La selección masculina de waterpolo derrota a Serbia (9-12) y también estará en semifinales

La selección española masculina de waterpolo luchará también por las medallas en el Campeonato del Mundo que se está disputando en Gwangju (Corea del Sur) después de batir este martes en los cuartos de final a la poderosa Serbia por 9-12.

Un día después de que el combinado femenino se clasificase para la penúltima ronda por tercera vez en las últimas cuatro ediciones del campeonato, el equipo de David Martín le emuló para volver a una pelea por el podio mundialista diez años después de hacerlo por última vez con la plata conquistada en Roma. De este modo, por primera vez en la historia, las dos selecciones pelearán por las medallas en un Mundial.

La tarea no era sencilla para una España que tenía enfrente a la actual campeona olímpica y europea, una Serbia que, sin embargo, no ha acudido a la cita con su mejor equipo después de ganar la Liga Mundial y conseguir ya un billete para Tokyo 2020, que podría certificarse para los españoles si baten a Croacia, defensora del título en Gwangju, y alcanzan la final.

Pero el combinado balcánico sigue plagado de calidad y no saltó a la piscina con relajaciones, aunque los de David Martín demostraron que están yendo de menos a más y se tomaron la revancha de la pasada final del Europeo de Barcelona sacando buen partido a las ausencias rivales gracias principalmente a su seriedad y concentración.

España siempre mandó en el marcador y supo anular a Dusan Mandic, una de las estrellas rivales y que se quedó a cero. Francisco Fernández y Álvaro Granados pusieron el 0-2 al inicio y a partir de ahí, la defensa española, con un gran Dani López-Pinedo, y la efectividad y variedad arriba hicieron el resto.

La actual subcampeona de Europa firmó un sensacional segundo periodo para empezar a enfilar la pelea por el podio. Frenó el ataque serbio y un parcial de 0-4 le permitió escaparse en el marcador (1-6) para manejar con más comodidad el partido.

El combinado nacional mantuvo la concentración tras el descanso (3-7) y como hicieran las de Miki Oca contra los Países Bajos, nunca dejó que el oro en Rio 2016 pudiese convertirse en una serie amenaza ni bajase su desventaja más allá de los tres goles.

Strahinja Rasovic, el mejor de los suyos, puso el 8-11 a falta de seis minutos para el final, pero España no se puso nerviosa y López-Pinedo no encajó ningún gol en los siguientes cinco minutos. Sergi Cabanas firmó la docena con poco más de un minuto para asegurar la lucha por las preciadas medallas y el pasaporte olímpico.