Gabilondo lamenta que Cs vaya a ratificar el modelo “caduco” del PP en Madrid

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, ha afirmado este miércoles que el Gobierno regional "no puede tener como fundamento y propósito primordial ser un bastión, un baluarte contra el Gobierno de España, cuando no coincide con su bloque político" y cree que sería "más fecundo" que los objetivos fueran otros que solo "aferrarse al poder a costa de desconsiderar a gran parte de la población madrileña".

En su discurso durante la investidura de Ayuso, Gabilondo ha señalado que se postula como candidata paladín de la libertad, pero que no todos los diputados la conciben de la misma manera.

“Su programa de gobierno se abriga en un grito ‘Madrid está en peligro’ y se resume en hacer de nuestra región un bastión para, según dice, cambiar las políticas de izquierda en una Comunidad, sin embargo, gobernada veinticuatro años por sucesivos gobiernos conservadores”, ha declarado.

A su entender, los grupos de centro derecha esgrimen su libertad para hacer frente común y frenar a lo que caricaturizan como “la izquierda totalitaria”, pero no comparten su visión “frentista de la misma que pretende dejar al margen a la mitad de la región”.

“Su alianza no es la de un gobierno de la libertad, sino la de la voluntad de permanecer en el poder o de ampararse en él. Su temor fundamental no es perder libertad, su temor es perder el poder. No nos presenta un programa para ampliar los horizontes de libertad, sino para sujetar en su concepción a los adeptos, enfrentados a quienes pensamos de otra manera”, ha esgrimido.

El sueño de la libertad personal concebido por los padres del liberalismo que muchos diputados dicen suscribir, ha continuado el diputado socialista, se sustenta en la necesidad de establecer las condiciones económicas y políticas para que la libertad sea “real en todos los seres humanos, para todos los seres humanos”. “La defensa de los derechos y las libertades empieza por el reconocimiento de esta igualdad fundamental”, considera.

Para Gabilondo, lo que peligra es el equilibrio, la cohesión social, el bienestar, la sociedad del bienestar. “Cuando los denominados impropiamente liberales se alían a los conservadores, escorándose aún más a la derecha con el canto de sirena de que es preciso frenar la agenda político-cultural de la izquierda. ¿Unidos, liberales y conservadores frente al cambio para agradar a la derecha más extrema? ¿Es ese el horizonte de este pacto que consideran histórico entre PP, Ciudadanos y Vox?”, se ha preguntado.

Frente a las críticas de Ayuso de que donde gobierna la izquierda hay más pobreza, el portavoz parlamentario del PSOE ha sostenido que en Madrid la pobreza “es la gran exclusión, la gran soledad, su gran silencio”. “Y no hallamos ninguna acción integral en su programa para afrontarla. Salvo que se entienda la solidaridad simplemente como una ayuda a quien lo necesite, y no como un instrumento de libertad y de justicia para que cada uno pueda decidir su destino, sin verse fatalmente determinado por sus circunstancias sociales o económicas”, ha apuntado.

Según los datos del INE aportados por Gabilondo, el 19 por ciento de la población está en situación de pobreza o exclusión social y ello a pesar de ser la Comunidad más rica de España. Concretamente, según Save The Children, 197.000 niños están en situación de pobreza extrema, un punto y medio por encima de la media estatal.

“La política de esta Asamblea, y la del Gobierno, habrían de reequilibrar oportunidades. Si nuestra lista ha sido la más votada, además de por otras razones, es sobre la base del cambio imprescindible y la necesidad de mejorar la calidad de nuestra democracia, de una verdadera regeneración y de una mayor justicia social. Y es lo que propugnamos”, ha pronunciado.

En ese punto, el portavoz parlamentario ha recordado que el PP ha perdido 830.000 votos y 42 escaños desde 2011, 18 de ellos en esta última convocatoria, “mientras a su vez son apuntalados por otras formaciones que parecen encontrar adecuado que prosigan en el poder. Basta comprobar la experiencia de estos cuatro últimos años”. “El apoyo decisivo de Ciudadanos, supuesto centrismo ahora sazonado con las aportaciones de Vox, no ha hecho, ni hace, sino sostener un Gobierno conservador y ratificar la situación”, ha apostillado.

“Necesaria alternancia política”

Ángel Gabilondo ha manifestado que Madrid “no ha sido referencia precisamente por ser ejemplo ni ejemplar en el modo de proceder, hasta el punto, en ciertos extremos, de haber ofrecido un espectáculo y no pocos resultados y abusos lamentables”, en referencia a presuntos casos de corrupción, por lo que cree “imprescindible” la región para una “profunda regeneración que suponga una mayor calidad democrática”.

Por eso, considera que el cambio político se revela como una urgencia. “Sin embargo, ni su programa ni sus socios lo propician. Su propuesta no ofrece ningún análisis ni crítica alguna al respecto. No basta simplemente con un cambio del titular del poder, que también, sino de la forma de ejercerlo. Se precisa un nuevo modo de concebir las políticas públicas de interés público, no de reducirlas. Y su programa, incluso cuando propone mejoras, no hace sino ratificar un modelo conservador y apuntalarlo, sin abordar cuestiones decisivas”, ha criticado el dirigente socialista.

