Ayuso anuncia “la mayor rebaja fiscal de la historia” y promete “tolerancia cero” contra la corrupción

La Asamblea de Madrid acoge este martes y miércoles el Pleno de investidura que aupará a la candidata del PP a la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, como presidenta regional, tras haber llegado a un acuerdo las tres formaciones del bloque del centro derecha: PP, Ciudadanos y Vox después de más de dos meses de negociaciones. En el discurso de investidura de este martes, Ayuso ha prometido "tolerancia cero" contra la corrupción, aunque ha eludido hablar sobre sus casos particulares, y ha anunciado un gobierno liberal para frenar el "intervencionismo de izquierdas". También ha prometido la "mayor bajada de impuestos de la historia" en Madrid y ha hecho especial mención a los derechos LGTBI, uno de los principales escollos con Vox. No obstante, Ayuso ha lanzado varios guiños programáticos a la formación de extrema derecha y ha reivindicado el legado de las expresidentas regionales Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.

Díaz Ayuso ha prometido que cuando sea presidenta acometerá en la región “la mayor rebaja fiscal” de la historia y “compensar la voracidad fiscal” del Gobierno central del PSOE. Así lo ha expuesto durante su discurso, recordando que la Comunidad es la región que “más crece” y que los ‘populares’ han conseguido que los madrileños hagan de la Comunidad un lugar “atractivo donde vivir”. Por ello, ha asegurado que continuarán en esa línea y que van a promover “la mayor rebaja de impuestos de la historia de Madrid”, algo en lo que también ha celebrado que estén de acuerdo tanto Ciudadanos como Vox.

En los próximos cuatro años como presidenta ha señalado que llevará a cabo “la mayor rebaja fiscal” de la historia de la Comunidad de Madrid con una bajada de medio punto en todos los tramos del IRPF que hará que se llegue a pagar hasta un 5,5 por ciento menos de este impuesto. También elevará el mínimo personal y familiar por descendientes y ahondará en las deducciones sobre este impuesto. Además, su equipo garantizará a los nuevos autónomos una tarifa plana de cincuenta euros de cotización a la Seguridad Social durante dos años. El mismo tiempo que van a tener garantizada esa ayuda las mujeres autónomas que se reincorporen a su actividad tras la maternidad.

“Demandaremos del Gobierno central que no aumente los impuestos sobre las familias y las empresas. Pero, si finalmente lo hace, la Comunidad de Madrid se compromete a las rebajas de impuestos necesarias para compensar, en lo posible, la voracidad fiscal del gobierno socialista“, ha lanzado.

También instarán al Gobierno de España a la puesta en marcha “urgente de un nuevo Sistema de Financiación Autonómica que corrija los actuales desequilibrios que perjudican a Madrid”. En este punto. La futura presidenta madrileña ha asegurado que no pretende que su gobierno esté instalado en la “reivindicación”, pero ha avisado al Gobierno central que “no esperen que Madrid sea tratada injustamente”. “No podemos mantener la solidaridad con la Administración General del Estado y otras regiones sin herramientas: desde la Financiación autonómica, hasta la inversión en infraestructuras”, ha sostenido.

Otras medidas son la ampliación de la línea 3 de Metro, la gratuidad del abono transporte a mayores de 65 años y la ayuda de hasta 10.000 euros a los autónomos que contraten a un empleado por tiempo indefinido. Ayuso creará una consejería de Justicia, Interior y Víctimas del Terrorismo para “plantar cara a quienes pretenden tergiversar la historia y manchar su recuerdo” e impulsará un Pacto por la Ciencia de la Comunidad de Madrid.

‘Tolerancia cero’ con la corrupción

Díaz Ayuso ha reiterado este martes su compromiso de “tolerancia cero” contra la corrupción, una afirmación que los partidos de la izquierda (PSOE-M, Podemos y Más Madrid) han recibido con aplausos sarcásticos en el pleno de la Asamblea de Madrid. Al final de su discurso en la primera sesión del debate de investidura en la Asamblea de Madrid, Ayuso ha dicho que se “volcará” en garantizar un Madrid “más seguro, en todos los conceptos”, desde la seguridad jurídica a la transparencia y la “tolerancia cero ante la corrupción”.

Ayuso ha anunciado “una política de transparencia y de gobierno abierto, eliminando la elección del magistrado autonómico del Tribunal Superior de Justicia de Madrid por esta Cámara y protegiendo a los denunciantes de corrupción”. Además, quiere una administración “eficiente, que evite duplicidades, que no obligue al ciudadano a volver a presentar el mismo documento en distintas ocasiones y cuide a sus servidores públicos”.

“No quiero un gobierno dirigista, sino que ayude en el camino a los seis millones y medio de españoles que hay en Madrid. Una administración que acompañe, entre otras cosas gracias a unos funcionarios y empleados públicos que realizan su trabajo con eficacia, sea cual sea el partido político que gobierne“, ha resumido.

Por otra parte, Ayuso ha considerado “imprescindible” advertir de que su Gobierno, en coalición con Ciudadanos, “luchará” ante cualquier “tentativa de socavar la unidad de España, parta de donde parta”. Ha advertido de que con ella Madrid “no va a permanecer callada” ante el proyecto “totalitario” de “quienes quieren secuestra la soberanía” para “imponer la ruptura” de España y ha prometido una comunidad que “seguirá siendo así baluarte de libertad y de solidaridad en esta nación de ciudadanos libres e iguales”.

Guiños a Vox

Ayuso se ha comprometido a “gobernar para todos” con el apoyo de PP, Ciudadanos y Vox, formación a la que ha hecho guiños en distintos momentos de su discurso al incluir peticiones de la formación de ultraderecha, la mayoría de ellas incorporadas al pacto de gobierno en coalición suscrito entre populares y naranjas.

