Las Edades del Hombre: Un fenómeno cultural y turístico

Lerma, la ciudad que acoge esta exposición, se ha convertido en el centro del turismo cultural, etnoturismo y turismo gastronómico de esta parte de España

Probablemente, el escritor José Jiménez Lozano y el sacerdote José Velicia, no pudieron imaginar hace 31 años que cuando decidieron dar conocer a todo el mundo el arte sacro de la Comunidad de Castilla-León, la autonomía que mayor patrimonio religioso tiene de España, habían dado vida a uno de los mayores proyectos culturales y artísticos del país que trascendía de la Autonomía. Una autonomía, la castellano-leonesa, con un patrimonio artístico-religioso espectacular que ha viajado por toda la Autonomía y por ciudades como Amberes y Nueva York, en un fenómeno cultural, contemplado por cerca de once millones de personas, y que ha sido propuesto, en alguna ocasión, como Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, una propuesta totalmente justa y que, tarde o temprano, tendría que materializarse .

Ahora, en plena temporada turística, la exposición de las Edades del Hombre con el lema “Angeli”, recoge la influencia que los Ángeles han tenido en la pintura, y en la escultura religiosa española, y, en nuestro valioso patrimonio, un patrimonio que ningún otro país habría soñado tener. Estos días, ese patrimonio, tiene como centro la ciudad de Lerma, en la provincia de Burgos Una ciudad que debe su nombre al Duque de Lerma, uno de los más activos recaudadores públicos, valido de Felipe III, y que hizo de su mansión, donde ahora está el Parador Nacional de Turismo, una auténtica obra de arte en la Plaza central del pueblo.

De los tiempos del Duque de Lerma se conservan el Palacio Ducal, la Colegiata, cinco conventos, la citada Plaza Mayor (una de las más grandes de España), el mirador de los Arcos, pasadizos, un humilladero….. Pero también quedan construcciones de origen medieval, como el Arco de la Cárcel y el puente sobre el río Arlanza. Así como sus espacios protegidos como la Ribera del Arlanza y afluentes y los Sabinares del Arlanza, y su deliciosa gastronomía: el lechazo asado, la morcilla el chorizo de Burgos y el vino Arlanza.

Por eso desde abril, en que la Reina Letizia, inauguró la exposición, hasta noviembre, la ciudad se ha convertido en el centro del turismo cultural, etnoturismo y turismo gastronómico de esta parte de España. Como digo, los Ángeles, desde Adán y Eva, ocupa el interés artístico sacro. Fue un ángel quien expulsó a Adán y Eva de Paraíso, quien detuvo la mano de Abraham cuando se disponía a degollar a su hijo Isaac por mandato divino, también fue un ángel quien tranquilizó a José cuando supo que María estaba embarazada y no era obra suya y otro quien se lo comunicó a ella, que iba a ser Madre. También algunos ángeles fueron los primeros espectadores del nacimiento de Jesús, le acompañaron a Egipto y quienes estuvieron presentes en la vida, muerte, resurrección y ascensión de Cristo, según los Evangelios.

En la exposición “Angeli” ( el cartel es del artista Eduardo Palacios en el que se incluye una Foto de una niña real que parece un auténtico Ángel). Hay todo tipo de ángeles, todo tipo de pinturas y esculturas y todo tipo de manifestaciones de esos personajes de la Historia Sagrada, al margen que se crea o no en ella , ya que solo se valora desde el punto de vista artístico. En Lerma, en dos de los recintos de la exposición (la Colegiata gótico-renacentista y el Convento de las Clarisas ) se pueden contemplar 90 piezas, con más de 300 ángeles 268 son buenos y , el resto , demonios y expresiones del mal. Una exposición única que hasta ahora han visitado más de cuarenta mil personas, la mayoría en viajes organizados que, después han degustado los productos de la tierra , el cordero , la morcilla de Burgos y el vino de Arlanza o, han extendido sus visitas, a muchos pueblos representativos de la Region como algunas de las llamadas Villas Mediavales, como Caleruega , Covarrubias, Magamud, Poza de la Sal,

Frías o Peñaranda de Duero …

Santo Domingo de Silos cuyo claustro es una joya del románico por sus capiteles y relieves de gran pureza y muy bien conservados es un lugar de obligada visita contemplar el deambular , cuando no hay turistas, de algunos de los 30 monjes que todavía lo habitan y a los que se puede escuchar con sus cantos gregorianos. En medio del claustro, se encuentra el ciprés al que dedicó Gerardo Diego su célebre soneto –“Enhiesto surtidor de sombra y sueño…”–. Junto a la botica medieval están el refectorio y otras estancias que acaban de ser remodeladas como museo. Una de las salas acoge este año pinturas de Antonio López, ejercicios de un taller de pintura que, por su espiritualidad, forman parte de esa exposición de las Edades del Hombre, en Lerma ….

A todo el que visite la abadía de Santo Domingo de Silos, nunca olvidará esos hermosos versos de Gerardo Diego:

 

“Enhiesto surtidor de sombra y sueño

que acongojas el cielo con tu lanza.

Chorro que a las estrellas casi alcanza

devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de soledad, prodigio isleño,

flecha de fe, saeta de esperanza.

Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,

peregrina al azar, mi alma sin dueño.

Cuando te vi señero, dulce, firme,

qué ansiedades sentí de diluirme

y ascender como tú, vuelto en cristales,

como tú, negra torre de arduos filos,

ejemplo de delirios verticales,

mudo ciprés en el fervor de Silos”.