A pesar de sus buenos datos macroeconómicos, para Gabilondo la economía madrileña tiene debilidades estructurales, desigualdades, desequilibrios, endeudamiento e inestabilidad política. “Su acuerdo de gobierno ratifica un modelo económico caduco y sin horizontes, insostenible. Sin otra ambición que la de ser continuista y que, desgraciadamente, consolida las desigualdades económicas y sociales en nuestra región”, ha manifestado.

Entre otros datos, el parlamentario madrileño ha apuntado que en la región 335.510 desempleados, el salario femenino es un 20 por ciento más bajo que el masculino y que la tasa de paro de menores de 25 años supera el 30 por ciento.

“En su programa se constata claramente la apuesta por un modelo económico de bajo valor añadido, que dualiza nuestra sociedad. Un Madrid donde impera la ley de quien tiene más posibilidades, más oportunidades, no más capacidades; lo que supone una reescritura de la ley del más fuerte, u otra forma de supremacismo, donde ganan los que tienen y pierden los que necesitan del impulso de la buena política para mejorar sus condiciones de vida”, ha subrayado.

Durante su discurso en el Pleno de investidura de la candidata Isabel Díaz Ayuso, Gabilondo ha criticado que tienen “un programa sin proyecto, de parcheo, de continuismo y resignación, en lugar de ofrecer reformas y propuestas que afronten las causas de la actual situación; basta escuchar su discurso sin horizonte del día de ayer”.

“Madrid necesita un proyecto vinculado a la sociedad del conocimiento, a la ciencia, a la investigación, a las artes y a la cultura, a la innovación y a las nuevas tecnologías. Solo así habrá una adecuada sostenibilidad”, ha considerado.

El portavoz socialista cree necesario incrementar el presupuesto en I+D+i para situarse “a la altura de las grandes regiones europeas”. También ve incomprensible que los gobiernos conservadores de la Comunidad “hayan carecido de política europea, con una clamorosa ausencia en el Comité de las Regiones”.

Asimismo, opina que es necesaria una verdadera estrategia de crecimiento económico en la Comunidad, basada en la modernización del sistema productivo y en el fortalecimiento del diálogo social, de la mano de los agentes sociales, empresarios y sindicatos para mejorar las condiciones laborales y de la productividad y luchar contra la precariedad.

Ayuso carga contra el PSOE para atacar a Gabilondo

En su turno de réplica, Díaz Ayuso, le ha espetado a Gabilondo que el socialismo “es el periodo de crisis que pasa entre gobiernos del PP” y ha asegurado que el PSOE tiene poco ya “de socialista, no digamos de obrero y mucho menos español”. Ayuso ha querido aclarar que no tiene nada contra su persona, por la que siente “respeto”, y ha agradecido su “tono”, sino el proyecto político al que pertenece. “El problema se llama ‘Madrid no amiga del socialismo”, entiende la candidata del PP, quien ha admitido que aunque el PSOE ha tenido más votos que ella, también ha dicho que la Cámara ha crecido en cuanto a número de diputados y los socialistas tienen los mismos que en 2015 pese a que el PSOE está creciendo en el resto de España.

A su juicio, en Madrid se ha estancado, no tanto por Gabilondo sino por “la no acción u omisión y por lo que el partido representa”. “Puede ser moderado en sus explicaciones pero no en los resultados y la inacción es profundamente radical… no vale no hacer nada para quedar de moderado, no tener una mala palabra”, ha indicado.

De hecho, ha indicado que durante todo su tiempo como portavoz del PSOE en la Asamblea, no ha sido capaz de pedir al Gobierno central con Pedro Sánchez a la cabeza que modifique el sistema de financiación autonómica, que ponga en marcha el plan de Cercanías o que colabore con los menores extranjeros no acompañados.

Tras afear que el PSOE siempre se suba, en su opinión, “al púlpito de la superioridad moral que siempre se ha rogado el monopolio de la cultura, del arte, de la universidad, de los medios, de lo que es bueno, moderno y vanguardista”. “Siempre nos ha estado dando ese tipo de lecciones pero iba bajando en escaños”, ha considerado.

Para Ayuso, el PSOE siempre tiene los “mismos mantras” y más allá de pensar que no coinciden ni en el concepto de libertad, también cree que tampoco lo hacen en el modelo de cómo se concibe España. “Los españoles en Madrid somos ante todo españoles y luego madrileños, lo que ocurre en Navarra nos duele y lo que ocurre en Cataluña nos ofende, nos sentimos valencianos y gallegos…”, ha continuado.

Sin embargo, la ‘popular’ entiende que en el PSOE son “amigos del nacionalismo que impera en esa la comunidad autónoma que toque “aunque cree divisiones entre familias o ciudadanos de primera y segunda”. “Siempre está el PSOE para darle la mano al nacionalismo, la antítesis directa del socialismo”, ha añadido.