Por ejemplo, Ayuso ha dicho que el sistema de identificación de los menores no acompañados (menas) tiene “mucho que mejorar”, ya que cree que es un “riesgo real que en un mismo espacio convivan pequeños y mayores de edad”.

Además, si es investida presidenta obligará a los centros educativos a anunciar su programación anual con anterioridad al plazo de inscripción, incluyendo las temáticas extracurriculares que contengan los principales talleres y charlas. Esta propuesta va en línea con la petición de información que hizo Vox en la Asamblea sobre los centros públicos y concertados que dan charlas LGTBI, que fue denunciada ante la Fiscalía por Unidas Podemos y que recientemente el partido de ultraderecha retiró con el fin de “reformularla” por cuestiones técnicas.

La candidata también se ha comprometido a buscar “la firma de acuerdos u otros protocolos que ayuden a acabar con el turismo sanitario” en la región, como pidió Vox, y se ha propuesto como reto reducir las listas de espera sanitarias a la mitad.

En línea también con Vox, ha expresado su deseo de “erradicar la violencia contra las mujeres de nuestra región”, pero no se ha referido específicamente este problema como violencia machista.

Ayuso reivindica el legado de Aguirre y Cifuentes

Ayuso ha recordado al principio de su discurso del pleno de investidura a las dos expresidentas regionales Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. De la primera ha recordado su “voluntad de diálogo” y de la segunda, su insistencia en la “necesidad de buscar acuerdos y pactar”.

Este guiño a las dos exdirigentes, no presentes en la sesión de este martes, se produce después de que Ayuso marcara un cierto distanciamiento de sus predecesoras tras la petición de la Fiscalía Anticorrupción de que ambas declaren como investigadas por la presunta financiación irregular del PP de Madrid.

Aunque defendió la presunción de inocencia y aseguró que no reniega de nadie, sí que indicó que ella tiene que “mirar para adelante”. De hecho, añadió que su “nexo” con ellas fue como el de “cualquier militante y afiliado en el PP durante las épocas que fueron presidentas”. Tras estas palabras, la propia Cifuentes, sin dirigirse directamente a ella, lanzó en las redes sociales que “no hay que apagar la luz del otro para que brille la nuestra”, lo que se interpretó como un reproche.

Después de este episodio, Ayuso hoy ha querido recordarlas, como ha hecho también con los expresidentes Joaquín Leguina y Alberto Ruiz-Gallardón, que aunque estaban invitados no han acudido a esta primera sesión. A quien no ha mencionado ha sido a Ángel Garrido, presente en el hemiciclo pero en la bancada de Ciudadanos. En el caso de Pedro Rollán, actual presidente en funciones, también ha tenido palabras de reconocimiento por su trabajo este tiempo.

La primera de las sesiones del pleno de investidura de Díaz Ayuso ha arrancado este martes a las 12.09 horas con un minuto de silencio por el fallecimiento de un exdiputado de la primera legislatura, Felipe Ruiz Duerto, de AP-PDP-UL. Durante esta sesión, la futura presidenta, que ha sido recibida por los parlamentarios de su grupo con un aplauso, tendrá un tiempo indefinido para desgranar su proyecto en un discurso que lleva días preparándose con su equipo más cercano.

Al pleno se han acreditado 395 periodistas y asisten 175 invitados, según fuentes parlamentarias. Entre ellos, destaca el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida; y los dirigentes del PP, Teodoro García Egea, Antonio González Terol, Ana Beltrán y Pío García Escudero.

También estaba prevista la asistencia del presidente de la Federación Madrileña de Municipios y alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, además de los regidores de Torrejón de Ardoz, Ignacio Vázquez; Parla, Ramón Jurado; Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez-Quislant; Majadahonda, José Luis Álvarez Ustarroz; Aranjuez, María José Martínez; Boadilla del Monte, Javier Úbeda; y Colmenar Viejo, Jorge García Díaz.

El miércoles, a las 10 horas, se reanudará el pleno y podrá intervenir un representante de cada grupo parlamentario de menor a mayor que lo solicite durante 30 minutos. Díaz Ayuso les podrá contestar individualmente o de forma conjunta y sin limitación de tiempo. Los representantes de los grupos parlamentarios tendrán derecho a una réplica de quince minutos cada uno y la intervención de la candidata, nuevamente sin limitación de tiempo, cerrará el debate. El presidente de la Asamblea suspenderá la sesión y anunciará la hora de la votación de investidura.

Si la candidata consigue el voto favorable de la mayoría absoluta de la Cámara madrileña (67 diputados), obtendrá la confianza de la Asamblea. En caso de que en esa primera votación Díaz Ayuso no lograra sumar la mayoría absoluta, su propuesta será sometida en una nueva votación a las 48 horas, es decir, el 16 de agosto y obtendrá la confianza de la Asamblea si consigue una mayoría simple de los diputados presentes (más síes que noes).

Durante este Pleno, la diputada de Más Madrid Tania Sánchez, que se encuentra de baja por su embarazo, podrá utilizar el voto telématico mientras que el diputado del PP Diego San Juan Benito no podrá por encontrarse de viaje, el reglamento no recoge este beneficio, aunque al PP le dan los números suficientes para que su candidata, Isabel Díaz Ayuso, salga proclamada como presidenta. En total el bloque de centro derecha sumará 67 diputados frente a los 64 del bloque de la izquierda. Según han indicado fuentes ‘populares’, el voto del diputado que se encuentra de viaje por ‘luna de miel’ “no es decisivo”, aunque insisten en que “hará todo lo posible” por acudir el día 14 de agosto a la votación de Ayuso.

RELACIONADO