El 70% de los inscritos en la consulta de Podemos apoya un Gobierno de coalición con Iglesias como ministro

Unidas Podemos ha comunicado que el 70 por ciento de las personas inscritas que han participado en la consulta realizada en los últimos días han decidido la opción de un gobierno de coalición integral (programa y equipos) sin vetos, es decir, con la presencia de su líder Pablo Iglesias dentro del Ejecutivo. De este modo, las bases avalan las tesis de Iglesias, que, desde un primer momento, ha defendido la necesidad de que miembros del partido, comenzando por él mismo, tuvieran un puesto en el Consejo de Ministros. El plebiscito sobre la investidura de Sánchez ha tenido unos discretos datos de participación: solo ha votado el 26,6% de las "519.751 personas inscritas", lejos del 38,5% que se registró en la consulta sobre la continuidad de Iglesias y Montero tras la polémica compra del chalé de lujo en Galapagar.

En total en la consulta han participado 138.488 personas, de las que un 70 por ciento se han pronunciado a favor de ese gobierno de coalición que debe incluir en el mismo a Pablo Iglesias. Las bases de Podemos han votado mayoritariamente a la cuestión en la que se le preguntaba literalmente: “Para hacer presidente a Pedro Sánchez, es necesario llegar a un acuerdo integral de Gobierno de coalición (programático y equipos), sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una representación razonablemente proporcional a sus votos”.

Por el contrario ha resultado perdedora la otra opción en la que se preguntaba: “Para hacer presidente a Pedro Sánchez (ya sea mediante el voto a favor o la abstención), basta con la propuesta del PSOE: un Gobierno diseñado únicamente por el PSOE, colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y acuerdo programático”.

 

Una vez conocida la opinión de las bases, está previsto que la dirección de Podemos se vuelva a reunir el próximo fin de semana para valorar los resultados y adoptar con sus confluencias su posición para la investidura, que se comenzará a debatir en un Pleno en el Congreso el próximo lunes.

Este mismo jueves, Pedro Sánchez, ha considerado que “no se dan las condiciones” para que Iglesias “sea miembro del Gobierno”. En una entrevista en La Sexta, el presidente del Gobierno en funciones ha señalado que hay varias razones que sostienen esa tesis, entre ellas las diferencias con Podemos sobre Cataluña, y ha explicado que no se puede “permitir el lujo de tener a un vicepresidente” que “por lealtad” lo único que haga ante una crisis en este asunto sea “mirar para otro lado o silenciar”.

Críticas de Sánchez y de dirigentes de Podemos

La consulta, que ha estado abierta desde el pasado viernes hasta este jueves 18 de julio, a las 11:00 horas, no incluía como opción la del voto en contra a la investidura de Sánchez, solo preguntaba sobre los términos del ‘sí’ a Sánchez.

La convocatoria soliviantó a Sánchez, quien la tildo de “mascarada”, y dio por rotas las negociaciones con los morados. Especialmente dura con el referéndum se ha mostrado también la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, quien acusó a Iglesias de haber convocado a sus bases un día después de que Sánchez le ofreciera la entrada en el Consejo de Ministros de expertos de Podemos con perfil técnico y él lo rechazara.

Desde Podemos siempre han mantenido que necesitaban una semana para que la militancia se pronunciara y que redactaron las preguntas teniendo en cuenta todas las propuestas que se habían barajado hasta el pasado viernes. La del gobierno de coalición y una segunda opción -un Ejecutivo “diseñado” por el PSOE- en la que, según su argumento, tendrían cabida todas las ofertas hechas por el líder socialista, incluida la entrada de personas de Podemos con perfil técnico.

No están de acuerdo, sin embargo, algunos dirigentes del propio partido morado. Teresa Rodríguez, coordinadora de Podemos en Andalucía y principal referente del sector crítico, anunció que no participaría en la consulta, que consideró “un insulto a la inteligencia”, porque “las opciones son abiertamente tendenciosas. La pregunta debería ser: pacto de gobierno con el PSOE sí, no o abstención, y dar los detalles del pacto” que se somete a la consideración de los inscritos. La corriente Anticapitalistas rechaza entrar en un Gobierno de coalición y pone como ejemplo el caso del Bloco de Esquerda en Portugal, aliados del socialista António Costa sin participar en el Ejecutivo.

Otra voz crítica ha sido la de Lander Martínez, secretario general de Podemos Euskadi, quien en declaraciones a RNE dijo que “quizás se podía haber abierto alguna opción más” y añadió que “pudiera ser que la segunda pregunta se desglosara en más opciones por dejar caer la posibilidad de abstenerse o votar a favor, pero se preocupa más de la posición en que queda Podemos que por la forma en que trabajaríamos con el PSOE”.

El tercero en discordia ha sido Ramón Espinar, exsecretario general de los morados en la Comunidad de Madrid, quien colgó un mensaje de Twitter en el que aseguró que la iniciativa “no tiene un pase”: “Leo un montón de reacciones al tuit de Tere y pienso que, sin estar de acuerdo con toda su argumentación, señala algo evidente: la consulta planteada por la dirección de Podemos no tiene un pase. Hace tiempo que nos viene haciendo falta repensarnos”.

Récord de participación con el chalé

Hasta ahora el récord de participación en consultas estatales de Podemos se registró en mayo de 2018, cuando, tras la polémica por la compra del chalé que Iglesias y Montero adquirieron por 600.000 euros en Galapagar (Madrid), preguntaron a las bases si debían seguir al frente del partido. Entonces se movilizaron 188.176 personas, el 38,57% del censo de inscritos de aquel momento (487.772). Un 68,42% les ratificó en el puesto frente a un 31,58% que cuestionó su permanencia.

La siguiente consulta con mayor participación (37%) tuvo lugar en abril de 2016, cuando 149.513 militantes votaron para rechazar el pacto de investidura que habían sellado el Pedro Sánchez y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

En mayo de 2017 se preguntó a las bases sobre la moción de censura que Iglesias presentó contra Mariano Rajoy y se pronunció 17,8% (87.674 personas). La participación fue aún más baja cuando se consultó sobre la alianza con IU para las elecciones de este año, puesto que se quedó en el 16% (76.511). Y aún bajó mas en mayo de 2018 en el referéndum que se organizó para preguntar sobre el apoyo de Podemos a la moción de censura que Sánchez promovió contra Rajoy, que se cerró con una participación del 15,36%.