El FMI cree que España crecerá un 2,3 % en 2019, un punto más que la eurozona

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha sumado a la lista de organismos y servicios de estudios que han mejorado su previsión de crecimiento de la economía española en 2019, que sitúa ahora en el 2,3 %, dos décimas más que en el informe anterior, publicado en abril.

De esta forma, España crecerá este año un punto más que la zona del euro, donde, según el FMI, la economía avanzará una media del 1,3 %, el mismo incremento previsto en abril.

Este diferencial se reducirá en 2020, ya que el Fondo prevé que la economía española crezca ese año un 1,9 % -igual que en el informe anterior- y la zona del euro, un 1,6 % -una décima más que en el pronóstico previo.

Otros organismos han elevado recientemente su previsión de crecimiento para España en 2019, como la Comisión Europea (dos décima más, hasta el 2,3 %), el Banco de España (dos décimas más, hasta el 2,4 %), el servicio de estudios del BBVA (una décima, hasta el 2,3 %) o el panel de analistas de Funcas (una décima, hasta el 2,3 %).

El Gobierno prevé que la economía española crezca este año un 2,2 %, según la última actualización del cuadro macroeconómico.

No obstante, la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, anunció recientemente que el Gobierno quería revisar al alza “en los próximos días” su previsión de crecimiento económico.

Sin embargo, Calviño no concretó en cuántas décimas la aumentará y solo señaló que será “en línea con algunos de los que ya la han revisado”.

El FMI atribuye la revisión al alza de su previsión de crecimiento para España en 2019 al buen comportamiento de la inversión y a la debilidad de las importaciones.

“España lo está haciendo muy bien, especialmente cuando la comparamos con la media de la zona del euro”, ha dicho la economista jefe del FMI, Gita Gopinath en una entrevista con Efe.

Según Gopinath, la economía española “está teniendo mejores resultados que la media de la Unión Europea (UE)”. “Es ciertamente una economía más fuerte ahora”, ha apuntado.

En cuanto a la zona del euro, el Fondo espera que el crecimiento se acentúe durante el resto de este año y hasta 2020, ya que prevé una recuperación de la demanda externa y una paulatina disminución de los problemas coyunturales que han afrontado algunos países.

“Se espera que la zona del euro se recupere. Tenemos un primer cuatrimestre con mejores datos de lo esperado”, ha explicado Gopinath.

No obstante, la economista jefe del FMI ha avisado del impacto que las tensiones comerciales tiene en países exportadores como Alemania.

De hecho, el FMI ha revisado a la baja el pronóstico de crecimiento de Alemania para este año hasta el 0,7 %, una décima menos que en abril, aunque eleva en tres décimas, hasta el 1,7 %, su previsión para 2020.

La rebaja de 2019 se debe, según el FMI, a la debilidad de la demanda externa, que también pesa sobre la inversión.

Para Francia, el pronóstico se mantiene sin cambios, con perspectivas de crecimiento del 1,3 % en 2019 y de 1,4 % en 2020.

El FMI considera que los efectos negativos de las protestas callejeras se han disipado y espera que las medidas fiscales apoyen el crecimiento.

El Fondo considera que el incierto panorama fiscal en Italia es similar al de abril y que ello se refleja sobre la inversión y la demanda interna, por lo que mantiene una previsión de crecimiento del 0,1 % en 2019.

Sin embargo, recorta en una décima, hasta el 0,8 %, la proyección para 2020.

En lo que respecto al Reino Unido, el FMI cree que crecerá el 1,3 % en 2019 (una décima más de lo previsto en abril) y el 1,4 % en 2020 (el mismo dato que en el informe anterior).

El FMI asume un “brexit” ordenado seguido de una transición gradual al nuevo régimen, aunque señala que la forma definitiva de la salida de la Unión Europea (UE) sigue siendo muy incierta.

El Fondo considera apremiante resolver rápidamente la incertidumbre sobre los acuerdos comerciales, como los que puedan derivarse de la salida del Reino Unido de la UE.

Leer más noticias sobre