Chivite no logra la investidura en la primera votación con el voto en contra de Navarra Suma y EH Bildu

La socialista María Chivite no ha superado este jueves la primera votación de su investidura, por lo que deberá esperar hasta mañana viernes para ser la presidenta del Gobierno de Navarra con la abstención de EH Bildu. El pleno del Parlamento foral ha rechazado su investidura con 23 votos a favor de PSN (11), Geroa Bai (9), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1) y 27 noes de Navarra Suma (20) y EH Bildu (7). Será este viernes, a la misma hora que este jueves, cuando en la segunda votación la coalición abertzale dé a Chivite las abstenciones necesarias para superar la investidura y así, han explicado, evitar un gobierno de derechas.

La candidata socialista ha dedicado este jueves una hora para presentar su programa político tras el acuerdo alcanzado entre PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra. Por la tarde, las intervenciones de los grupos y las respuestas de María Chivite se han prolongado durante cuatro horas aproximadamente.

Chivité ha afirmado que se trata de “un acuerdo entre la izquierda y el nacionalismo que no es nuevo ni en España ni en Navarra, porque ya se da en otras instituciones y se ha demostrado eficaz cuando los actores se sitúan en la centralidad política”. Una centralidad, ha dicho, “que refleja la pluralidad pero que sabe dejar a un lado las diferencias, legítimas en democracia, para anteponer cuestiones de calado progresista que responden a una sensibilidad social mayoritaria”. Por eso, se ha mostrado convencida de que “los gurús del desastre tendrán que virar de posición cuando los hechos demuestren que éste será un Gobierno en esa centralidad” y que sus propuestas “no serán ni extrañas, ni sectarias, ni pondrán en riesgo nada ni supondrán ninguna catástrofe”.

“Serán equilibradas, sensatas, razonables y razonadas, y procuraremos siempre atender al interés general, porque un gobierno es una institución que trasciende a los partidos que la conforman”, ha declarado la candidata, quien ha apuntado que “la presidencia se debe ante todo a la ciudadanía a la que representa”. En todo caso, ha anticipado que éste “es un acuerdo de mirada larga, con una base que permitirá trabajar en el corto, medio y largo plazo”.

Chivite, quien ha subrayado que trabajarán los consensos “día a día”, ha aseverado que el Gobierno de Navarra que espera presidir actuará “sin rencor”, a pesar de lo que han tenido “que escuchar y vivir en todo este tiempo de trabajo hasta llegar aquí”.

En este sentido, ha considerado que, “cuando pase el calor del proceso y todo vuelva a la normalidad con la que trabajamos en el Parlamento día a día, el diálogo y el acuerdo entre distintos no solo será posible sino que será realidad, porque en Navarra siempre ha sido así y debe seguir siéndolo”. Por este motivo, ha apelado a la responsabilidad de los 50 parlamentarios navarros “para actuar con esa altura política que se espera de quienes tenemos el honor de asumir la tarea legislativa y ejecutiva de nuestra tierra”.

“Saben sus señorías que soy una persona optimista, y creo de verdad que el sentido común acabará imponiéndose. Porque todas y todos sabemos que polarizar la sociedad es una irresponsabilidad. Porque quiebra la convivencia y genera incertidumbres. Y no hay mayor enemigo para la prosperidad que la incertidumbre“, ha resaltado.

Tras apelar “a la serenidad, a la templanza, al sentido común”, Chivite ha anunciado que este Gobierno “hará de la igualdad y la prosperidad su bandera, desde el respeto a nuestro marco institucional y lealtad al Gobierno de España, con el que queremos colaborar y trabajar de la mano”.

La candidata del PSN ha recordado que ETA se disolvió hace año y medio y, para llegar a ese punto, ha habido “casi mil asesinatos y un terror político que debe quedar en la memoria pero también debe contar con el rechazo explícito y el reconocimiento del daño por parte de quienes tuvieron responsabilidad en ese camino que nunca debió emprenderse”.

La democracia, ha agregado, “se tiene que fortalecer y el compromiso ético y el reconocimiento de los errores cometidos serán bienvenidos por una sociedad que demanda de sus representantes claridad y rotundidad en la condena y el rechazo del terrorismo, del fascismo, de las actitudes antidemocráticas y de la violencia”.

El Gobierno de Navarra, ha comentado, respetará por ello “los diferentes sentimientos identitarios, siempre sabiendo diferenciar el papel institucional, del ámbito privado”.

La candidata, quien ha indicado que de las elecciones debe extraerse el mensaje de que Navarra es una comunidad plural, ha declarado que este Gobierno será “para toda la ciudadanía”, también para quienes no les han votado, una ciudadanía que “quiere acuerdos”. Al respecto, ha censurado a quienes consideran que acordar “es claudicar” y negociar “es mercadear”.

Duras críticas de Navarra Suma

Durante el debate, el presidente de UPN y portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha afirmado que la previsible investidura de la líder del PSN con la abstención de EH Bildu “marca un antes y un después” y ha afirmado que Chivite “pasará a la historia como la socialista que dinamitó los acuerdos entre constitucionalistas en Navarra”.

