La socialista María Chivite, investida presidenta de Navarra con la abstención de EH Bildu

La candidata socialista María Chivite ha sido investida este viernes presidenta de Navarra al recibir el apoyo de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, y la abstención de EH Bildu, lo que le ha dado la mayoría simple necesaria en la segunda votación para su investidura. Chivite presidirá la Comunidad Foral tras dos meses de negociaciones, en los que también ha tenido que reivindicar sus posiciones ante el propio PSOE, desvincularse de las demandas de la coalición abertzale y defenderse de UPN, PP y Cs, que han elevado su investidura a un asunto de calado nacional.

Después de que el jueves en la primera votación EH Bildu votara en contra, pasadas 24 horas cinco de los siete parlamentarios de la formación abertzale se han abstenido y los otros dos han votado en contra, tal y como estaba previsto, para posibilitar la investidura de María Chivite. Navarra Suma ha mantenido su voto en contra a la candidata socialista. De esta forma, Chivite ha sumado 23 apoyos, ha recibido 22 votos en contra y ha tenido cinco abstenciones.

Han asistido a la investidura, desde la tribuna de invitados, el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti; el diputado socialista y secretario ejecutivo de Coordinación Territorial del PSOE, Santos Cerdán; el presidente del PNV, Andoni Ortúzar; la senadora navarra de Ciudadanos, Ruth Goñi; y el secretario general de CCOO de Navarra, Chechu Rodríguez, entre otros.

La líder del PSN toma el testigo de Uxue Barkos (Geroa Bai) en la Presidencia de Navarra tras haber acordado un programa de legislatura con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra. Presidirá un Gobierno de coalición que estará formado por 13 departamentos, ocho para el PSN, cuatro para Geroa Bai y uno para Podemos. Izquierda-Ezkerra ha declinado entrar en el Ejecutivo.

El Gobierno no tendrá mayoría en el Parlamento de Navarra, ya que suma 23 de los 50 escaños del Legislativo. María Chivite afirmó el jueves durante la presentación de su programa político que es “plenamente consciente” de que el Ejecutivo que presidirá “será un Gobierno sin mayoría absoluta, y que genera recelos en cierta parte de la sociedad“, por lo que pidió “confianza”.

Chivite reconoció que “es verdad que la confianza hay que ganársela, no es un acto de fe” y por ello ha asegurado que ofrece “diálogo a la Cámara, a los agentes sociales y económicos, a las entidades y organizaciones sociales, a todos los actores que contribuyen desde su actividad a construir Navarra, a dotar de valor a Navarra”.

EH Bildu: “Ahora comienza el verdadero trabajo”

El portavoz de EH Bildu Adolfo Araiz ha asegurado, tras la elección de la socialista María Chivite como presidenta del Gobierno de Navarra, que con esta investidura “no se acaba nada” sino que es ahora cuando comienza “el verdadero trabajo”. Araiz ha pedido a Chivite que tenga en cuenta que EH Bildu “está en la oposición, que será contundente cuando sea necesario y será constructiva cuando sea necesario”.

Araiz ha comentado a los periodistas al término del pleno parlamentario que EH Bildu ha cumplido su palabra al haberse abstenido cinco parlamentarios y dos haber votado en contra, lo que ha permitido la investidura de Chivite. Tras la investidura, ha dicho, “no se acaba nada”, sino que “comienza el verdadero trabajo” y llega el momento en el que el PSN “tiene que demostrar que es capaz de pasar de las palabras a los hechos”.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha trasladado la “satisfacción” de su formación por “haber conseguido sacar adelante un gobierno progresista y plural”. Así lo ha afirmado en el atrio del Parlamento, después de que la socialista Chivite fuera investida presidenta del Gobierno de Navarra, por lo que ha mostrado la “satisfacción” de Geroa Bai, ya que este Ejecutivo de coalición fue la fórmula que defendieron desde la noche electoral.

Según ha añadido, si Chivite “efectivamente sigue lo acordado en el acuerdo programático”, será un Gobierno “de progreso, que reconozca la diversidad y pluralidad de nuestra tierra y un Gobierno bueno para todos y para todas”. Además, ha criticado el “discurso prehistórico que hicieron ayer las derechas en este Parlamento” porque “frente a ese discurso de la incitación a la vuelta atrás, de la incitación al odio incluso, al enfrentamiento entre unos navarros y otros, este Gobierno apuesta por la convivencia, por el progreso, por el desarrollo y por la cohesión de toda Navarra”.

La portavoz parlamentaria de Izquierda-Ezkerra (I-E), Marisa de Simón, ha felicitado a la recién elegida presidenta de Navarra y ha considerado que “esta tarde ha ganado en todo caso la democracia” porque éste ha sido “el resultado de un procedimiento absolutamente democrático”.

