El CGPJ investiga si el Govern accedió de forma indebida a ordenadores de jueces

La alerta procede de la aparición en estos dispositivos de una instrucción de la Secretaría de Función Pública sobre aplicaciones TIC

El Consejo General del Poder Judicial ha decidido investigar si la Generalitat de Cataluña ha accedido de forma indebida a tratamientos jurisdiccionales en los juzgados y tribunales de esa comunidad para hacer actividades de inspección, control o seguimiento, lo que el Departamento de Justicia niega.

Según informa el CGPJ, la Comisión Permanente de este órgano ha tomado esta decisión después de que varios jueces comunicaran que en sus ordenadores había aparecido un mensaje de la Secretaría de Administración y Función Pública de la Generalitat en el que les informaba de la posibilidad de acceso a sus equipos para llevar a cabo labores de “control y seguimiento”.

De acuerdo con la información aportada por esos jueces y confirmada por la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, para que los jueces pudieran superar esa pantalla y acceder a sus equipos debían pinchar una pestaña de “confirmación de lectura” tras un mensaje que incluía una “manifestación expresa” del conocimiento de los términos y condiciones de la instrucción en virtud de la cual se planteaba ese acceso, la 3/2018 de ese departamento de la Generalitat.

El CGPJ, órgano responsable de la protección de datos en los tratamientos jurisdiccionales, ha requerido a la Generalitat para que suspenda provisionalmente “toda actividad de inspección, control o seguimiento sobre tratamientos jurisdiccionales” y para que, en el plazo de quince días, “informe de manera pormenorizada de todos los accesos que se hayan llevado a cabo en Juzgados y Tribunales de Cataluña”.

Y ha acordado abrir diligencias informativas para investigar eventuales accesos indebidos a tratamientos jurisdiccionales para actividades que no estén previstas en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Un portavoz del Departamento de Justicia ha negado rotundamente a Efe que la conselleria haya intentado acceder a información reservada y ha precisado que el mensaje aparecido en el ordenador de los juzgados se ha enviado a todos los trabajadores de la Generalitat, en el marco de una iniciativa que pretende recordarles que los equipos informáticos son para uso estrictamente laboral, no para fines personales.

Según este portavoz, esa campaña sobre el uso de los equipos informáticos de la Generalitat ha sido promovida por el Departamento de Políticas Digitales, sin que la consellería de Justicia haya intervenido en el mismo. Fuentes del Departamento aseguran que el CGPJ les remitió este miércoles una carta para pedir explicaciones por el mensaje aparecido en los ordenadores y lamentan que el poder judicial haya decidido hacer pública la investigación abierta, sin dar oportunidad a la Generalitat de darles su versión.

En el marco de la investigación abierta, el CGPJ ha recomendado al Centro de Documentación Judicial (Cendoj) que realice las comprobaciones técnicas correspondientes para determinar si se han producido esos accesos indebidos en los Juzgados y Tribunales de Cataluña y, en su caso, el alcance de los mismos y la forma en que se habrían producido.

La Comisión ha recordado que buena parte de los datos contenidos en esos equipos están amparados por leyes de protección de datos, en tanto se refieren a condenas o infracciones penales o permiten la identificación de la ideología, afiliación sindical, religión, orientación sexual, creencias u origen racial o étnico.

Y ha remarcado que los responsables de esos tratamientos y los únicos que pueden permitir el acceso a los mismos son los órganos jurisdiccionales.

La posibilidad de acceder a ellos para el ejercicio de funciones de inspección y control “se limitan a las establecidas en la propia Ley Orgánica del Poder Judicial y no en ninguna otra norma o acto administrativo, como sería una simple instrucción“, ha argumentado la Permanente del órgano de gobierno de los jueces.

También ha recordado que ese acceso debe realizarse con conocimiento individualizado y supervisión del responsable de tratamiento y que debe limitarse “a lo imprescindible”, lo que excluye la posibilidad de “accesos generales o indiscriminados”.

Ya en 2017, el Departamento de Justicia soliviantó a los jueces catalanes con su intento a acceder a los sistemas informáticos de los juzgados para evaluar su trabajo y productividad, lo que motivó que el CGPJ denegara autorización para hacerlo a los evaluadores designados por la Generalitat, aduciendo que podría afectar a información personal y confidencial.

Las relaciones entre el poder judicial en Cataluña y la Generalitat -con competencias sobre los medios materiales y el personal laboral de los juzgados- se han enrarecido en los últimos años, en el marco del proceso independentista.

El último desencuentro por la investigación abierta por el CGPJ ha coincidido con la comparecencia de la consellera de Justicia, Ester Capella, en el Parlament, donde ha criticado el dispositivo de mossos d’esquadra ordenado por el TSJC para proteger los juzgados, ante las protestas independentistas.