Esparza ha afirmado que “a finales de 2017 Chivite criticaba a Barkos por tener a un partido independentista, EH Bildu, como principal sostén de su Gobierno, y ahora EH Bildu se va a convertir en el verdadero sustento de su Gobierno”. “Se ha echado en brazos de EH Bildu y ha despreciado al 37 por ciento de los navarros que han votado a Navarra Suma y a muchos votantes socialistas que querían un gobierno constitucionalista”, ha asegurado.

Según Esparza, “la ambición de Chivite por ser presidenta a cualquier precio ha acabado con su dignidad política, se ha vendido por un sillón, su gobierno es un engaño a los ciudadanos, este PSN no es de fiar, perdieron en el terreno de juego y han ganado en los despachos del señor Sánchez y del señor Otegi”.

El portavoz parlamentario del PSN, Ramón Alzórriz, ha afirmado que los socialistas navarros “han cumplido su palabra hasta al final” al no haber “negociado” la formación de Gobierno “ni con Navarra Suma ni con EH Bildu” y ha reconocido que, habiendo alcanzado un acuerdo con Geroa Bai, Podemos e I-E que no llega a la mayoría absoluta, “será necesario hablar, dialogar y trabajar en buscar acuerdos para mejorar la vida de las personas en nuestra tierra”.

Por su parte, la presidenta del Gobierno foral en funciones y portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha apostado por “construir una segunda etapa hacia una Navarra mejor” y ha mostrado el compromiso de su coalición con las “políticas de progreso y de convivencia”. Uxue Barkos ha rechazado la idea de que la fragmentación política sea un problema y ha afirmado que “los momentos más fructíferos y que más avances han supuesto siempre han sido a raíz del diálogo y la negociación entre diferentes”. “El acuerdo es el resultado más palpable de la democracia, el beneficio final del único modelo de convivencia que respeta y defiende los derechos humanos”, ha añadido la portavoz de Geroa Bai.

La portavoz parlamentaria de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha afirmado que sin la formación abertzale “no es posible construir ninguna alternativa a la derecha en Navarra” y ha subrayado que “no se puede ignorar que EH Bildu y lo que EH Bildu representa están presentes en las instituciones y en todos los ámbitos de nuestra sociedad”. Así, Bakartxo Ruiz ha advertido de que “cualquier iniciativa” que se quiera sacar adelante “se tendrá que hablar y negociar, y va a ser necesario llegar a acuerdos, y si no se hace, no saldrá la iniciativa”. “Vamos a estar en la oposición, contundente cuando haga falta y constructiva cuando sea posible”, ha asegurado.

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha destacado que el voto afirmativo de su grupo a la investidura de la socialista María Chivite “está cargado de determinación y de exigencia de lo firmado”. Buil ha reconocido que su formación “ha pagado en sufrimiento y en votos para conseguir una mayor madurez” si bien ha remarcado que “nadie confunda nuestra humildad con domesticación ni institucionalidad, ni nuestras dificultades por derrotas”.

Por último, la portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, ha afirmado que, con el acuerdo programático que ha alcanzado con PSN, Geroa Bai y Podemos y el apoyo a la candidata socialista, su formación cumple su “compromiso de facilitar un Gobierno social” y ha asegurado que “trabajará para desarrollar el acuerdo programático, impulsando políticas progresistas y sociales, empeñados en recuperar el espacio perdido y ampliando la influencia en las calles”.

Críticas por la abstención de EH Bildu

La decisión de EH Bildu de facilitar la investidura de Chivite con la abstención de cinco de sus siete parlamentarios ha sido criticada por partidos como el PP, cuyo presidente, Pablo Casado, ha considerado “indignante” pretender que su partido facilite en España el gobierno de “quienes pactan con Bildu”.

También el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha cuestionado el acuerdo de investidura alcanzado en Navarra y lo ha considerado un insulto “al constitucionalismo y al sentido común” porque implica “gobernar con Batasuna”.

Desde el PSN en Navarra y el PSOE a nivel nacional se ha reiterado que no se ha pactado ni se pactará en el futuro con EH Bildu y, desde el Gobierno español, la portavoz en funciones, Isabel Celaá, ha aseverado que el PP sí ha llegado a “muchos acuerdos” con la formación abertzale en la Cámara Vasca.

A juicio de la portavoz gubernamental, el PSOE “no tiene que vender nada” porque los hechos muestran que no ha habido acuerdo con la formación de Arnaldo Otegi. Así, ha puesto de manifiesto que en Pamplona el partido abertzale ha perdido la Alcaldía, en el Parlamento Foral Bildu mantiene los puestos en la Mesa que ya tenía, y que en el caso del Gobierno de Navarra va a salir a con respecto a la anterior legislatura.

“Hay demasiada impostura en esto. El PP ha pactado con Bildu en distintos lugares, muchos, siempre que le ha convenido“, ha indicado Celaá en una entrevista en Antena3. “Muchos acuerdos en varios lugares, por ejemplo la Cámara vasca”, ha subrayado.

Según Celaá, es “público” que no hubo un pacto de socialistas con abertzales y atribuye esta polémica a que al PP le conviene lanzar esta idea. “Es una opinión política y estamos en tiempos políticos. Cada fuerza dice lo que cree que le conviene más”, ha resumido.