Sánchez certifica la ruptura de la negociación con Iglesias pero Podemos se resiste a asumirla

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha dado por rotas las negociaciones para su investidura con su socio preferente, Unidas Podemos, atribuyendo toda la responsabilidad de la ruptura al líder de esa formación, Pablo Iglesias, por poner en marcha la consulta a sus bases para que ratifiquen su exigencia de un Gobierno de coalición: “Es una ruptura unilateral y creo que estamos en una mascarada del señor Iglesias para justificar su no”. Sánchez ha sido entrevistado en la Cadena SER y su tono ha sido de una especial dureza. En un primer momento, Podemos ha reaccionado con sorpresa. Después, Pablo Echenique ha tratado de reconstruir los puentes señalando en La Sexta que el partido no asume la ruptura.

A juicio del secretario general del PSOE, la consulta a las bases de Podemos está “trucada” y solo busca justificar el ‘no’ en la votación de la investidura. “Conocí por los medios una consulta que a todas luces supone la ruptura por parte de Iglesias de las negociaciones con el PSOE”, ha asegurado en la entrevista, admitiendo su “frustración” con la situación.

Sánchez ha afeado que la consulta “no recoge la realidad” sino que responde a una posición “maximalista” de Iglesias. “O se hace lo que él dice o nos encontraremos un voto negativo”, ha dicho, acusando al líder de Podemos de utilizar la herramienta de la consulta de forma “torticera”. En concreto, el candidato ha lamentado que después de haber lanzado cinco ofertas diferentes para un acuerdo, las dos opciones que se formulan en la pregunta a las bases no recojan la última. Sánchez ha recordado que primero propuso un gobierno de coalición, luego incluir a figuras independientes en el Gobierno, después rebobinar y trazar un acuerdo programático, y por fin, la incorporación de personas de Unidas Podemos con cualificación técnica para el Consejo de Ministros. Sobre esta última, el presidente ha recordado que al día siguiente de su conversación telefónica con el líder morado este la calificó de “idiotez” en una entrevista en TVE. Poco después, lanzaba la consulta a los inscritos de su formación.

El jefe del Ejecutivo ha reprochado que en la consulta podemita la pregunta que intenta recoger la oferta socialista “no responde a la realidad”, porque  vuelve al primer planteamiento que se puso sobre la mesa, el de un Gobierno de cooperación. La última, la de dar entrada en el Consejo de Ministros a miembros de Podemos “con perfil sectorial” es, según ha destacado, una oferta que “es la primera vez que se le hace a un partido que representa la cuarta fuerza política” por lo que, a su juicio, “no merece ser descalificada tachándola de idiotez”. Sánchez ha recurrido a los ejemplos de ministros como  Teresa Ribera y José Guirao, que pese a ser militantes socialistas son perfiles técnicos y de reconocido prestigio.

Sánchez ha justificado su negativa a incorporar a dirigentes de la cúpula de Podemos como el propio Iglesias o la portavoz Irene Montero: “No soy persona de vetos pero tampoco acepto imposiciones. (…) Debo tener la capacidad de poder decidir quiénes van a ocupar el Consejo de Ministros”. El líder socialista ha hecho hincapié una vez más en las “enormes discrepancias” que le separan de Iglesias en tema de enorme trascendencia en la política nacional como es la cuestión catalana. “Y necesito un Gobierno que atienda al interés general, que no se paralice por sus contradicciones internas”, ha dicho. En cualquier caso, el líder socialista ha constatado que sus ofertas a Iglesias decayeron en el momento mismo en que éste presentó su consulta y ha avisado de que su propia candidatura “decae” tras el mes de julio si no sale adelante en el Congreso. Después, la Constitución prevé que el Rey tenga que proponer de nuevo un candidato, que puede ser él mismo u otro, tras la preceptiva ronda de consultas para ver quién cuenta con los apoyos suficientes.

La negativa de la formación morada a su investidura será la segunda que se produzca, algo que al presidente le lleva a concluir que “llueve sobre mojado”. El candidato dice haber “entendido el mensaje” y entiende que “o se hace lo que él dice (Iglesias) o nos encontraremos un voto negativo”. No obstante, Sánchez ha evitado dar por hecho que todo vaya a acabar con nuevas elecciones y ha anunciado que volverá a llamar a todos los líderes políticos para instarles “a la mayor de las responsabilidades”, porque la alternativa es “el bloqueo”. Y es que mientras que en 2015 y en 2016 había alternativa, “hoy no la hay” porque “¿Qué alternativa ofrecen Casado, Rivera e Iglesias al país?”, se ha cuestionado.

¿El segundo ‘no’ de Podemos a Pedro Sánchez en solo tres años?

Aquel primer ‘no’ de Podemos a Sánchez fue el que marcó el inicio de las profundas discrepancias entre Pablo Iglesias y quien entonces era su número dos, Iñigo Errejón, quien precisamente admite este lunes en una entrevista en ‘El Mundo’ que está planteándose llevar Más Madrid al ámbito nacional en unas próximas elecciones. Ese es un elemento que introduce más presión para Iglesias, que puede ver cómo Podemos queda reducido a una fuerza residual. Otro es el que le ha señalado el propio Sánchez, cuando ha repetido una y otra vez a lo largo de la entrevista que si vota en contra de su investidura lo hará coincidiendo con la ultraderecha.

