Casado reitera su ‘no’ a Sánchez y le insta a empezar a hablar de “coaliciones de gobierno” con sus socios

 El presidente del PP, Pablo Casado, ha insistido este martes en que no se abstendrá para la investidura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por "coherencia" y "responsabilidad" como líder de la oposición y ha advertido de que, después de dos meses no se puede seguir "perdiendo el tiempo".

En rueda de prensa en el Congreso, tras la reunión de algo más de una hora con Sánchez, ha dicho que el candidato socialista es el “responsable” de desbloquear la situación, para lo que ha apuntado que igual es el momento de dejar de hablar de abstención y empezar a hacerlo de “coaliciones de gobierno o gobiernos estables”.

Casado ha dicho que por su parte “más no pueden hacer” y ahora “está la pelota en el tejado de Sánchez” y tendrá que explicar él por qué no se pone de acuerdo con quien ya ha pactado a nivel autonómico, en referencia a Podemos.

“Nosotros no nos podemos abstener en la investidura, ni en la de ahora, ni en la segunda votación, ni si decida presentarse a otra”, ha afirmado Casado, quien ha considerado que esta postura es “compatible” con dar estabilidad a través de pactos de Estado con el Gobierno que se configure.

En este sentido, ha destacado que su partido sigue con la “mano tendida” para once de estos acuerdos, entre los que se encuentran los referidos a la justicia, la violencia de género, las infraestructuras, el sistema de pensiones o defensa.

A su juicio, no se le puede pedir al PP que “resuelva los problemas” de Sánchez, ni tampoco que admita que el presidente en funciones quiera gobernar en solitario si no tienen los votos suficientes para hacerlo. Así que ha asegurado que no va a mover su posición sobre la investidura. “Una abstención táctica está fuera de nuestra deseo y nuestra responsabilidad”, ha afirmado.

Ante esta situación, Casado ha sugerido a Sánchez la posibilidad de explorar reformas legales para evitar nuevos bloqueos de investidura en el futuro y entre esos posibles cambios ha mencionado el modelo griego, que prima al ganador con 50 escaños extra. Según ha recordado, tras la caída del bipartidismo ya se han producido varios casos de bloqueo para sacar adelante la investidura en el Congreso. De hecho, en primavera de 2016 hubo que repetir las elecciones, en otoño de ese año se forzó la abstención del PSOE para dar paso al Gobierno de Mariano Rajoy y ahora vuelve de nuevo el riesgo de comicios anticipados.

Esos bloqueos nacen del artículo 99 de la Constitución, que exige mayoría absoluta en primera votación y, en su defecto, más votos a favor que en contra. Como no es partidario de cambiar la Constitución, Casado ha sugerido a Sánchez “soluciones más pragmáticas” como la de explorar otra posibilidad, la de implantar en España el modelo griego que otorga una prima de escaños al ganador de los comicios. Ello ha posibilitado que el ganador de las elecciones del pasado fin de semana, Kyriacos Mitsotakis, haya obtenido la mayoría absoluta del Parlamento pese a que su respaldo no llega al 40% y sólo sacó ocho puntos al segundo, Syriza.

En este sentido, Casado ha recordado que la propia Constitución prevé la posibilidad de ampliar el Congreso de 350 a 400, un margen que podría aprovecharse para primar al ganador de las elecciones generales sin tocar la Carta Magna.

Reunión con Abascal para ‘desatascar’ Murcia y Madrid

Por otro lado, Pablo Casado se ha reunido en la mañana de este martes con Santiago Abascal en el Congreso, después de que el lunes el líder de Vox exigiera esa entrevista para intentar desbloquear la investidura del Gobierno de Madrid de Isabel Díaz Ayuso. Otra que esté en el aire es la de Fernando López Miras en Murcia, que la semana pasada resultó fallida con el voto en contra de la ultraderecha que le negó su apoyo por los desplantes de Cs. Ahora, el máximo líder del partido naranja, Albert Rivera, se ha negado a participar en la cumbre convocada por Abascal.

Vox pidió ayer una reunión a tres al máximo nivel, pero Albert Rivera ya anticipó su “no”. Fue la portavoz de la Ejecutiva de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien avanzó que una negociación de esta índole tiene que producirse entre los equipos autonómicos de los partidos.

Por su parte, Abascal, en Twitter, ha agradecido a Casado su “rápida respuesta positiva” a la reunión de este martes. “Confiamos en que el presidente de Ciudadanos acepte también nuestra mano tendida”, ha añadido. Pero Rivera no la ha aceptado, y así se lo ha comunicado al presidente de Vox. Le ha contestado la candidata de la formación de ultraderecha a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, con una alusión a la vida personal del líder del partido naranja: “Rivera tiene que decidir dónde quiere estar. Los españoles no saben dónde está, no lo sabe ni Malú”, ha dicho en declaraciones a la cadena Ser. Este martes, Monasterio se ha disculpado por su incursión en la vida privada del político.

El caso es que el encuentro entre Abascal y Casado ha finalizado con el único compromiso de seguir avanzando. Sus dos formaciones, PP y Vox, han informado en un mensaje idéntico de que sus dos presidentes han estado reunidos, y se limitan a constatar el final del encuentro y que las negociaciones continúan, sin dar más datos.

Este miércoles se celebra el Pleno de investidura en Madrid sin candidato, después de que Vox reafirmara su ‘no’ a Díaz Ayuso, pese al encuentro ‘in extremis’ de la tarde de este martes, el primero a tres bandas en el que Aguado se ha sentado por primera vez con Monasterio, que acabó sin acuerdo.

Sobre este asunto,  Casado ha señalado que confía en que la semana próxima su partido pueda cerrar acuerdos con Cs y Vox para la investidura de Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid y la de Fernando López Miras en la Región de Murcia.

Casado se ha mostrado “muy agradecido” con la oferta de “colaboración y apoyo” recibida desde Cs y Vox para los candidatos del PP y ha mostrado la máxima prudencia al comentar las discrepancias entre estos partidos que hasta ahora han impedido cerrar acuerdos y supusieron el fracaso de la investidura de López Miras. “Las exigencias que tengan entre ellos no vamos a criticarlas, nos vamos a quedar con lo positivo”, que es, según ha remarcado, el respaldo que los partidos encabezados por Albert Rivera y Santiago Abascal han mostrado hacia los candidatos del Partido Popular.

También ha evitado reprochar a Rivera que no haya querido acudir esta mañana a una reunión a tres junto a él mismo y Abascal, y ha reiterado que él siempre se reúne con quien se lo pide, algo que ha hecho con Abascal y que ha vuelto a hacer esta tarde con Sánchez. “Hay que hablar”, ha señalado el líder del PP, el cual ha recordado que los ciudadanos les “pagan para ello” y que el trabajo de los políticos elegidos en las elecciones, dos meses después de los comicios, es hacer “todo lo que sea para desbloquear”.

En suma, Casado ha subrayado el hecho de que los equipos negociadores de los tres partidos vayan a seguir hablando y ha confirmado que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, seguirá siendo quien lidere las negociaciones, porque hasta ahora su labor ha sido “impecable” y “muy exitosa” en este ámbito.

Sobre la viabilidad de estos pactos en Madrid y Murcia, fuentes del partido han dado la situación por desencallada tras la entrevista entre Casado y Abascal y creen que lo que Vox está exigiendo es “más taquígrafos y menos despachos” en las negociaciones.