Hallan muerto en su celda al magnante Jeffrey Epstein, acusado de explotación sexual de menores

El FBI y el Departamento de Justicia de EE.UU investigarán su muerte ya que "levanta serios interrogantes que deben ser contestados"

El magnate y 'broker' estadounidense Jeffrey Epstein ha aparecido muerto tras presuntamente colgarse en su celda de la cárcel de Nueva York donde permanecía ingresado a la espera de ser juzgado por explotación sexual, entre otros cargos.

La Oficina del Médico Forense de Nueva York ha certificado su muerte y están investigando el caso, aunque las autoridades aún no están realizando la autopsia para determinar la causa de su muerte.

Su muerte generó de inmediato diversas reacciones entre ellas la del fiscal general de EE.UU., William Barr, quien aseguró estar "horrorizado" de que haya ocurrido bajo custodia del Gobierno federal.

"La muerte de Epstein levanta serias interrogantes que deben ser contestadas", dijo Barr en un comunicado.

Agregó que además de la investigación que realiza el FBI, el Departamento de Justicia también llevará a cabo la suya.

"He consultado con el Inspector General, que está abriendo una investigación sobre las circunstancias de su muerte", indicó.

Su cuerpo fue hallado a eso de las 7:30 de la mañana, hora local, y poco antes los servicios de emergencias habían recibido una llamada acerca de un posible paro cardíaco.

El pasado 23 de julio el millonario, que se había declarado no culpable de las acusaciones, fue hallado inconsciente en su celda en Manhattan con marcas en su cuello y las autoridades investigaban si se había tratado de un intento de suicidio y desde entonces estaba bajo vigilancia.

El magnate financiero, detenido el 6 de julio al aterrizar su avión en el vecino estado de Nueva Jersey y cuyo juicio estaba previsto para el próximo año, ya se enfrentó a acusaciones de este calibre en Florida, pero en 2008 alcanzó un acuerdo extraoficial con la Fiscalía para que se cerrara la investigación, que lo podía haber enfrentado a cadena perpetua.

Las víctimas no supieron de esas negociaciones hasta cerca de un año después que el acuerdo fue firmado.

El que era entonces fiscal de Florida, Alexander Acosta, fue nombrado luego secretario del Trabajo por el presidente Donald Trump pero tuvo que renunciar al cargo el pasado enero en medio del escándalo que suscitó el acuerdo con Epstein, que está siendo revisado por el Departamento del Trabajo.

Su muerte se produce después de que el pasado viernes un juez de la Corte de Apelaciones de Manhattan ordenara la publicación de cientos de documentos sobre Epstein, que pertenecían a un caso paralelo cerrado contra una mujer que era supuestamente su "reclutadora".

La mujer ha sido identificada como Ghislaine Maxwell, de la alta sociedad británica y socia cercana de Epstein, a quien una supuesta víctima del magnate, Virginia Giuffre, demandó en 2015 por difamarla al decir que eran mentira sus alegaciones de que el empresario había traficado sexualmente con ella por su participación como "madame".

Un juez federal ordenó este pasado julio que salieran a la luz unas 2.000 páginas relacionadas con Epstein a raíz de ese caso, que se mantenían en secreto desde que se cerró en 2017, pero Maxwell apeló la decisión, lo que ha llevado a un retraso en la publicación de los documentos hasta este viernes, cuando se desestimó la solicitud.

El pasado 15 de julio, durante una audencia sobre fianza, Epstein había indicado a la corte que estaba dispuesto a pagar hasta 100 millones de dólares para salir de prisión.

En dicha audiencia la Fiscalía, que se oponía a la fianza, presentó a dos testigos, quienes pidieron al juez que no impusiera fianza al millonario y aseguraron, sin entrar en detalles, que fueron víctimas de abuso sexual por parte de Epstein cuando tenían 16 y 14 años.

El caso de Epstein adquirió especial notoriedad por su relación con la élite política de Estados Unidos, desde el matrimonio Clinton al actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump. El presidente de Estados Unidos reconoció que sabía quién era Epstein, residente de Palm Beach, donde Trump tiene un campo de golf. "Tuve una pelea con él hace un tiempo. No soy precisamente un fan", declaró Trump el mes pasado.

RELACIONADO