Podemos acusa al PSOE de ofrecerle solo ‘cargos simbólicos’ a las puertas del debate de investidura

A punto de que comience el debate de investidura de Pedro Sánchez, las negociaciones entre PSOE y Podemos transcurren con total discreción. Lo poco que ha trascendido es que ese proceso habría encallado por la resistencia de los negociadores socialistas a ceder a las pretensiones del partido morado, que no se conforma con los ‘cargos simbólicos’ que pretende endosarle su potencial aliado. Entre esos cargos estaría la vicepresidencia que la mayoría de las fuentes adjudican a Irene Montero, pero la formación de Pablo Iglesias quiere más y, sobre todo, quiere más contenidos para poder aplicar sus políticas.

Durante los contactos que han mantenido este fin de semana, la formación morada ha recordado al PSOE que han “cedido desde el inicio en no pedir ministerios de Estado”, además de haber ofrecido “lealtad con la cuestión de Cataluña”, y han destacado “el gesto de Pablo Iglesias” de echarse a un lado. “No paramos de encontrarnos más que excusas por parte del PSOE”, aseguran fuentes del partido de Iglesias al comentar el resultado de las conversaciones con el equipo negociador socialista, integrado por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo; la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero.

Por parte del PSOE, según explican las mismas fuentes, “ofrecen una vicepresidencia simbólica sin competencias y carteras sin competencias que no permiten desarrollar las políticas” que pide la formación morada. Podemos, cuyo equipo negociador pilotan el secretario general, Pablo Iglesias y el responsable de Acción de Gobierno y Acción Institucional, Pablo Echenique, quiere estar al frente de ministerios desde los que pueda llevar a cabo algunas de sus principales prioridades.

Entre ellas, incluyen la subida del SMI a 1.200 euros, los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, educación universal gratuita de 0 a 3 años y otras políticas de igualdad, bajar las tasas universitarias y potenciar la investigación, así como reducir la factura de la luz, medidas contra la emergencia climática o el impuesto a la banca para recuperar el rescate bancario.

El debate de investidura comenzará este mediodía con el discurso de Sánchez y se prolongará hasta este martes, cuando se proceda a la primera votación, por lo que aún hay tiempo para que se alcance un acuerdo. No obstante, no es descartable que las negociaciones se alarguen hasta el jueves, cuando se producirá la segunda votación si Sánchez no consigue mayoría absoluta en la primera.

Empleo y lucha contra la precariedad, desigualdad, feminismo y emergencia climática conformarán el núcleo del discurso de Sánchez, que según fuentes de Moncloa enarbolará un mensaje “progresista y de izquierdas” que apelará a las “transformaciones que necesita el país”. A falta de conocer el sentido de voto de Unidas Podemos, que se antoja crucial para que fructifique la investidura, el PP y Ciudadanos han insistido en que su voto tendrá sentido negativo.

RELACIONADO