Al margen de las expectativas de cara al debate de investidura que comenzará el próximo lunes, 22 de julio y yendo a los retos que aguardan al futuro Gobierno, Sánchez ha dicho que no quiere aplicar un nuevo 155 en Cataluña, pero ha admitido que su deber “es contemplarlo” aunque “ojalá no tenga que aplicarlo”. Ha argumentado que ese es “un artículo legítimo siempre que se ponga en cuestión la convivencia y el orden constitucional en un determinado territorio”. El presidente en funciones ha insistido en que la forma de combatir al independentismo no es aplicar un artículo sino plantear un proyecto regeneracionista y europeísta. También se ha referido al Tribunal Constitucional y ha recordado que la pasada semana dijo que un 155 permanente no es la salida y tampoco es constitucional.

A la pregunta de si contempla la abstención de ERC y JxCat en su investidura, se ha limitado a decir que le parecería “curioso, contradictorio y paradójico” que PP y Cs votaran que ‘no’ a su investidura y partidos independentistas lo hicieran a favor. El jefe del Ejecutivo en funciones ha vuelto a hacer un llamamiento a los dos partidos de la derecha para que se abstengan y hagan posible que la investidura “no dependa” de los partidos independentistas. Ha señalado que estas dos formaciones se dan “muchos golpes de pecho” subrayando que son “partidos de Estado” y “constitucionalistas” y reclamando pactos de Estado, como ha hecho el líder popular, Pablo Casado, proponiendo hasta once. “Pero hombre, probablemente el primer pacto de Estado que podríamos tener es que haya Gobierno en este país”, ha apostillado dirigiéndose a Casado, además de insistir en que es “bastante pesimista” con que PP y Cs cambien de posición, sobre todo con un líder como Albert Rivera, que rechaza sus llamadas y ni siquiera quiere reunirse de nuevo con él.

Podemos ve ‘inconcebible’ ir a elecciones y aún confía en el acuerdo

Lo cierto es que las opciones de que la derecha del hemiciclo facilite su investidura son escasas. Unidas Podemos es lo único con lo que puede contar el PSOE y los socialistas son la tabla de salvación de los morados, que se han visto sorprendidos por la aspereza de Sánchez. Esa ha sido de hecho su primera reacción, la sorpresa. Un poco más tarde, el secretario de Acción Política del partido de Iglesias y responsable de las negociaciones para los pactos, Pablo Echenique, ha utilizado un tono mucho más conciliador para pedir al presidente que vuelva al “talante negociador”. Echenique ha hecho un llamamiento al líder socialista para que se avenga a hablar con Podemos y a sentarse “de una vez” para “negociar seriamente un acuerdo con gobierno”, algo que, ha insistido, los socialistas se han resistido a hacer hasta ahora.

Preguntado si el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tiene previsto telefonear al candidato socialista para intentar que se retomen las conversaciones, Echenique ha comentado que ha sido el propio Sánchez quien ha anunciado su intención de “llamar a todo el mundo”. “No concibo que no lo vaya a hacer”, ha apuntado. En cualquier caso, el dirigente de Podemos ha hecho hincapié en que su formación confía en que “al final” habrá acuerdo con los socialistas para investir a Sánchez. “Nos gustaría en fuera en julio pero, si no puede ser porque el presidente tiene otra estrategia confiamos en que, más tarde, nos podamos poner de acuerdo y pueda haber un Gobierno de progreso en España”, ha dicho.

Por lo que se refiere a la controvertida consulta, el dirigente ‘morado’ ha recalcado que “todo el mundo” sabía que Podemos preguntaría a sus bases sobre el sentido de su voto en la investidura y ha defendido que, pese a las críticas de Sánchez, la última oferta del presidente de integrar en el Gobierno a perfiles técnicos de Podemos está incluida en la consulta. Así, ha recordado que dan a elegir a sus bases entre hacer presidente a Sánchez, previo pacto de un Gobierno de coalición “sin vetos” y con un peso “aproximadamente proporcional de cada una de las partes” que forman el bipartito, o votar sí o abstención ante un Ejecutivo íntegramente “diseñado por el PSOE”. Según Echenique, es en esta segunda opción donde cabe la última propuesta de Sánchez que Iglesias ya rechazó el pasado viernes. “Todas las opciones que ha planteado el PSOE, que en el fondo son diferentes maneras de decir veto, están articuladas en la segunda opción que contempla un gobierno diseñado por el PSOE ya sea monocolor, eligiendo técnicos de Podemos o independientes de reconocido prestigio”, ha enfatizado.

El que fuera secretario de Organización de Podemos se ha mostrado convencido de que, “como siempre”, las bases tomarán “la decisión acertada” y que será acatada por la dirección. Y también ha calificado de “inconcebible” que Sánchez lleve al país a nuevas elecciones. “No concebimos ese escenario como posible”, ha zanjado. Habrá que escuchar qué dice este martes el propio Pablo Iglesias, que será entrevistado también en La Sexta. De momento, ha respondido con un vídeo que no presagia nada bueno a la ‘gracieta’ de un tuitero que ha comparado una pelea de marmotas con la que él protagoniza con Sánchez. En el tuit de Iglesias, se ve es a una iguana perseguida por una serpiente.

RELACIONADO