Iglesias exige estar en el Gobierno y acusa a Sánchez de aceptar presiones del Ibex y los grandes medios

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado este martes que él no quiere renunciar a la posibilidad de llegar a un acuerdo para la investidura del socialista Pedro Sánchez, y se ha mostrado dispuesto a ceder “todavía más” de lo que dice haber cedido para alcanzar ese acuerdo. "Se nos están poniendo demasiadas excusas, no hemos parado de ceder desde el principio", ha dicho pero, al mismo tiempo, ha insistido en su exigencia de un Gobierno de coalición y no ha desmentido que esté reclamando al presidente su propia presencia en ese futuro Ejecutivo. Poco antes de la entrevista a Iglesias en La Sexta, ha hablado la vicepresidenta Carmen Calvo en la misma cadena y ha asegurado que el PSOE no se avendrá a negociar más con la formación morada antes de la investidura a pesar de los llamamientos que está recibiendo desde Podemos.

“Nosotros no rompemos la negociación”, ha dicho Iglesias, que se ha mostrado “convencido” de que “el Partido Socialista al final va a rectificar y vamos a tener un Gobierno de coalición”. Esta ha sido una de las últimas reflexiones que ha hecho en una entrevista en la que no ha ahorrado críticas a Pedro Sánchez, aunque se ha abstenido de utilizar términos tan rotundos como el de “idiotez” que empleó la semana pasada para calificar la última propuesta del líder socialista, la de incorporar al Ejecutivo perfiles técnicos y no políticos de Podemos. Queda claro que Iglesias está en una postura de máximos y que quiere formar parte del próximo Gobierno. Es más ha desvelado que Sánchez nunca le ha vetado a él personalmente. Esa es precisamente una de las dudas que había sobre las desavenencias en la negociación entre el PSOE y Podemos: la posibilidad de que un paso al lado de Iglesias allanara el terreno para el acuerdo. “Si el PSOE tiene vetos personales que lo explique públicamente”, ha pedido.

Pablo Iglesias ha concedido su primera entrevista tras las declaraciones del candidato a la investidura, Pedro Sánchez, dando por rotas las negociaciones con Podemos de cara a ese pleno, que comenzará el próximo lunes. Iglesias cree que “Sánchez se ha equivocado” al certificar la ruptura de las negociaciones -“alguien que recibe el encargo del Rey para someterse a la investidura no puede dar por rotas las negociaciones”, ha destacado-, ha proclamado que él “no tira la toalla” y ha defendido que Podemos “no ha dejado de ceder”. “Estamos dispuestos a tener menos de lo que por ley nos correspondería”, ha llegado a ofrecer pero sin renunciar en ningún momento a esa coalición que, a su juicio, es lo que han apoyado los votantes. “El PSOE tiene que entender que los ciudadanos no quieren un Gobierno de partido único”, han sido sus palabras.

Pero, al mismo tiempo que se ofrecía para retomar la negociación, Iglesias ha desplegado su catálogo de agravios contra Pedro Sánchez, entre los que ocupan un lugar destacado las presiones de las grandes empresas a las que se estaría plegando el líder socialista tras haberlas denunciado en el programa ‘Salvados’ de Jordi Évole tras renunciar a su acta de diputado en 2016 para no tener que abstenerse en la investidura de Rajoy. “Si Pedro Sánchez sale públicamente diciendo que no puede estar a malas con los bancos y con las empresas del Ibex incluyendo a Pablo Iglesias (en el Gobierno), que lo diga públicamente”, ha retado, “pero la sociedad española no va a permitir que su voto no cuente, que el Banco Santander y el Ibex le han dicho que me vete”.

Inmediatamente después, ha recordado dirigiéndose al periodista que le estaba entrevistando: “Tú lo sabes, Antonio (García Ferreras), que esto lo hablamos en privado”. En ese momento, y para reforzar su tesis de que Podemos es un partido que espanta a determinados poderes, ha apelado a la operación que su partido persigue en los tribunales “de las cloacas del Estado” para ensuciar su nombre y, como ha dicho, “evitar que gobernáramos”.

