El Gobierno reclama ante la Justicia el pazo de Meirás a los Franco “por fraude” en la compra

El Ejecutivo halla un documento desconocido que confirmaría que la venta del pazo al dictador fue fraudulenta

La Abogacía del Estado ha presentado una demanda en los juzgados de A Coruña para reclamar a la familia Franco la devolución del pazo de Meirás, según informa este jueves ‘El País’. Un documento de 1938 desconocido hasta ahora sirve de base al Gobierno para construir la demanda. Se trata de un acta, firmada ante notario en el despacho del gobernador civil del momento, que confirma que el contrato de venta a Franco tres años después fue “fraudulento” porque ya era residencia de la Jefatura del Estado.

El escrito constata que la propiedad fue vendida a la Junta pro Pazo (que formaban los prohombres del régimen) por parte de los de los descendientes de Emilia Pardo Bazán a cambio de más de 400.000 pesetas, una cantidad muy superior a la que años después se reflejaría en el documento del traspaso a Franco, 85.000 pesetas. 

El dinero del primer intercambio se había sido adelantado en hipoteca por el Banco Pastor y se pagó con una cuestación popular que, al fracasar, se convirtió en forzosa, con dinero que se restaba de las nóminas de los funcionarios y de las arcas de los Ayuntamientos de la provincia.

Por su parte, el segundo intercambio tuvo lugar el 24 de mayo de 1941 y fue entre Franco y Manuela Esteban-Collantes, viuda del hijo de la escritora. Fue este documento el que sirvió para poner la propiedad a nombre del caudillo.

En ese momento, el pazo de Meirás llevaba casi tres años habitado y sumido en las obras de reforma y ampliación, pero el escrito de 1941 sirvió para crear “artificiosamente la apariencia de que Francisco Franco adquiría ese mismo inmueble por un precio de 85.000 pesetas”, una cantidad que los letrados califican de “irrisoria”.

El escrito presentado ahora por el Ejecutivo subraya que “es evidente que nos encontramos ante un negocio sin causa (negocio simulado), dado que el inmueble objeto de este contrato de compraventa había sido ya vendido años antes” y “entregado al jefe del Estado” en un acto oficial en diciembre del 1938.

En concreto, la demanda ha sido presentada contra los nietos del dictador, Carmen, Jaime, Aránzazu, Cristóbal, María del Mar y María de la O Martínez-Bordiú, junto con la mercantil Prístina SL, ligada a la familia.

La demanda reivindica la rectificación del Registro de la Propiedad y la nulidad del título de donación en 1938, cuyo pergamino original desapareció sin motivo aparente del archivo de la Diputación de A Coruña en 2007, un año antes de que el pazo de Meirás fuese declarado Bien de Interés Cultural. Actualmente, la propiedad se encuentra a la venta por ocho millones de euros en un portal inmobiliario, motivo por el que los abogados han pedido a la Justicia que, como medida cautelar, la demanda sea tenida en cuenta en el registro del pazo para evitar que la recuperación se vea afectada si se produce un cambio de propiedad.

Hay que tener en cuenta que presentación de esta demanda llega en plena disputa judicial por la exhumación del dictador del Valle de los Caídos, ordenada por el Gobierno y paralizada cautelarmente por el Tribunal Supremo.