Vueling prohibe volar a una pasajera por llevar un body

Los clientes mostraron su malestar a la compañía, que alega que la decisión final de no dejarla embarcar se debió a su comportamiento

Una usuaria de la aerolínea Vueling no ha podido embarcar en un vuelo de la compañía por llevar un body escotado. Según ha indicado la hermana de la pasajera a través de Twitter, donde ha denunciado los hechos, el personal de la empresa no le permitió subir al avión a pesar de que varias personas le dejaron ropa para taparse.

“No me aceptan en el vuelo por llevar un body”, se escucha decir a la joven en el vídeo compartido por su hermana en la red social ante la indignación de las personas que viajaban con ella. “¿Cómo no va a poder volar si no molesta a nadie?”, pregunta una de ellas. “¡Llama a la Guardia Civil!”, se escucha decir a una de las chicas.

Ante el revuelo, una de las trabajadoras llama a la Benemérita para que se personen en la puerta de embarque y sacasen a la chica de allí.

Según la hermana de la afectada, el motivo para no dejar embarcar a la afectada responde al artículo 11 y 12 de la política de Vueling, aunque en el documento que muestra no se aprecia nada referido a la vestimenta.

La aerolínea ha respondido a través de Twitter a las imágenes asegurando que “las condiciones de transporte de Vueling y de la mayoría de transportes colectivos se aplican de manera igualitaria a hombres y mujeres” y están “diseñadas para defender y proteger la seguridad de todos los pasajeros a bordo“.

“Estas condiciones establecen poder denegar el acceso a pasajeros cuya conducta no se adapte a dichas condiciones“, asegura Vueling, que subraya que “la pasajera iba en bañador” y que “la respuesta a la petición de la agente de handling ha sido abusiva y es la única razón por la que se ha decidido llamar a la autoridad competente y que no volase”. En resumen, alegan que le denegaron el acceso por su reacción y no por llevar body, algo que cuesta bastante creer porque le prestaron ropa.

El caso es que en Twitter se ha generado una gran cantidad de respuestas tanto a la denuncia inicial como a la contestación de la compañía, que ha recibido una ola de críticas.

La pasajera ya ha denunciado los hechos a Consumo.