda a Estados Unidos y Reino Unido en sus protestas para garantizar la independencia judicial del territorio respecto de China.

La concentración en Chater Garden, prolegómeno de lo que podría ser un nuevo fin de semana de enfrentamientos entre Policía y manifestantes, pide a Londres y Washington que hagan presión internacional para garantizar tanto la suspensión total del polémico proyecto de ley de extradición como la creación de una comisión independiente para investigar los casos de violencia policial denunciados desde el inicio de las protestas a finales de marzo.

Este próximo sábado la ciudad volverá a acoger múltiples marchas, una popular desde Hung Hom a To Kwa Wan, una manifestación de profesores y, por la otra parte, una concentración a favor de las autoridades de Hong Kong. El domingo tendrá lugar otra marcha más, de la organización de activistas del Frente Civil para los Derechos Humanos, contrario a Pekín. La Policía ha objetado al desarrollo de todos estos eventos excepto el favorable a las autoridades.

La marcha de este viernes, llamada Poder para el Pueblo, quiere que Reino Unido acuse formalmente a China de violar los términos del acuerdo por el que Londres devolvió el territorio a Pekín en 1997, y que estipulaba ciertas garantías humanitarias específicas. La extradición de los detenidos a China, como proponía esa ley, podría vulnerar sus derechos por las escasas protecciones con las que contarían durante el proceso.

Además, a la manifestación han acudido miembros de la organización Ciudadanos de la Commonwealth por la Igualdad de Derechos, cuyos miembros se consideran síbditos de la Corona británica, para pedir a Londres la concesión de pasaportes que les otorguen el derecho de residencia en Reino Unido,

A Estados Unidos, los manifestantes le piden que acelere la llamada ley para la Democracia y los Derechos Humanos en Hong Kong, una propuesta bipartidista en el Congreso de EEUU pendiente de aprobación, y que tiene por objetivo “renovar el compromiso histórico de Estados Unidos en la defensa de la libertad y la democracia en Hong Kong, en un momento en que su autonomía está cada vez más amenazada”.

La Policía de Hong Kong, por su parte, ha defendido su decisión de limitar las marchas y advertido a los manifestantes de que cesen inmediatamente actos violentos como ataques a la propiedad o el levantamiento de barricadas.

“Si existe un grave riesgo para la vida, la propiedad u ocurre alguna interrupción del tráfico, den por seguro que recurriremos a medidas antidisturbios”, ha avisado el jefe de distrito para Kowloon Yeung Man Pun, en declaraciones a ‘South China Morning Post’.