Caleb Ewan repite triunfo en el Tour en el anunciado sprint de Nimes

El corredor australiano Caleb Ewan (Lotto Soudal) repitió triunfo en la decimosexta etapa del Tour de Francia, con salida y meta en Nimes sobre 177 kilómetros, tras ganar en el anunciado sprint a los también velocistas, el italiano Elia Viviani (Deceuninck-Quick Step) y el neerlandés Dylan Groenewegen (Jumbo-Visma).

Caleb Ewan sumó su segunda victoria en la presente edición del Tour de Francia, después de la que logró en la undécima etapa con los mismos protagonistas en el ‘podio’, aunque en aquella ocasión Dylan Groenewegen cedió por milímetros en una llegada de ‘foto-finish’ y Viviani concluyó tercero.

‘Pocket Rocket’ (‘cohete de bolsillo’) como se le conoce por su menudo tamaño se convirtió en el primero de su ‘especie’ en obtener el doblete en la edición de 2019, y se unió al selecto grupo de ciclistas que han ganado en las tres ‘grandes’ carreras por etapas, Giro de Italia, Tour y Vuelta a España.

El francés Julien Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) conservó el jersey amarillo de líder de la clasificación general, en la que ya no estará el danés Jakob Fuglsang (Astana), noveno, uno de los favoritos en los pronósticos iniciales para el podio en París y que optó por el abandono por las secuelas de una caída.

Y pese a no aparecer los temidos ‘abanicos’ camino de Nimes, Nairo Quintana (Movistar) confirmó las malas sensaciones de las últimas jornadas y no aguantó el intenso ritmo de caza del pelotón, liderado por el Jumbo-Visma, para acabar cediendo algo más de un minuto (1:02) junto al Coliseo de Nimes, sede de la salida de la Vuelta un bienio atrás.

Apenas en el kilómetro 5 se forjó la fuga de un quinteto de ‘osados’ -Paul Ourselin (Total Direct Energie), Lukasz Wisniowski (CCC Team), Lars Bak (Dimension Data), Stéphane Rossetto (Cofidis) y Alexis Gougeard (Ag2r La Mondiale)- que no llegó a contar con una renta de mucho más de minuto y medio.

En cambio, cerca estuvo de repetirse el guion de 2014, la última vez que llegó el Tour a Nimes y en la que Alexander Kristoff consiguió una agónica victoria rebasando a tan sólo 50 metros de la meta a los escapados Jack Bauer y Martin Elmiger.

Esta vez la fuga fue neutralizada a 2 kilómetros de la línea del éxito, Jumbo preparó como acostumbra la llegada a Dylan Groenewegen, pero el pequeño Ewan emergió con más ímpetu aún que en Toulouse para agrandar aún más su gesta en su estreno en la ‘carrera de las carreras’ y mostrar el maillot del Lotto al resto de locos del sprint.

Este miércoles se disputa la decimoséptima etapa, entre Pont du Gard y Gap, de 200 kilómetros, de perfil quebrado con dos puertos, uno de cuarta, la Cote de La Rochette du Buis, y otro de tercera, el Col de la Sentinelle, 5,2 kilómetros al 5,4 por ciento y cuya cumbre está a tan sólo 9 kilómetros de la meta.

Leer más noticias sobre