En definitiva, según Iglesias se están poniendo excusas como la de la consulta a las bases convocada por Podemos, pero lo que subyace es otra cosa muy distinta: “Están presionando a Pedro Sánchez, y se ve en los propios bandazos… ¿cómo puede ser que un día diga una cosa y la contraria a la siguiente?” En lo relativo a la consulta, ha recordado la que hizo el propio líder socialista a la militancia de su partido a propósito del ‘pacto del abrazo’ que firmó en 2016 con Albert Rivera. Entonces, ha subrayado, se plantearon preguntas en las que, según ha dicho, “ni siquiera aparecía el nombre de Ciudadanos”.

Veleta, poco serio, irrespetuoso, sobreactuado… así ve Iglesias a Sánchez

Siguiendo con los reproches, ha tachado al presidente de “poco serio”, de “poco respetuoso” con Podemos y sus votantes y de “veleta”. Lo ha hecho al preguntarse a sí mismo lo siguiente: “¿Nosotros podríamos vetar a Pedro Sánchez porque es veleta, porque unas veces dice que sí, otras que no, porque a veces llega a acuerdos con Ciudadanos y a veces quiere con nosotros?…”. Y ha puesto un ejemplo que no responde a la realidad: “Yo le he escuchado decir que jamás aplicaría el 155 y ahora no lo descarta… Imagínese que yo dijera que no nos genera confianza”. Lo cierto es que Sánchez no ha dejado de repetir que no aplicará el 155 a menos que se repitan los acontecimientos de 2017, cuando la Generalitat de Cataluña se situó completamente al margen de la legalidad vigente. Y eso es precisamente uno de los asuntos que le reprocha la derecha de este país.

Entre lo que considera “contradicciones” del líder socialista ha mencionado que “la ministra Celaá y el ministro Borrell dijeron el viernes y el sábado que no había problema” para el acuerdo con Podemos. Eso significa para el líder del partido morado que “el asesor del presidente (Iván Redondo, a quien no ha citado expresamente) le tuvo que recomendar el domingo que rompiera para meternos presión”.

El líder de Unidas Podemos, no ha querido responder a si quiere ser vicepresidente, pero sí ha confesado que se ve “capacitado para jugar un papel a las órdenes del presidente del Gobierno”. Ha sido al hilo de este cuando ha reconocido que Sánchez nunca le ha vetado personalmente. Además, ha rechazado tajantemente el relato que pretende construir el socialismo para sacudirse la responsabilidad de una investidura fallida, que cada vez parece más probable. Ese relato sitúa a Podemos votando “con Vox”, que sin duda dirá ‘no’ a la investidura de Pedro Sánchez.

En este contexto, Iglesias ha aprovechado para una nueva arremetida contra el candidato. “Lo que no tiene sentido es que nos digan eso cuando el presidente llama a las derechas a la vez que a nosotros”, ha asegurado refiriéndose a los llamamientos de dirigentes socialistas y del propio Sánchez para que el PP y Cs se abstengan y eviten que tena que contar con el apoyo de los diputados independentistas. Eso, en opinión del líder de Podemos, demuestra que “el problema no es el programa, porque a Sánchez parece valerle un pacto con quien sea con tal de seguir en la Moncloa”. “Que alguien esté dispuesto a pactar los votos con Casado y Rivera, que son los que están con Abascal, es sobreactuar”, ha opinado.

En todo momento, Iglesias ha evitado desvelar el sentido del voto de Podemos en la investidura de Sánchez, alegando que serán los inscritos los que marcarán la posición del partido. “Lo que votemos lo decidirán los inscritos”, ha señalado. “No quiero tirar la toalla, ni entender que esto es una investidura fallida”, ha subrayado, poniendo el acento en que “ojalá” Sánchez se decida a negociar con Podemos y deje de “llamar primero” al PP y Ciudadanos.

RELACIONADO