El consejero del Banco Santander insta a que haya un gobierno “cuanto antes” para generar “certidumbre y estabilidad”

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha afirmado este martes que no se plantean cobrar a los minoristas por las cuentas no operativas, es decir las que no tienen movimientos, pero sí están estudiando la posibilidad de hacerlo para las medianas y grandes empresas si se llevan a cabo nuevos recortes en los tipos de interés. Así lo ha asegurado durante la presentación de resultados del segundo trimestre en la que ha comentado que le gustaría que se formara gobierno “cuanto antes” porque “siempre nos da más certidumbre y genera estabilidad y favorece la confianza de los inversores”.

Sin embargo, ha obviado opinar sobre cómo afectaría al mundo empresarial la formación de un gobierno de coalición entre Unidas Podemos y PSOE, ante la posibilidad de que apliquen una tasa a la banca y suban los tramos impositivos a los españoles. Álvarez se ha limitado a decir confía en que se forme un Gobierno que “dé un horizonte de certidumbre en la dirección que estime correcta”.

El número dos de la entidad ha asegurado además que el grupo deberá adaptarse a un entorno más difícil ante la posibilidad de que BCE mantenga los tipos en negativo o incluso los baje aun más, tal y como se espera que pueda ocurrir en la reunión de este jueves.

“Obviamente, tipos más bajos significan un entorno más difícil, la capacidad de generar ingresos es más complicada y el impacto de un 1% en los tipos de interés tiene un impacto en Europa de 1.000 millones de euros. Es un entorno difícil al que nos tendremos que adaptar”, ha explicado el consejero delegado de la entidad.

Otro de los aspectos a los que se ha referido es al Brexit, puesto que Reino Unido es uno de sus principales mercados en Europa de Banco Santander. Para Álvarez  el hecho de que Boris Johnson, como sucesor de Theresa May, pueda llegar a ser el primer ministro y apoye un Brexit duro, es decir una posición en la que no exista un acuerdo de la UE, no les supondrá mayores consecuencias puesto que desde hace tiempo que tienen “un plan de contingencias”.

Eso sí, se ha mostrado confiado en que haya algún tipo de acuerdo por “el bien de la economía” en Europa y en el Reino Unido.

El Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 3.231 millones de euros en el primer semestre de 2019, el 14 % menos que un año antes, tras dotar dotar 814 millones en costes de reestructuración, que según ha explicado Álvarez han supuesto 800 millones de euros.

Este es un resultado que la entidad no había conseguido desde 2011. Por esta razón, el consejero delegado se ha mostrado satisfecho y confiado en que se van a cumplir todos los objetivos del plan estratégico de la entidad.

Por otra parte, ha reconocido que la entidad tiene una exposición de 4.000 millones de euros por hipotecas referenciadas al índice de referencia para préstamos hipotecarios (IRPH) y que la mitad de ellas proceden del Banco Popular.

Éste es el riesgo al que está expuesta la entidad si la Justicia europea declarara que estas cláusulas son abusivas y deben anularse, lo que podría generar un aumento de las demandas judiciales contra los bancos españoles con impacto en aquellas entidades con mayor volumen de préstamos hipotecarios indiciados al IRPH.

En este sentido, Álvarez ha comentado que “es altamente especulativo hablar de los impactos de una sentencia que no se ha producir hasta después de septiembre” y ha defendido que este índice se lleva utilizando por el Banco de España desde los años 90. “Vamos a esperar la sentencia” ha subrayado.

RELACIONADO