Di Maio descarta una crisis de Gobierno y pide a Salvini una reunión para cerrar filas

La elección de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea ha desatado una tormenta política en el Ejecutivo

El viceprimer ministro italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi di Maio, ha descartado que Italia vaya a tener una crisis de Gobierno por las diferencias entre su partido y la ultraderechista Liga, al tiempo que ha pedido al líder de esta formación y también viceprimer ministro, Matteo Salvini, una reunión para aclarar los desencuentros de los últimos días.

“Hacen falta aclaraciones. Veámonos durante esta jornada y hablemos”, ha dicho el líder del Movimiento 5 Estrellas, en una entrevista concedida a la cadena de televisión pública italiana RAI. Ante la pregunta de qué postura adoptaría si Salvini rechaza un encuentro, Di Maio ha querido dejar claro que él no está lanzando ningún “ultimátum”.

“Yo excluyo que esto pueda ser una crisis. Estas son dinámicas de un Gobierno con dos partidos políticos distintos. A mí me han enseñado: ‘No hacer el mal, no tener miedo’. Tenemos que hacer reformas importantes“, ha asegurado el viceprimer ministro italiano.

“Es deseable que hoy hablemos y nos veamos. Es justo que nos reunamos. Hablemos y avancemos porque el Consejo de Ministros es la mesa de autonomía”, ha indicado Di Maio, antes de incidir en que los dos partidos tienen que dar “soluciones a los ciudadanos y no problemas”. “En cada ocasión intento siempre encontrar un acuerdo y una mediación para los italianos”, ha concluido.

El líder del Movimiento 5 Estrellas ha hecho estas declaraciones en un momento de claras diferencias con la Liga de Salvini, que esta semana ha acusado a su socio de gobierno de haberse alineado con el Partido Demócratico y con el exprimer ministro Silvio Berlusconi al apoyar a la candidata alemana conservadora Ursula von der Leyen para ser elegida presidenta de la Comisión Europea en la votación celebrada en el Parlamento Europeo.

Salvini ha llegado a decir que el M5S podría estar planteándose abandonar la coalición con la Liga para pasar a gobernar con el Partido Democrático y ha asegurado que todavía hay tiempo para una convocatoria de elecciones anticipadas en Italia tras el verano.