Rufián condiciona su abstención el jueves a que haya un pacto entre PSOE y Podemos en 48 horas

El debate de investidura de Pedro Sánchez ha continuado este martes con la intervención del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que ha empezado reprochando a Pedro Sánchez que el lunes ignorara completamente a Cataluña y solo dedicara unas breves palabras de su discurso inicial a sus potenciales socios de Unidas Podemos. Rufián, además, ha censurado que el candidato socialista, sabiendo que tiene que contra con los votos del partido morado, se empecinara en pedir el la abstención de la derecha, del PP y Ciudadanos.

Rufián, que lleva mucho tiempo haciendo llamamientos al entendimiento entre el PSOE y Podemos para salvar la situación y evitar una repetición electoral que teme que sea una gran oportunidad para la derecha, ha vuelto a alertar sobre el riesgo de convocar de nuevo a las urnas. A su juicio, “aún se puede salvar la situación. Una situación que sería de una irresponsabilidad histórica que solo pagara la izquierda, tenga la bandera que tenga en el logo”. Es más, el diputado republicano ha lanzado una advertencia a Sánchez sobre la posibilidad de que se equivoque de plano si lo fía todo a las encuestas, recordándole que “quizás lleva demasiado tiempo en un despacho rodeado de gurús de la demoscopia”. Su principal temor es que “este pato lo vamos a pagar todos. Si con estos mimbres que tenemos no somos capaces de dar respuesta a los enormes retos que tenemos por delante, merecemos que los hijos de Aznar y don Pelayo nos pasen por encima”.

Tras hacer una nueva invitación al PSOE y a Unidas Podemos para que lleguen a un acuerdo y en un tono mucho más conciliador del que solía utilizar en su primera legislatura como parlamentario nacional, Rufián ha lanzado un ofrecimiento al presidente en funciones para volver al diálogo y abrir la negociación: “Estamos condenados a entendernos. Mi ofrecimiento es este: entendámonos. La pregunta, señor Sánchez y señorías del PSOE, es si ustedes nos quieren respetar y ponerse de acuerdo con nosotros. En definitiva, si quieren hacer política. Porque nosotros venimos a hacer política”.

Rufián, no obstante, ha planteado que quiere saber con quién está hablando, motivo por el que ha dirigido una serie de preguntas a Pedro Sánchez: “¿Será usted el Sánchez del no es no? ¿O el Sánchez del no a Iglesias? ¿Serán el PSOE de la reprobación a Sáenz de Santamaría por los palos del 1 de octubre? ¿ O el PSOE del ‘igual volvemos a aplicar el 155’?”

El portavoz de ERC ha recordado todo lo que su grupo ha hecho para apoyar al Gobierno socialista desde que colaboró a que una moción de censura tumbara a Mariano Rajoy: “Nosotros a ustedes les votamos una moción de censura gratis. Porque echar a ladrones de Moncloa no era una opción, era una obligación. Les votamos un techo de gasto gratis. Y votamos 28 de 29 reales decretos gratis. Solo pedíamos una cosa, diálogo y hablar”. Pero entonces, surgió la famosa palabra ‘relator’ para referirse a un posible mediador entre el Estado central y la Generalitat de Cataluña y todo se fue al traste. Lo ha recordado el propio Rufián: “Todo el mundo sabe lo que pasó. Manifestación de los trillizos en Colón. Editoriales de la caverna. Y la señora Calvo levantándose de la mesa. Miedo. Y levantaron una campaña electoral con un solo leitmotiv: los independentistas son unos irresponsables, unos intransigentes, los que bloquean. Ustedes, que están hoy aquí jugando a la ruleta rusa con darle una segunda oportunidad a Rivera, Casado y Abascal de llegar a Moncloa”.

Rufián ha demostrado en todo momento estar seriamente preocupado por un posible bloqueo político que ha considerado “irresponsable, entre otras cosas porque significa dejar sin agua municipal a una señora de Lavapiés”. En este punto ha hecho toda una declaración en contra del frentismo antiespañol que exhiben algunos independentistas: “A mí no me roba España. Repito, a mí no me roba España. A mí me roba Rato, me roba Bárcenas, me roba Millet y me roba Pujol, y me da igual de dónde sean. Así que presentamos una síntesis de nuestras propuestas, que esperan contrapropuestas, no amenazas, no silencios cómplices”.

