Tres CCAA tienen regulada la investidura para impedir el bloqueo y la repetición electoral

La mayoría de las comunidades adoptan para la investidura de sus presidentes autonómicos el mismo procedimiento que se usa para elegir al jefe del Gobierno central pero tres regiones, Asturias, País Vasco y Castilla-La Mancha, lo tienen ya regulado para impedir el bloqueo y la repetición electoral.

En el País Vasco y Asturias, el reglamento de sus parlamentos impide que se produzca un bloqueo ya que los representantes autonómicos tienen sólo dos opciones: respaldar a quien se postula o abstenerse, no recogen la posibilidad de votar en contra. De forma que si se presentan más candidatos sale elegido el de la lista más votada.

Castilla-La Mancha es la única comunidad cuya ley electoral contempla la investidura automática. Si ningún partido logra la mayoría absoluta tras las elecciones o no se alcanza un pacto de gobierno o de investidura entre varias formaciones, se produce una investidura automática de la lista más votada, igual que ocurre en los ayuntamientos.

No obstante, a diferencia de los ayuntamientos, en Castilla-La Mancha hay una pequeña salvedad ya que se abre un plazo de dos meses desde la primera votación de investidura hasta la proclamación automática.

En Asturias, este viernes se celebra la primera votación para investir al único candidato, el socialista Adrián Barbón. Si como es previsible no sale elegido por mayoría absoluta, se votará el próximo lunes, día 15, en una votación en la que sólo se precisa mayoría simple, con lo que tiene garantizada la elección.

En el País Vasco, el reglamento tampoco contempla la posibilidad de votar en contra, lo que permite que un candidato que no sale elegido por mayoría absoluta en la primera votación, pueda ser investido por mayoría simple en la segunda. Incluso en el supuesto de que haya más de un candidato y las votaciones den como resultado un empate, el reglamento apura las posibilidades y otorga a los órganos de gobierno de la Cámara la potestad de establecer un calendario para “sucesivas votaciones”, sin límite temporal.

En definitiva, se trata de que la suma de noes heterogéneos impidan una investidura y permitir, en cambio, que se convierta en presidente el candidato de la formación que ha obtenido más escaños.

En Navarra, la ley de amejoramiento del fuero original recogía la posibilidad de que gobernara la lista más votada y, de hecho se aplicó una vez para la presidencia del socialista Gabriel Urralburu, de 1984 a 1991.

Sin embargo, en reformas posteriores esto se cambió y actualmente si transcurridos tres meses no se presenta ningún candidato o ninguno es elegido, el Parlamento es disuelto y se convocan elecciones.

En la Comunidad de Madrid, la reforma del reglamento de este año contempla la modalidad de “pleno sin candidato” lo que permite activar el plazo de dos meses. Si en ese tiempo no se presenta candidato o ninguno consigue el aval de la Cámara se convocan elecciones. Antes de la reforma, el plazo de dos meses comenzaba a contar cuando fracasaba la investidura.