Pasan a disposición judicial los detenidos por la agresión a un policía en Punta Umbría

Uno de los hermanos fue detenido por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y el otro, al igual que el bañista, por un delito de atentado contra la autoridad.

Los dos hermanos detenidos el miércoles tras el apuñalamiento del jefe de la Policía Local de Punta Umbría (Huelva) han sido puestos este viernes a disposición del Juzgado de Instrucción 5 de Huelva para prestar declaración. Los hombres, ambos vendedores ambulantes que carecían de autorización para ejercer esta actividad, han llegado en un furgón de la Guardia Civil esposados a la sede del Palacio de Justicia, donde los esperaban algunos familiares que les han expresado su apoyo.

Por su parte, el tercer detenido, un bañista que intercedió en el tumulto generado supuestamente para defender a los vendedores, fue puesto en libertad con cargos durante todo este periodo de detención dado su estado de salud y al tener un domicilio conocido, pero también se personará en los juzgados este viernes para prestar declaración ante el juez, según han informado desde la Guardia Civil.

Uno de los hermanos fue detenido por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y el otro, al igual que el bañista, por un delito de atentado contra la autoridad.

Posteriormente a la entrada de los detenidos en el juzgado, Antonio Garrido, el subinspector jefe de la Policía Local puntaumbrieña agredido y que este mismo jueves recibió el alta médica, ha llegado también al juzgado.

“Solo te deseo que se aplique justicia”

En un escrito publicado a través de su perfil de Facebook, después de que ayer recibiera el alta hospitalaria, Antonio Garrido explica que está “a la espera de las diferentes revisiones y curas de los cinco navajazos que a esta persona le dio tiempo a dar en tan poco tiempo”.

El agente califica los hechos como un “cobarde, traicionero y vil intento de matarme en medio de mi playa a las dos de la tarde, a cara descubierta y con ensañamiento; por una intervención y denuncia administrativa contra la venta ambulante no autorizada”.

Tras agradecer a los que le han enviado mensaje de ánimo, a sus compañeros y al Ayuntamiento, también se dirige al agresor: “Y a ti, solo te deseo que se aplique justicia”.

Por último, asegura que “en breve estaré a vuestro servicio” y añade: “A mí también se me ha puesto la carne de gallina cuando he visto el vídeo a cámara lenta; tengo dos días de cumpleaños al año”.