La socialista María Chivite consigue el apoyo de las bases de EH Bildu para gobernar en Navarra

La militancia de EH Bildu ha respaldado que los parlamentarios de la formación abertzale se abstengan para posibilitar la investidura de la candidata del PSN, María Chivite, como presidenta del Gobierno de Navarra. La coalición abertzale ha avisado ya a los socialistas de que no hagan “una lectura errónea” del resultado porque a sus militantes les ha costado mucho esfuerzo inclinarse a favor de una opción cuya principal finalidad es cerrar la puerta a la derecha.

En la consulta vinculante convocada por la formación abertzale, un 75 por ciento ha votado a favor de la abstención y un 25 por ciento a favor de que se vote en contra en la investidura. Han emitido su voto 1.999 militantes de las 2.600 personas que podían tomar parte en la consulta.

De esta forma, María Chivite cuenta para su investidura con el apoyo de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, y con la necesaria abstención de EH Bildu ya que con los votos de los demás partidos sólo recabaría 23 apoyos en un Parlamento que consta de 50 escaños.

El debate de investidura comenzará este jueves a las 12 horas con la intervención de la candidata socialista y continuará por la tarde con la intervención de los grupos. Está previsto que a las 20.30 horas se produzca la primera votación, en la que es necesaria la mayoría absoluta, que Chivite no alcanzará. En esta primera votación, Bildu se decantará por el ‘no’. Habrá que esperar 24 horas, hasta las 20,30 del viernes, para que se produzca la segunda en la que solo se precisa mayoría simple y en la que la formación abertzale dará a Chivite el respaldo justo que necesita para superarla. De sus siete diputados, dos votarán en contra y cinco se abstendrán.

La pregunta a la que han respondido los militantes de EH Bildu en la consulta interna era: ‘¿Cuál consideras que debería ser la postura de EH Bildu en el pleno de investidura para la elección de la Presidencia de Navarra ante la candidatura de María Chivite, que plantea la formación de un Gobierno de coalición entre PSN, Geroa Bai y Podemos, con el apoyo de I-E?’ Las dos opciones de respuesta eran abstención o votar en contra.

El encargado de presentar los resultados de la consulta ha sido el parlamentario abertzale Adolfo Araiz que ha lanzado al PSN la advertencia de que “no debe realizar una lectura errónea porque tanto quienes han votado la abstención como quienes han votado por el ‘no’ rechazan rotundamente una política de exclusión que deberá cambiar en cuanto inicie su andadura el gobierno que encabezará María Chivite”. Araiz ha puesto en valor ese 25% de votos que han optado por el ‘no’, dando a entender que los militantes que no lo han hecho han tenido que taparse la nariz. “Muchas personas nos han dicho que han tenido a la hora de votar la abstención”, ha asegurado y ha añadido: “Hemos repetido en este proceso que ambas opciones eran legítimas, que ambas opciones políticamente tenían argumentos más que suficientes para ser mantenidas y pensamos que el porcentaje del ‘no’ demuestra ese malestar con el Partido Socialista, con su historia reciente, y deja en evidencia el temor ante la posibilidad de dar alas al Partido Socialista cuando todos somos conscientes de que el inicio del cambio solo fue posible cuando la participación del Partido Socialista no fue necesaria”.

El diputado ha criticado que el PSN “regalara las alcaldías de Pamplona, Barañáin o Estella a la derecha, y que pactara con esas mismas derechas para quitar las alcaldías de Sartaguda y Huarte a EH Bildu”. A su juicio, “esta no era la mejor tarjeta de presentación en este debate”. Ahora bien, ha admitido que la decisión de la Mesa Política de EH Bildu en Navarra de promover la abstención se basa en la necesidad de “cerrar la puerta a un gobierno de derechas”. Además, ha defendido que los votos de EH Bildu van a ser determinantes para impedir que se den pasos atrás en las políticas iniciadas por el cambio y seguir avanzando en esa dirección”.

En todo caso, Adolfo Araiz ha considerado que “una vez más la izquierda soberanista en Navarra ha respondido con responsabilidad y con un trabajo serio ante una decisión compleja y difícil de tomar, compleja, porque si bien cerrar la puerta a las derechas era y es una posición que asumíamos de forma clara, también es cierto que la política del PSN nos ofrecía pocas garantías”. A su juicio, “si algo sale fortalecido de todo este proceso es la izquierda soberanista en Navarra, por su madurez y responsabilidad”.

RELACIONADO