Pedro Sánchez ha agradecido el tono sosegado de Rufián y ha contestado a uno de sus reproches volviendo a explicar por qué pide la abstención del PP y Ciudadanos, para que asuman su responsabilidad como partidos constitucionalistas y de Estado que son, no para que aplaudan o apoyen activamente sus políticas. Como ya hizo el lunes, el candidato socialista ha asegurado que cuando en su discurso inicial habló de desigualdad, de violencia machista, de transición energética… de tantas otras cuestiones también estaba hablando de Cataluña. Sobre la crisis territorial derivada del pulso soberanista, ha insistido en que se trata de “un problema de convivencia”. En cualquier caso, Sánchez ha puesto dos condiciones para abordar la cuestión catalana: acabar con la vía unilateral y con las manifestaciones de que lo volverían a hacer como las realizadas por el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, y sentarse a la mesa para dialogar. “Si desea solucionar un problema de convivencia, debe reconocer a la otra parte”, ha dicho.

Sánchez ha discrepado de Rufián en lo relativo a la interpretación de que los votantes dieron la victoria a la izquierda el 28 de abril como reacción a la emergencia de la extrema derecha. “Viene a decir que el pueblo español ha votado en reacción a PP, Cs y Vox. Yo creo que no es así. Creo que el pueblo español ha votado futuro”.

Sánchez, por cierto, también ha contestado a una declaración de Rufián recordando a los exlíderes del ‘procés’ que se encuentran encarcelados a la espera de sentencia judicial, entre ellos el líder de Esquerra, Oriol Junqueras. “Usted aduce que los líderes independentistas que están siendo juzgados en el Supremo lo son por haber defendido la libertad. Y no es cierto. Lo son porque supuestamente pudieron cometer irregularidades e ilegalidades”, ha señalado el presidente. El líder socialista ha recordado la Declaración Unilateral de Independencia, la DUI, y las leyes de desconexión. Y al hilo de todo ello ha preguntado a la bancada republicana si ha sacado una conclusión de todos esos momentos, “porque si lo han hecho probablemente podamos encontrar una senda donde poder entendernos”. A lo que ha añadido: “Voluntad de diálogo toda, pero siempre dentro de la Constitución”. En palabras del presidente, no hay ningún problema en volver a la mesa de diálogo.

Después de una contrarréplica de Rufián en la que el representante de ERC ha lamentado que los llamados partidos constitucionalistas -PP, Cs y el propio PSC- no participen en la mesa de diálogo constituida en el Parlament, Sánchez ha negado que los socialistas eludan ese foro de diálogo y ha recriminado al diputado que los partidos independentistas solo hablen en nombre de una parte de Cataluña, obviando a la que no está de acuerdo con sus ideas y objetivos. El problema, según el presidente, es que “el señor Torra nunca ha retirado de la misma (la mesa de diálogo) su desafío para seguir una vía unilateral. Y como usted comprenderá, si varios grupos se quieren sentar a dialogar y la propuesta que hace es la unilateralidad, comprenderá que tengamos algunas dudas sobre si se quiere dialogar en Cataluña”.

Sánchez ha recordado, además, que “unilateralidad es imponer leyes de desconexión. No hacer caso a las advertencias del Constitucional. Eso es unilateralidad. Y lo digo con toda tranquilidad, para que quede y conste en acta. Queremos el diálogo, dentro de la Constitución y el Estatuto de Cataluña, pero si el mensaje que trasladan es que lo volverán a hacer, tengo que decirles que el Gobierno de España defenderá el orden constitucional, la soberanía nacional”.

Rufián ha pedido a Sánchez que no dé por supuesta la abstención de su grupo y ha terminado de esta manera: “Ni se puede imponer una república ni se puede imponer una autonomía con el 50% de la población en contra. Así que estamos condenados a entendernos. Dejemos de regalar discursos para la hemeroteca. Pide un consenso. Ya existe. El 80% de la población de Cataluña pide votar. Dirimir este conflicto en una urna y no a palos. Y aquí hay gente que está en contra de la independencia. ¿Sabe qué provoca la crisis de convivencia? El discurso del Rey del 3 de octubre. ¿Sabe qué provoca la crisis de convivencia? Que un medio destape la connivencia entre el CNI y el cerebro de uno de los mayores atentados que se han cometido en los últimos años”.

RELACIONADO