El PP solo hablará con Sánchez si retira el ‘pacto de la vergüenza’ en Navarra que avalan las bases del PSOE

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ha asegurado este domingo que los populares no negociarán nada con Pedro Sánchez si el PSOE mantiene "el pacto de la vergüenza" en Navarra y la socialista María Chivite es presidenta de esta comunidad con la abstención de Bildu. El pacto alcanzado por Chivite sólo será efectivo con la abstención de Bildu, lo que ha avalado el 89% de la militancia socialista. Pero eso estrecha las opciones alternativas del PSOE tras su fiasco con Podemos. La líder de Cs en Cataluña, Lorena Roldán, ha afirmado que su partido no dará apoyo al candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, "ni ahora ni en septiembre tampoco". 

En declaraciones a los medios tras la entrega de premios del 37 Trofeo San Lorenzo en Madrid, Andrea Levy ha asegurado que el PP “no irá a ninguna parte” con un PSOE capaz de pactar con Bildu y ha subrayado que no reconoce en Pedro Sánchez el “PSOE histórico que ha ido de la mano del PP para construir la democracia y el Estado constitucional”. El sábado, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, avanzaba que el presidente en funciones llamaría en los próximos días a PP, Cs y Unidas Podemos para “explorar otras vías” de cara a recabar su apoyo y desbloquear una investidura en septiembre.

En sus declaraciones, Levy ha lamentado que Sánchez “arrase” con el constitucionalismo y la convivencia y le ha recordado que “de estos pactos territoriales depende el futuro de España”. “El PSOE en estos momentos y con estos acuerdos no tiene nada que ver con el PP para el futuro de España”, ha insistido la responsable de Estudios del PP. “No vale todo en política para que Sánchez sea presidente del Gobierno”, ha subrayado la responsable popular. “Y no vale que un partido que se dice constitucionalista vaya de la mano con aquellos que han volado los cimientos de la Constitución”, ha apostillado.

Levy ha incidido en que el pacto “ignominioso” de Sánchez en Navarra “pone el final de una trayectoria democrática” y ha recordado que ese acuerdo sitúa a Bildu como socio preferente de los socialistas navarros. “Sánchez puede intentar ser presidente pero no destruir España. Está claro que más Sánchez es menos España”, ha añadido. También ha reprochado a Sánchez “que se coja vacaciones en agosto” después del “desaguisado” que ha dejado esta semana en la sesión de investidura, “descalificando a miembros de Podemos y ahora intentándonos colar por detrás el pacto del partido con Bildu”.

Ante la polvareda que ha levantado su pacto en Navarra, el PSN ha reiterado que en el proceso de negociación que culminó el viernes con un acuerdo de programa y de Gobierno “no ha mantenido ninguna reunión con Bildu, ni como partido ni con intermediarios” y que su “único compromiso” es con los firmantes del pacto. Estos son Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra (I-E), a su vez socios de EH Bildu en la anterior legislatura, si bien ahora se han alineado con PSN para pactar la próxima investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra.

EH Bidu ha dado a conocer que su dirección política aboga por facilitar la investidura de Chivite con la abstención de sus parlamentarios, a la vez que trascendía una carta enviada a los militantes abertzales en la que sus dirigentes aseguran que han hablado con Geroa Bai, Podemos e I-E, que “tienen claro que somos sus interlocutores prioritarios y tienen el compromiso de mantener relaciones continuadas con nosotras”. Al respecto, en una nota, el PSN reitera que en este proceso no ha mantenido ningún contacto con EH Bildu, al que niega la condición de “socio de los socialistas” que sí atribuye a Geroa Bai, Podemos e I-E, y “por tanto, el único compromiso que tiene el partido es con estas formaciones”.

Los socialistas navarros han logrado este domingo el respaldo del 89,34 % de los votantes para “un gobierno de progreso” encabezado por Chivite. El 10,16 % ha votado ‘no’ y un 0,5 % en blanco. PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E, que suman 23 de los 50 escaños del Parlamento foral, cerraron el pasado viernes un acuerdo de programa de Gobierno y de reparto de áreas, que presidirá la socialista María Chivite con 13 consejerías, de las que 8 serán para PSN, 4 para Geroa Bai y 1 para Podemos. La cuestión es que los 11 votos del PSN + 9 de Geroa Bai +2 de Podemos y 1 de Izquierda-Ezquerra suman 23 y, a menos que los 7 representantes de EH Bildu se abstengan, es imposible que Chivite reúna más apoyos que los 20 votos en contra que sin duda emitirá Navarra Suma, la plataforma formada por PP, Cs y UPN.

Izquierda Socialista ha subrayado en un comunicado que la investidura de Chivite como presidenta de Navarra cuenta “con toda la legitimidad democrática y recoge el sentir mayoritario de la sociedad navarra, libremente expresada en las últimas elecciones”.

Desde Izquierda Socialista se rechazan “de plano” las exigencias de Navarra Suma y los intentos de coacción desde instancias estatales de PP y Ciudadanos, “que con argumentos falaces y despreciando la voluntad mayoritaria de la sociedad navarra pretenden acceder al gobierno para gestionarlo en su propio beneficio”. Por ello, esta corriente de opinión ha defendido para Navarra un gobierno de progreso capaz de desarrollar en el marco constitucional unas políticas públicas “inequívocamente de izquierdas y con un carácter social y de progreso que permita avanzar en la construcción de una sociedad más justa, libre e igualitaria”.

Lo cierto es que, al margen del PP, al PSOE no le quedan muchas más opciones además de Podemos. Ciudadanos le ha cerrado la puerta sin condiciones. En declaraciones a los medios este domingo en Tarragona, la dirigente de los naranjas en Cataluña Lorena Roldán ha calificado de “espectáculo bochornoso” el pleno de investidura, que a su juicio fue una batalla de egos entre Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. “Si algo ha quedado claro es que Sánchez y su banda han investido a Rivera como jefe de la oposición”, ha defendido Roldán, que ha reclamado que se ponga en marcha la legislatura para que su formación pueda hacer una oposición firme y controlar al gobierno. Roldán ha reprochado a Sánchez que prefiera “pactar con populistas y separatistas que con constitucionalistas” en Navarra, en Baleares, en Valencia y en la Diputación de Barcelona.

La recién nombrada líder de Cs en Cataluña ha pedido, además, la dimisión del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la convocatoria de unas elecciones autonómicas, para que “deje de robar el futuro a los catalanes”. Roldán ha criticado que la única prioridad de Torra “es ir a visitar al fugado de la justicia en Waterloo”, en referencia al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, y ha asegurado que los catalanes no se merecen un gobierno que piense que los problemas reales son migajas, ha dicho textualmente.

Preguntada por la posible ampliación de los miembros de la ejecutiva de Cs, Roldán ha explicado que este lunes se reunirá la ejecutiva y tomará la decisión de si “los organismos del partido deben crecer en la mismo proporción” que han crecido en las urnas. Roldán ha sostenido que la posición del partido sobre la investidura de Sánchez no ha cambiado, al ser preguntada por la afirmaciones del exmiembro de la ejecutiva del partido Toni Roldán. “El señor Toni Roldán ahora no está de acuerdo con la estrategia de Cs; pero es él quien ha cambiado de opinión, no Cs”, ha zanjado la líder naranja, que ha recordado que la decisión se tomó por unanimidad en la cúpula del partido, de la que Roldán formaba parte.

RELACIONADO