De Simón además de a Chivite, “a todo el arco parlamentario y a todas las fuerzas” que han sido “capaces de llegar a un acuerdo programático de mínimos”. “Espero que podamos llegar a consensos más amplios en este Parlamento”, ha subrayado De Simón, quien ha apuntado que Izquierda-Ezkerra “va a estar ahí, tal como nos hemos comprometido, para vigilar y trabajar para que ese acuerdo programático se cumpla”. Además, ha asegurado que la formación trabajará con “fuerza” para “desarrollar más izquierda y propuestas propias de I-E”.

Por contra, el presidente de UPN y portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, afirmó que la investidura de la líder del PSN con la abstención de EH Bildu “marca un antes y un después” y aseguró que Chivite “pasará a la historia como la socialista que dinamitó los acuerdos entre constitucionalistas en Navarra”.

“Se ha echado en brazos de EH Bildu y ha despreciado al 37 por ciento de los navarros que han votado a Navarra Suma y a muchos votantes socialistas que querían un gobierno constitucionalista”, aseguró.

También se ha pronunciado el parlamentario de Navarra Suma, Carlos Pérez-Nievas, quien ha calificado como “una auténtica vergüenza democrática” y “una traición al pueblo de Navarra” la investidura de Chivte con la abstención de Bildu y ha advertido de que su coalición será “absolutamente implacable para que la democracia verdadera, el triunfo de lo que quiso la ciudadanía navarra, se imponga por las vías democráticas”.

Chivite, siempre afín a las tesis de Sánchez

Chivite cuenta con una dilatada trayectoria en el partido socialista, en el que ha ejercido, entre otros, el cargo de portavoz del PSOE en el Senado, y en el que ha sido siempre afín a las tesis de Pedro Sánchez.

Chivite encabezó la delegación del PSN que acudió en junio de 2017 al 39 Congreso del PSOE y que votó en bloque a favor de Pedro Sánchez y de su Ejecutiva, de la que forma parte el navarro Santos Cerdán como secretario federal de Coordinación Territorial.

Tras la elección de Sánchez, la líder socialista navarra le transmitió el “compromiso, trabajo y lealtad” del PSN y se puso a su disposición para “fortalecer el proyecto socialista” y que el PSOE “vuelva al Gobierno tanto en España como en Navarra“, dos objetivos que finalmente Chivite ha podido ver cumplidos.

Nacida en la localidad navarra de Cintruénigo en 1978, Chivite es licenciada en Sociología por la Universidad Pública de Navarra, máster en Organización y Gestión de Recursos Humanos y Técnica Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Ha sido concejala de las localidades navarras de Cintruénigo (2003-2007) y Valle de Egüés (2011-2013). Entre 2001 y 2005 perteneció a la Ejecutiva de Juventudes Socialistas. También ha sido parlamentaria foral en la legislatura de 2007 a 2011, como portavoz de Salud, y en la de 2011 a 2012, también como portavoz de Salud y portavoz adjunta del grupo parlamentario socialista.

Ha sido senadora de 2011 a 2015 y portavoz del PSOE en el Senado. Sucedió en el cargo a Marcelino Iglesias. En la Cámara Alta, fue portavoz socialista en la Comisión de Sanidad y Servicios sociales, de la que fue su vicepresidenta segunda, y vocal en las de Cooperación Internacional para el Desarrollo, en la de Igualdad y en la Mixta para el Estudios del Problema de las Drogas. Además, desde marzo de 2013, fue secretaria general adjunta en la dirección del grupo socialista del Senado.

El 5 de septiembre de 2014 abandonó la ejecutiva del PSN para optar a las primarias para la presidencia del Gobierno de Navarra en 2015. El 19 de octubre consiguió la victoria, con el 58,59 % de los votos, frente al 41,41 % de su contrincante, Amanda Acedo. El 14 de diciembre de 2014, en un congreso extraordinario, fue proclamada, como candidata única, secretaria general del partido en Navarra, puesto en el que sucedió a Roberto Jiménez.

En las elecciones de mayo de 2015, los socialistas consiguieron 7 de los 50 escaños autonómicos, dos menos que en la anterior legislatura, y se convirtió en portavoz socialista en el Parlamento foral navarro. Por incompatibilidad, al mes siguiente renunció a su acta de senadora y como portavoz socialista en la Cámara le sucedió Óscar López.

El PSN liderado por Chivite, quien se ha mostrado en todo momento contraria a llegar a pactos postelectorales con Navarra Suma (UPN, Ciudadanos y PP), mejoró notablemente sus resultados en las elecciones autonómicas de mayo de 2019 al conseguir 11 parlamentarios, 4 más que en la legislatura anterior.

María Chivite se ha convertido este viernes en la tercera presidenta del Gobierno de Navarra, tras la expresidenta de UPN Yolanda Barcina (2011-2015) y la líder de Geroa Bai, Uxue Barkos (2015-2019).

RELACIONADO