El festival Sónar 2019, en peligro por una huelga de montadores

La Justicia decidirá en las próximas horas si toma medidas que puedan condicionar o impedir la celebración del festival

El juzgado social número 27 de Barcelona decidirá en las próximas horas si toma medidas cautelares que puedan condicionar o impedir la celebración del festival Sónar, después de que trabajadores encargados de montar los escenarios, que se han declarado en huelga, hayan interpuesto una demanda.

Según ha informado este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el juzgado ha celebrado este lunes una vista de medidas cautelares que ha durado tres horas y que el magistrado resolverá próximamente.

En la vista se ha abordado la demanda interpuesta por un grupo de trabajadores que discrepa con Fira Barcelona por una contratación de terceros para las labores de montaje de los escenarios del festival Sónar.

En esta demanda, los trabajadores piden que el juez dicte medidas cautelares que “desactiven cualquier actividad tendiente a invisibilizar o aminorar los efectos de la huelga”, según han señalado a Efe fuentes proximas a los demandantes.

Los empleados de la empresa encargada del montaje de elementos aéreos de los escenarios del festival Sónar (“riggers”) iniciaron el pasado 11 de julio una huelga en protesta por las condiciones del concurso de licitación del servicio.

Esta huelga, que en principio debe prolongarse hasta el 21 de julio, coincide con la celebración en el recinto de Fira Barcelona del festival Sónar, referente mundial en música electrónica, que está previsto que empiece el próximo jueves.

Para asegurar su celebración, Fira Barcelona ha contratado otras empresas que están trabajando desde el jueves pasado en el recinto de Montjuïc.

Los trabajadores en huelga consideran que estas contrataciones de terceros son una vulneración del derecho de huelga y han interpuesto una demanda en la que solicitan medidas cautelares que dejen sin efecto el trabajo hecho por estas empresas.

Por su parte, Sónar ha insistido en que “los escenarios se siguen montando tal y como estaba previsto” y que “la Fira y los trabajadores continúan las conversaciones”, por lo que creen que finalmente “el festival se podrá celebrar con normalidad”.