Casado afirma que ‘Sánchez no es de fiar’ porque ‘es una prolongación de los independentistas

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al candidato a la investidura, Pedro Sánchez, de no haber dicho “nada” durante las casi dos horas que ha durado su discurso de la mañana. A juicio de Casado, el líder socialista se ha sumergido en una “macedonia de generalidades” pero sin querer ver el gran “elefante morado con un lazo amarillo” que está ocupando todo el centro del hemiciclo. Se ha referido así el líder popular a los supuestos aliados de Sánchez, Podemos y los independentistas, cuyo apoyo a la investidura no está ni mucho menos garantizado en estos momentos. Pese a sus críticas, Sánchez le ha vuelto a pedir la abstención que el PP ha rechadado reiteradamente. "Tiene que mojarse: o estabilidad o elecciones", le ha planteado.

“A sus socios habituales los ha olvidado y a sus adversarios nos ha exigido que no molestemos, que nos apartemos, y nos ha dicho que si no hay gobierno no iba a funcionar este Parlamento”, ha reprochado Casado. “Viene usted a decir aquí que le hagamos presidente por nuestro bien, o por la armonía de la humanidad”, ha añadido y ha planteado una pregunta: “¿Quién es usted realmente, señor Sánchez? No lo digo por disociación de personalidad que hizo célebre su vicepresidenta (Carmen Calvo llegó a diferenciar entre lo que declaraba Sánchez antes de ser presidente y lo que dice siéndolo), sino porque lleva usted tantas metamorfosis, que no sabemos si estamos en el no es no o el tiene que ser sí”.

Casado ha advertido al candidato a la investidura d que “con los radicales puede ser investido, pero no gobernar”. En esa línea, ha asegurado que si Sánchez sale elegido con el apoyo de Podemos y los independentistas, nada más terminar el debate tendrá un montón de deudas pendientes. “Usted se cree el comodín de la baraja, pero tiene un problema, y es que cuando acabe esta sesión tendrá demasiados acreedores a su puerta y no podrá cumplir con ellos”, ha dicho. A juicio del líder del PP, si el presidente cumple, eso le llevaría a romper con España, y, si no lo hace, tendrá problemas continuos para sacar adelante sus leyes y proyectos de presupuestos. Además, ante la posibilidad de que Sánchez logre finalmente un acuerdo con Podemos, le ha recordado todas las críticas que ha realizado en los últimos días a su secretario general, Pablo Iglesias.

“No puede venir aquí a exigir todo a todos a cambio de nada”, se ha quejado el líder conservador. “Como si tuviera usted una mayoría absoluta, cuando tiene usted el resultado más exiguo que ningún candidato a la investidura haya traído a esta cámara”, le ha recordado. “Viene a decir que le hagamos presidente por nuestro bien o por la armonía de la naturaleza humana”, ha ironizado después de lamentar que “es muy difícil darle la réplica al candidato de la investidura, porque aparte de una macedonia de generalidades, se ha guardado todas las cartas bajo la manga”. “Ha tenido 12 semanas, tres meses jugando al gato y al ratón y tenemos una sensación de no saber si usted quiere ser presidente del Gobierno”, ha criticado.

“¿Hasta cuándo va a jugar a este juego de trileros ocultando la bolita amarilla, la de Bildu, o incluso la morada?”, le ha preguntado al candidato socialista. “¿Por qué está usted ocultando la grave realidad que tiene España en relación con el independentismo de Cataluña?”, le ha vuelto a interpelar y ha concluido su intervención anunciando, como ya se sabía, que no apoyará la investidura de Pedro Sánchez. “Cuando decida dialogar con la mayoría de españoles podremos entendernos en las cuestiones de Estado”, ha afirmado.

La réplica de Sánchez se ha basado en lo que el candidato ha considerado una “hipocresía colosal” y una flagrante contradicción. La primera es que el PP no asuma ninguna responsabilidad en el grado de deterioro que ha alcanzado la convivencia en Cataluña después de haber estado dos legislaturas en el Gobierno de la nación. “Las fuerzas independentistas deben reconocer que hay una parte no secesionista en Cataluña que quiere permanecer en España. Hay un problema político que debemos resolver”, ha reconocido y ha interpelado al líder del PP de esta manera: “Señor Casado, viven del conflicto territorial, buscan el rédito del conflicto territorial. Que lo haga Ciudadanos o la ultra derecha tiene un pase, pero que el Partido Popular no asuma ninguna consecuencia de lo que está ocurriendo en Cataluña me parece inadmisible”.

En cuanto a la contradicción que Sánchez ha querido evidenciar, nace de la continua denuncia por parte del PP del apoyo independentista a Sánchez a la vez que ese mismo partido se niega a respaldarle para que los votos de JxCat y ERC sean innecesarios. “Ustedes tienen la llave (para que esos votos no sean indispensables)” “Si no quieren que haya repetición electoral lo único que pueden hacer es facilitar con su abstención la formación de un Gobierno en España”, ha proclamado antes de recomendar a Casado: “Si no quiere una repetición de elecciones y quiere ser el líder de la oposición, tengo una mala noticia que darle: debe abstenerse”.

En muchos momentos de la réplica de Sánchez a Casado el presidente se ha referido no solo al líder del PP, sino también al de Ciudadanos, Albert Rivera, cuya abstención también reclaman los socialistas. Sánchez ha querido expresar el menosprecio con el que el PP aborda el problema catalán con muy poco acierto. “Que levante la mano algún diputado en la bancada del PP en representación del País Vasco”, ha pedido y ha concluido: “Cero, y una diputada por Cataluña, la señora Álvarez de Toledo. Les están dando la espalda hasta los constitucionalistas en Cataluña y en el País Vasco. Y así ustedes quieren presentar un proyecto de regeneración”. Esta petición del candidato ha dado pie a Casado en la contrarréplica para afirmar que es tan supremacista y excluyente como “sus socios independentistas”.

El dirigente popular también ha avisado de que hay “luces de alarma” e indicios “muy graves” de desaceleración de la economía española y ha afirmado que si el PIB sigue creciendo es por la “inercia” de las reformas económicas que hizo el PP. Ha recordado que en las últimas semanas la Comisión Europea y otros organismos internacionales y nacionales como el Ecofin o la AIReF han “encendido las luces naranjas o rojas por la desaceleración” económica.

Ha comparado la economía como ir en bicicleta, ya que se puede seguir pedaleando o dejar de hacerlo y avanzar por la inercia pero si no se sigue pedaleando la bicicleta termina cayéndose. “La inercia de reformas del PP permite que España siga creciendo pero ya hay indicios de desaceleración muy graves”, ha dicho tras señalar la caída de los contratos indefinidos, la mayor destrucción de empresas, cuya creación cae un 7 % o la menor inversión internacional, que “es la cuarta parte de antes de su presidencia”. Ha lamentado que si pacta con Unidas Podemos un gobierno de coalición habrá unos presupuestos generales del Estado que contemplen una tasa a las tecnológicas o un impuesto al diésel que perjudicará a 17 millones de automovilistas.

“Usted no es una persona de fiar”, ha espetado Casado al presidente del Gobierno en funciones, al que ha reprochado que amenace con ir a nuevas elecciones si el PP no se abstiene y que no haya hablado de Cataluña en su discurso de investidura. A Sánchez le ha hecho responsable de no evitar “que la ilegalidad siga campando a sus anchas” en esa comunidad, al tiempo que le ha criticado por comentar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que lo que ocurre en Cataluña es un problema político. Al mismo tiempo, ha recordado que Torra dijo la semana pasada que Sánchez fue presidente gracias a los votos de los independentistas. “Ese es el elefante en el hemiciclo, lo que usted no quiere reconocer”, ha añadido antes de insistir en que Sánchez “no está a la altura para ser investido porque sigue situándose en el lado equivocado de la historia

Pese al cúmulo de críticas, el candidato socialista ha mantenido la oferta de mano tendida por que los populares se abstengan y colaboren para evitar el bloqueo político. Una oferta que el líder de la oposición ha rechazado reiteradamente. “Usted no propone nada, no pacta nada”, le ha echado en cara. Pero el líder del PSOE ha desmentido esa afirmación desvelando que en sus conversaciones con Casado sí ha ofrecido posibles pactos a los populares. “No le pido que se abstenga gratis, si considera oportuno llegar a acuerdos de Estado”, le ha dicho Sánchez a Casado, a quien ha insistido en que debe dejar de “competir” con el líder de Ciudadanos sobre “quién lidera la oposición”. Y ha añadido que no le pide “nada del otro mundo salvo respetar el resultado electoral”, que dio la victoria al PSOE y que ha dado a los socialistas los mismos diputados que a PP y Cs juntos.

Pedro Sánchez ha puesto en valor haber venido a la Cámara a ganarse la confianza de los grupos para la investidura y ha contrapuesto su posición con la de Casado. “¿A qué ha venido?, ¿a bloquear España o a facilitar que haya Gobierno?”. “No tiene derecho a meter a España en un laberinto, sus votantes y el país le están pidiendo que se abstenga para facilitar un Gobierno que no dependa de las fuerzas políticas que dicen ir contra la Constitución y la soberanía nacional”, ha insistido el candidato a la investidura en sus reclamaciones al líder del PP. Y ha lamentado que el cara a cara entre ambos haya sido un “debate muy pobre”, porque Casado no ha querido hablar de las medidas que Sánchez ha puesto sobre la mesa al exponer su programa de Gobierno.

Le ha insistido, en cualquier caso, en que tiene “dos disyuntivas”, la primera si está dispuesto o no a facilitar que haya Gobierno y la segunda si quiere que recaiga la investidura en esos partidos que está “estigmatizando”, los independentistas. “Si no lo quiere tendrá que abstenerse”, ha reiterado. Sánchez ha asegurado en su contrarréplica que el frente a Ciudadanos o Vox que “no lo son” el PP sí es “partido de Estado”, pero por eso le ha insistido en la necesidad de que se abstenga para facilitar la gobernabilidad.